Archivo de la etiqueta: Klein y Wagner

El último verano de Klingson

El ultimo verano de Klingsor

El último verano de Klingson – (Hermann Hesse)

Esta obra de Hesse está integrada por tres narraciones: ‘Alma de niño‘, ‘Klein y Wagner‘ y la que da título al volumen. Junto con Siddharta y El lobo estepario, ésta es una de las obras que hicieron célebre al gran escritor alemán y lo catapultaron al Premio Nobel de Literatura de 1946.

El último verano de Klingsor Hesse nos describe los últimos meses de la vida del pintor Klingsor, meses llenos de deseos de vivir y de obsesión por el trabajo y en los que plantea el presentimiento de la muerte próxima.

Alma de niño es el magistral análisis del comportamiento y los estados de ánimo de un muchacho que comete un insignificante hurto en su propia casa y se angustia pensando en las consecuencias de lo que ha hecho.

Klein y Wagner es la historia de un empleado que se convierte en delincuente y rompe con su vida anterior completa e irrevocablemente.

Hesse propicia que sus protagonistas busquen formas de vida distintas a las que una sociedad acomodada propone a sus integrantes. Los pone, muchas veces, a viajar, pero su literatura no es de aventuras. También, como en El Lobo Estepario, se imagina otros mundos, sin que sea literatura fantástica. Klein y Wagner es un ejemplo de lo complacido que se muestra el autor al ejercer su oficio de contador de historias. Gusta de detenerse en su entorno y describirlo, examinarlo. No olvida, tampoco, los íntimos pensamientos de sus personajes. Menos, busca argumentos que me gusta denominar con la frase “caídos del zarzo”. Klein termina en el paraíso, en una total entrega y comunión con el creador. Reflexiona y exalta a los que se dejan caer; metáfora que sólo critica nuestra manera de ser en el mundo, de tomar partidos y hacer cosas. El hombre es perecedero e inútil, su tránsito por el mundo es sólo un anhelo, o quizá una preparación, para reintegrarse con el todo, dejar de ser. Esta corta novela es el ensayo de crítica más imponente y radical de la literatura de Hesse. Es un examen complejo y sumamente positivo de la condición humana, de su crisis existencial y de su angustia.