Archivo de la etiqueta: Kropotkin

La Moral Anarquista

La moral anarquista

La Moral Anarquista – (Kropotkin)

No solamente los grandes anarquistas, sino los grandes pensadores en general, han escrito al final de sus vidas una ETICA.
No podía faltar a este reto Pior Kropotkin.

Esta obra no había sido aún reeditada desde el final de nuestra Guerra Civil.
Es un texto, pues, absolutamente inédito para los jóvenes libertarios, que constituye una de las cumbres del desarrollo ideológico del gran maestro anarquista ruso.

La traducción directa del ruso de Nicolas Tasín es muy fiel al original, y conforme a la edicción de Tierra y Libertad.

Completa La Etica, el epítome titulado La Moral Anarquista, un escrito que ayuda a sistematizar una posición que quedó inconclusa por la muerte del autor.

Por vez primera, pues, se publican juntas la Etica y la Moral Anarquista, de Pior Kropotkin, uno de los teoricos fundamentales del pensamiento libertario.
Un ajustado prólogo de Carlos Díaz señala los límites y las posibilidades de esta perspectiva ética, tan incitante e inconclusa, siempre abierta.

Los anarquistas I – La Teoría

Los anarquistas1

Los anarquistas I – La Teoría – (Irving Louis Horowitz)

El Anarquismo se distingue de otras corrientes revolucionarias por la escasa importancia que ha atribuido siempre al triunfo político inmediato y el elevado que ha concedido a la formación del hombre nuevo en el seno de la vieja sociedad; en la época de éxitos funestos y fracasos heroicos, los reveses históricos de los grupos libertarios no restan vigencia a sus ideales y propuestas en tanto que actitud mental, estilo de vida y exhortación moral.

Irving Louis Horowitz (que colaboró con el malogrado C. Wright Mills en numerosos proyectos y ha sido el editor de sus escritos póstumos) define en un extenso trabajo introductorio los supuestos antropológicos y las peculiaridades programáticas de los movimientos libertarios (la idealización del hombre en el estado de naturaleza, la crítica de cualesquiera relaciones de poder social, el descuido de los estudios económicos, la desconfianza de la tecnología, la fe en las virtudes del pueblo trabajador, etc.), analiza la “ambigüedad” de sus creencias y la “contradictoriedad” de su práctica “los anarquistas son a la vez teóricos y terroristas, moralistas e inconformistas, políticos y antipolíticos“, y establece una tipología de las diversas variantes del anarquismo (utilitario, campesino, sindicalista, colectivista, conspiratorio, comunista, individualista y pacifista), en función de las estrategias de acción y de los modelos alternativos de sociedad futura.

Los textos reunidos en este volumen, dedicados a La Teoria, han sido agrupados en tres grandes apartados: el anarquismo como crítica de la sociedad (Malatesta, Proudhon, Bakunin, y Kropotkin, entre otros), como estilo de vida (Tolstoi, Emma Goldman, Nicola Sacco, etc.), y como sistema filosófico (Max Stirner, Thoreau, Josiah Warren, Herbert Read).

El segundo volumen recogerá los testimonios y estudios históricos que mejor dan cuenta de la práctica anarquista en Europa y América a lo largo de más de un siglo.

Los anarquistas II – La Práctica

Los anarquistas2

Los Anarquistas II – La Práctica – (Irving Louis Horowitz)

Que decir de los anarquistas, esta valiente corriente ideológica llena de heroicidades y contradicciones a la vez, repleta de utopías e ideales supremos.
Los anarquistas se merecen un respeto. Tanto por su historia, como por el largo camino que han tenido que caminar no exento de peligros y dificultades. Sus legendarios hombres y mujeres, desde el largo pasado hasta nuestro presente. Su ideal inmediato, el Socialismos sin estado y sin gobierno, el mismo que busca el Comunismo.

El Socialismo y el Comunismo como peldaño no necesitan estado ni gobierno para existir, pero los anarquistas a veces olvidan que para llegar al Socialismo utópico, antes hay que traspasar una barrera, la destrucción de las clases sociales mediante la lucha de clases, y esto solo se consigue mediante un gobierno provisional fundado y formado por los obreros y campesinos, y una vez eliminados los elementos perniciosos que se interponen y se oponen para que la utopía no pueda realizarse, el estado y el gobierno no tiene razón ya de existir.

Sin duda a los anarquistas se les admira por su valor, y se les supone su solidaridad con ellos mismos, y también se les supone su solidaridad con las otras corrientes ideológicas de izquierdas (esto es una asignatura pendiente, pues no está nada claro), si llamamos corrientes de izquierdas a todo pensamiento ideológico antiimperialista y antifascista.
La anarquía no esta libre de pecado, como tampoco lo están otras ideologías.
Los anarquistas están desmembrados en brazos y ramas, al igual que otras familias de izquierdas.

También es bueno comprar libros, para además de leerlos, poder limpiar el polvo que se posa en ellos, y sentir la textura de sus hojas entre tus manos, poder admirar el barniz ocre amarillento del paso del tiempo. En definitiva poder admirar y acariciar verdaderas joyas del pensamiento humano, poético, sociológico, y político….

Si la primera entrega de esta antología se ocupa de las contribuciones propiamente teóricas de Los Anarquistas (con la presentación de textos de Proudhon, Max Stirner, Bakunin, Tolstoi, Kropotkin, Malatesta, Emma Goldman, etc), este segundo volumen recoge diversos estudios y testimonios que dan cuenta de La Practica en que se materializaron sus ideas y proyectos. La primera sección dibuja un amplio panorama histórico del movimiento libertario en diversos países a traves de los trabajos monográficos de destacados especialistas: España (Gerald Brenan y Hught Thomas), Italia, Estados Unidos, Francia Rusia, América Latina, y el norte de Europa.
La segunda sección incluye textos de George Sorel, Paul Goodman, Philip Selznick y Karl Shapiro, que ayudan a comprender la dimensión sociológica del anarquismo.
Irving Louis Horowitz  –autor de la antología–  cierra el volumen con una posdata en la que indica las claves del renacimiento de las ideas libertarias (“el anarquismo se libra del olvido porque habla a la condición humana en todas las épocas“), y pasa revista a las objeciones y criticas que con mayor frecuencia se dirigen contra aquellas (su carácter utópico y mesiánico, la contradicción abstracta que establecen entre principios y poder, el maniqueísmo moral que implica su nostalgia por la producción artesanal y el pequeño campesino independiente, su desprecio por los avances tecnológicos y su condena de la sociedad urbana e industrial, etc).

El apéndice dedicado al anarquismo español incluye un esclarecedor trabajo de José Alvarez Junco, acerca del desarrollo de las ideas y de las organizaciones ácratas desde la introducción del Bakuninismo a la guerra civil, y una selección de textos de las grandes figuras del anarquismo iberico (Anselmo Lorenzo, Ricardo Mella, Fermin Salvochea, Fernando Tárrida del Mármol, Federico Urales, etc.)

¿Qué es la propiedad?

Que es la propiedad

¿Qué es la propiedad? – (Pierre Joseph Proudhon)
La propiedad es un robo“. Esta frase, una de las más celebres del ideario anarquista, es el argumental de este vibrante alegato de Pierre-Joseph Proudhon. En estas páginas el anarquista francés aboga por reformar radicalmente el concepto de propiedad privada y otorgarle una nueva dimensión igualitarista, despojándola de la codicia y la búsqueda desaforada del propio interés. Un planteamiento tan subversivo como estimulante.El francés Pierre Joseph Proudhon (1809-1865) comparte con Bakunin y Kropotkin la paternidad del anarquismo. De origenes campesinos, hijo de cervecero, Proudhon profesó desde muy joven el ideal cooperativista influido por el Socialismo utópico de “CHARLES FOURNIER“. Su vitalismo revolucionario le valió el exilio y la carcel. Pese a sus ideales anarquistas tomó parte activa en la Política institucional: en 1848 fue elegido diputado a la Asamblea Nacional.Sus polémicas ideológicas con Karl Marx fueron célebres.