Archivo de la etiqueta: Información

Manual de Inteligencia

Manual de Inteligencia

Manual de Inteligencia – Guía de actuación – (CESID)

DOCTRINA – 1

Este manual presenta una serie de conceptos sobre las necesidades de Inteligencia en la Defensa Nacional, y establece unos principios sobre el desarrollo del Ciclo de Inteligencia, aplicables, con las adaptaciones pertinentes, a todo tipo de Servicios de Inteligencia.

Aborda también los distintos niveles de Servicios de Inteligencia que deben existir en una nación, así como las distintas posibilidades de estructura y distribución de funciones entre los de más alto nivel.

Inteligencia y Defensa Nacional.

La Prensa en España

La prensa en españa

La Prensa en España – (Manuel Gómez Rivera)

La Prensa recibió en el siglo XIX el calificativo de “cuarto poder“, complementario de los tres clásicos en que se había dividido el poder único y absoluto del Rey. La burguesía liberal, primera en beneficiarse de este reparto, que le permitió acumular riquezas y ejercer el mando, ha estado siempre orgullosa de la Prensa: la ha utilizado inteligentemente, primero para quebrantar el poderío rival del Monarca y de la aristocracia, luego para sostener su propio predominio frente a los deseos de grupos rivales. De esta forma, la Prensa, nacida para servir la legítima curiosidad de las gentes, se ha convertido en un instrumento de dominación. De ahí el que los avatares de esta realidad social afecten vitalmente a los intereses del individuo y de la comunidad.

El hombre siempre ha sentido necesidad de saber qué pasa, qué hay más allá de lo que abarca su mirada, su personalísima e insustituible fuente de información. Por eso pregunta a sus próximos, cuando vuelve junto a ellos, qué novedades ha tenido su vida todo el tiempo que él la ha compartido. Por eso pregunta a sus mayores cómo vivieron ellos cuando él no existía. Por eso se interroga a solas, e inquiere cerca de quien le merece crédito, cómo será el tiempo que le queda por vivir. Y a poco que cavile sobre su limitada capacidad de error, todo hombre trata de confirmar lo que sabe, rectificar lo que duda, interpretar lo que ignora, profundizar y explicar lo que conoce…

El conocimiento de lo ajeno le llega al hombre, en primer lugar, por transmisión oral. A poco numerosa que sea una familia, por muy reducida que sea una convivencia comunitaria (escolar, vecinal o profesional), este tipo de información oral proporciona al hombre una pluralidad de puntos de vista que le obliga a ejercer una personalísima tarea de crítica y selección. Es posible que tal información sea escasa y poco valiosa, pero siempre estará cribada y acertada tras un juicio individual.

La transmisión del pensamiento, hasta nuestros días, estaba limitada por el hecho de que mediante ella sólo podía conocerse el criterio y la opinión de quienes compartían con el oyente el tiempo y el espacio. La sabidiría anterior y la lejana eran intransmisibles de forma directa, y por ello estaban sujetas a deformaciones interesadas o ingenuas. Se comprende que la intervención de la escritura, en principio, fuese el motivo de revoluciones mentales y sociales. El pensamiento ajeno quedaba, por fin, fijo; podía aprehenderse directamente; se tenía la seguridad de que ningún intermediario lo alteraba en su transmisión; el caudal de conocimientos disponibles en cada sociedad podía incrementarse de forma sucesiva e incesante…