Archivo de la etiqueta: Isaac Asimov

A lo marciano

A lo marciano

A lo marciano – (Isaac Asimov)

Este volumen recoge cuatro novelas cortas de un Asimov en plena madurez creativa. En ellas destaca, como siempre, de un lado, el sentido de la aventura; del otro, la rigurosidad del método lógico con que se intenta prospectar el Futuro.

Buen ejemplo de ello es la que da título al libro, “A lo marciano“. Los marcianos aludidos no son los autóctonos, sino colonizadores humanos de segunda o tercera generación, cuyos intereses y puntos de vista difieren ya por completo de los terrestres. Así, cuando una Tierra excesivamente conservadora y superpoblada les corta el suministro de agua (que es para ellos el recurso energético fundamental), lejos de resignarse a regresar encuentran el modo de romper la situación de dependencia.

Introducción a la Ciencia I

Introduccion a la ciencia

Introducción a la Ciencia I – Ciencias Físicas – (Isaac Asimov)

El rápido avance de la ciencia resulta excitante y estimulante para cualquiera que se halle fascinado por la invencibilidad del espíritu humano y por la continuada eficacia del método científico como herramienta para penetrar en las complejidades del Universo.

Pero, ¿qué pasa si uno se dedica también a mantenerse al día con cada fase del avance científico, con el deliberado propósito de interpretar dicho avance para el público en general? Para esa persona, la excitación y el estímulo quedan templados por cierta clase de desesperación.

La Ciencia no se mantiene inmóvil. Es un panorama que sutilmente se disuelve y cambia mientras lo observamos. No puede captarse en cada detalle y en cualquier momento temporal sin quedarse atrás al instante.

Casi en un principio fue la curiosidad.”

Curiosidad, el abrumador deseo de saber, algo que no es característico de la materia muerta. Ni tampoco parece formar parte de algunas formas de organismos vivientes, que, por toda clase de razones, podemos escasamente decidirnos a considerar vivas.

Un árbol no despliega curiosidad acerca de su medio ambiente en cualquier forma que podamos reconocer, ni tampoco lo hace una esponja o una ostra. El viento, la lluvia, las corrientes oceánicas le brindan lo que es necesario, y a partir de esto toman lo que pueden. Si la posibilidad de los acontecimientos es tal que les aporta fuego, veneno, depredadores o parásitos, mueren tan estoica y tan poco demostrativamente como han vivido.

Historia Universal

Historia universal

Historia Universal – Constantinopla el Imperio Olvidado – (Isaac Asimov)

La serie informalmente titulada “Historia Universal Asimov” reúne las obras dedicadas por el gran novelista y divulgador científico a la evolución política, cultural y material de la especie humana. Constantinopla describe los orígenes, el ascenso, el apogeo y la decadencia de ese “imperio olvidado” que suele ser el imperio Bizantino, desde la fundación de la ciudad de Bizancio en el año 657 a.C., hasta su caída en 1453  –ya rebautizada hacía siglos como Constantinopla–  en manos del sultán Mohammed II y el comienzo de la hegemonía turca.

Cuando pensamos en la Edad Media, solemos pensar en la caída del Imperio Romano y en la victoria de los bárbaros. Pensamos en la decadencia del saber, en el advenimiento del feudalismo y en luchas mezquinas. Sin embargo, las cosas no fueron realmente así, puesto que el Imperio Romano, en realidad no cayó. Se mantuvo durante la Edad Media. Ni Europa ni América serían como son en la actualidad si el Imperio Romano no hubiera continuado existiendo mil años después de su supuesta caída.

Cuando decimos que el Imperio Romano cayó, lo que queremos decir es que las tribus alemanas invadieron sus provincias occidentales y acabaron con su gobierno. No obstante, la mitad oriental del Imperio Romano permaneció intacta, y durante siglos ocupó el extenso sureste de Europa y las tierras contiguas de Asia…

Esta porción del Imperio Romano continuó siendo rica y poderosa durante  los siglos en que la Europa occidental estaba debilitada y dividida; se mantuvo la cultura en un tiempo en que Europa occidental vivía en la ignorancia y la barbarie. El Imperio, gracias a su poderío, contuvo a las fuerzas cada vez mayores de los invasores orientales durante mil años; y la Europa occidental, protegida por esta barrera de fuerza militar, pudo desarrollarse en paz hasta que su cultura formó una civilización específicamente suya.

Además, transmitió a Occidente tanto el derecho romano como la sabiduría griega. Le legó arte, arquitectura y costumbres; dio a Occidente grandes abstracciones  —como la noción de monarquía absoluta—  y pequeños útiles, como los tenedores. Es más, legó todo esto, y también la religión, a Europa oriental, y en particular a Rusia…

La edad de oro de la Ciencia Ficción I

La edada de oro de la Ciencia Ficcion I

La edad de oro de la Ciencia Ficción I – (Isaac Asimov)

Las antologías recopiladas por Isaac Asimov siempre van acompañadas de introducciones autobiográficas. Sin importar si el cuento era propio o de otro escritor, el buen Doctor, pasaba a contar las circunstancias de su vida justo cuando leyó tal relato.

En esta antología, con cuentos leídos por Asimov a los 11 años y releídos y seleccionados en su madurez, nos encontramos con un documento sumamente valioso para entender cuáles eran las ideas imperantes antes del periodo conocido como La Edad de Oro. Relatos y novelas cortas que hicieron época a principios de la década de los años 30.

Esta antología cuenta con los siguientes relatos:

EL HOMBRE QUE EVOLUCIONÓ 1931, de Edmond Hamilton. Un científico consigue inventar una máquina que permite concentrar los rayos cósmicos a tal grado, que puede exponerse a éstos para conseguir el siguiente estadio evolutivo del Homo Sapiens. Al final, el estado más evolucionado del hombre, un cerebro gigantesco con súper inteligencia, buscando aún más perfección, recibe nuevamente radiación concentrada para pasar al siguiente estadio evolutivo…

EL SATÉLITE JAMESON 1931, de Neil R. Jones. Un hombre busca la inmortalidad (por lo menos corporal), y se fabrica su propio ataúd espacial para cuando muera. Al final de su vida, es colocado en su tumba espacial y puesto en órbita alrededor de la Tierra. Cuando pasan millones de años, con la humanidad desaparecida, es encontrado por una raza de seres que han conseguido la inmortalidad y que almacenan sus cerebros en cuerpos robóticos. Cuando Jameson es colocado en uno de estos armatostes y es regresado a la vida, descubre que su especie está extinta y que tiene que tomar una decisión: unirse a su especie extinta arrojándose a un acantilado, o acompañar a esos extraños seres a conocer todo el Universo.

SUBMICROSCÓPICO 1931, del capitán S. P. Meek. Un hombre es reducido a un tamaño mucho menor que el de los átomos y descubre un mundo exótico y fantástico habitado por humanos salvajes. Entre aventuras en una selva idéntica al Amazonas, la narración es interesante, aunque por momentos algo tediosa. Al final nos quedamos con un continuará.

AWLO DE ULM 1931, del capitán S. P. Meek. La continuación de SUBMICROSCÓPICO. Una novela corta en donde el personaje principal regresa al mundo pequeño para rescatar a la doncella secuestrada. Pero las cosas han cambiado. Ahora ese mundo primitivo es un mundo de corte futurista. No hay descanso en este relato: está lleno de acción y aventuras. Al final, una lucha entre el bueno y el malo, cada uno equipado con un súper traje con muchos brazos. Cada brazo lanza un rayo destructor y de color y capacidad distinta.

TETRAEDROS DEL ESPACIO 1931, de P. Schuyler Miller. Un relato que empieza con una exquisita narrativa. Interesante y entretenido. En un ambiente amazónico, unas criaturas con forma de tetraedro llegan de Venus para establecerse en la Tierra. Tras reproducirse a velocidad supersónica, los humanos no pueden hacer nada para eliminarlos. Solamente, el elemento indispensable para la vida, el agua, parece ser el arma para combatir a esta plaga.

EL MUNDO DEL SOL ROJO 1931, de Clifford D. Simak. El primer relato publicado de este magnífico escritor, aunque creo que el más flojo de esta antología. Una máquina del tiempo, creada por dos amigos, es programada para ir a algún lugar distante en el futuro. No obstante, el porvenir es oscuro, controlado por una fuerza maligna muy extraña. Un final triste, donde el dúo descubre que su gran aparato solamente viaja hacia el futuro y es imposible regresar a su época de origen. Una decepción, con un pueblo que deseaba que regresaran sus salvadores y que deja un recuerdo en el abismo del tiempo.

TUMITHAK DE LOS CORREDORES 1931, de Charles R. Tanner. Tal vez mi relato favorito de esta recopilación. Una nave tripulada viaja a Venus y entra en contacto con una raza de seres parecidos a arañas. Estos, llenos de avaricia, esclavizan a los visitantes y descifran el mecanismo de la nave espacial para fabricar cientos de estas y venir a la Tierra para realizar una conquista de escala mundial. Aunque los héroes consiguen escapar y regresar a su planeta de origen, se desata una terrible guerra con la victoria contundente de los venusinos. Los humanos supervivientes se refugian en un sistema de miles de túneles subterráneos y reorganizan sus vidas. No obstante, se llega a una etapa de salvajismo.Tumithak es un joven rebelde que trae esperanza a todas las hordas humanas cuando consigue llegar al exterior y traer la cabeza de un venusino. Un relato entretenido, con un continuará que fácilmente se infiere.

LA ERA DE LA LUNA 1931, de Jack Williamson. Un hombre regresa en el tiempo varios millones de años y descubre que la Luna fue en un tiempo un mundo lleno de vida. Un relato lleno de aventuras y peligros muy exóticos.

EL HOMBRE QUE DESPERTÓ 1933, de Laurence Manning. Un hombre es congelado mediante un proceso criogénico y despierta en un futuro muy distante, habitado por seres humanos un poco distintos y en un estado similar al salvajismo. Un relato bastante flojo yo diría.

TUMITHAK EN SHAWM 1933, de Charles R. Tanner. La continuación de TUMITHAK DE LOS CORREDORES, escrita por pequeños episodios de una cuartilla y con grandes títulos que casi explican todo el miniepisodio. La rebelión humana se da desde las profundidades dirigida por un Tumithak aventurero pero temeroso. El final del relato: la conquista de un sector importante de la civilización venusina, con un nuevocontinuará. No obstante, Tanner no era un escritor prolífico, y como cuentaAsimov, la tercera y última parte de esta historia sería escrita diez años después. El buen Isaac sencillamente no la leyó, decepcionado del final completamente predecible: los humanos vencen a los venusinos y recuperan la Tierra.

Lo mejor de la Ciencia Ficción del siglo XIX II

Lo mejor de la ciencia ficcion del siglo XIX II

Lo mejor de la Ciencia Ficción del siglo XIX – II – (Isaac Asimov)

Selección de Asimov de cuentos breves del género ciencia ficción publicados en el siglo XIX, comentados por él mismo. En el tomo II se incluyen: «El Horla» (Le Horla, 1887) de Guy de Maupassant «Los Xipehuz» (Les Xipéhuz, 1887) de J.H. Rosny Ainé «El posible camino» (To Whom This May Come, 1889) de Edward Bellamy «El gran experimento Keinplatz» (The Great Keinplatz Experiment, 1885) de Arthur Conan Doyle «En el abismo» (In the Abyss, 1896) de H. G. Wells «La catástrofe del valle del Támesis» (The Thames Valley Catastrophe, 1897) de Grant Allen «El saurio» (The Lizard, 1898) de C. J. Cutcliffe Hyne «Un millar de muertes» (A Thousand Deaths, 1899) de Jack London