Archivo de la etiqueta: Ku-Klux-Klan

Pasiones Humanas

Pasiones Humanas

Pasiones Humanas – (Frank Yerby)

El final de la guerra de secesión , el ku-klux-klan, los caballeros de la camelia blanca y un surtido variopinto de personajes son los elementos que Yerby emplaza en esta novela.

Tras la guerra civil americana el protagonista regresa al sur donde tiene una plantación. Ha servido con los yanquis y eso le traerá problemas, aunque todo le puede traer problemas a un hombre de una sola pieza que no se arredra ante nada y que tiene su propia filosofía de la vida, muy íntegra para los tiempos que corren.

Martin Luther King

Martin Luther King

Martin Luther King

Debo, por tanto, preguntar por qué se concede este Premio (el Premio Nobel de la Paz) a un Movimiento que se halla asediado y comprometido en una tenaz lucha; a un Movimiento que no ha conseguido la paz y la hermandad que constituye la esencia del Premio Nobel. Después de reflexionar llego a la conclusión de que este Premio, que yo recibo en nombre del Movimiento, implica un profundo reconocimiento de que la no violencia es la respuesta a las cruciales cuestiones políticas y raciales de nuestro tiempo…

Martin Luther King

Memoria Afroamericana

Hay dos tipos de violencia: la una callada y la otra clamorosa; una la de los oprimidos y otra la de los opresores. En determinados momentos se rompe el equilibrio, basado fundamentalmente en la aceptación por ambas partes del principio: “separados pero iguales“, que, en la realidad, no es más que el acatamiento por parte de los negros de unas reglas de juego impuestas por los blancos.

El punto culminante de la curva que enlaza esos dos tipos de violencia pasa por Abraham Lincoln, su Proclama de Emancipación y su muerte violenta (1865). A partir de entonces quedaron perfectamente deslindados los campos y bien definida la trágica situación de la numerosa minoría negra tanto en los Estados esclavistas del Sur como en los anti-esclavistas del Norte: ciudadanos de primera clase desde el punto de vista legal, pero ciudadanos de segunda en realidad.

Y en medio de todo eso, el cobarde arbitraje del Ku-Klux-Klan, que practica sistemáticamente una violencia de rostros tapados cada vez que alguien trata de que las leyes, la Constitución misma, no sean letra muerta. La espiral de la violencia blanca desencadena la violencia negra y en las volutas de esa espiral queda inscrita la muerte de Luther King, apóstol de la no violencia y Premio Nobel de la Paz, sin que sepamos a ciencia cierta si fue víctima de una u otra violencia.