Archivo de la etiqueta: La batalla de Guadalajara

La Guerra Militar 3

La guerra militar 3

La Guerra Militar 3 – La guerra en el norte

(Manuel Tuñón de Lara Gabriel CardonaJose Luis Alcofar)

Las batallas del Jarama y Guadalajara convencieron a Franco de que empecinarse en la lucha por Madrid no sólo costaría ríos de sangre, sino que alargaría indefinidamente la guerra. El bando sublevado buscó un nuevo objetivo y el frente Norte se ofreció como el mejor escenario para asestar un duro golpe a la República.

Con la toma de Vizcaya, Santander y Asturias no sólo eliminaría un territorio que estaba entreteniendo cuantiosas fuerzas, sino que obtendría importantes recursos humanos y económicos. La República trató de paralizar aquella campaña con fuertes contraataques en Alcubierre, La Granja, Teruel, Huesca, Brunete,… pero nada pudo parar la ofensiva que terminaba en octubre con el frente Norte.

La República, tratando de impedir que Franco volviera a tomar la iniciativa, atacó Teruel en diciembre de 1937, apoderándose de la ciudad el 7 de enero de 1938.

Desaparecidos

Desaparecidos

Desaparecidos – (Rafael Torres) – Testimonios de la Guerra Civil

Miles de españoles desaparecieron durante y después de nuestra guerra. Desaparecieron de muchas formas y su rastro y su memoria casi se perdió para siempre. Este libro supone la primera monografía sobre nuestros desaparecidos, cuyo relato discurre por los territorios del horror y se detiene en las diversas estaciones en las que miles de rostros se dejaron ver por última vez.

En estas estaciones están los niños perdidos en las huidas, en los bombardeos y en el caos de las evacuaciones; las decenas de miles de desaparecidos a causa del terror fascista; la desazón insoportable de las esposas, de las madres, de las hijas que ya no volvieron a ver a sus hombres; y los que yacen en las innumerables fosas comunes. Para todos ellos, la guerra supuso el último adiós.

Porque no puede llamarse Patria a esta tierra espesa y sin luz donde la gente sale a alimentar animales ciegos

(Alberto CamusEl malentendido)

Desaparece España – El país de los niños perdidos – Robo, secuestro y extravío – La búsqueda – El Terror fascista – La mujer del Capitán (Melilla) – El cáncer del gobernador (Granada) – El “juía” (La huida de Málaga) – Los rehenes de Moscardó (Toledo) – El Terror revolucionario – Morir en Madrid – ¿Donde está Nin? – La Guerra – Carne rota (Hospitales y enterramientos de campaña) – Sepulcros de nieve (La batalla de Guadalajara) – Cuerpos en el río (Una aldea) – Dormidos frente a Málaga (La guerra del mar) – La Victoria – El trance de la hermana chica (“Topos” y huidos) – El síndrome de Korsakoff (El olvido) – La tupida sombra del nogal (Fosas comunes)

Desaparece España

Una porción muy grande de la propia nación desapareció junto a miles de españoles que desaparecieron en la Guerra de España. Otra parte de España, enorme tambien, murió con los cientos de miles de españoles que entonces murieron, otro gran pedazo de su alma quedó cautivo junto a los otros cientos de miles de españoles sepultados en las cárceles al advenimiento de la Victoria, y aún otro trozo descomunal de su cuerpo quedó huido y trasterrado en las personas del medio millón que deambuló desde entonces, sin esperanza, por el exilio. No cabe exageración en afirmar, pues, que España desapareció en gran medida a consecuencia de la Guerra, o cuando menos, la España que, tras sortear y sufrir los episodios más dolorosos de su historia, no ayuna precisamente de guerras civiles, había conseguido llegar al mes de Julio de 1936 en razonables condiciones objetivas para afrontar sin guerra, en paz o en relativa calma cuando menos, el futuro.

El golpe de Estado del Ejercito de Africa del 18 de Julio de 1936, que a su fracaso devino en una guerra bestial y crudelísima de tres años que devastó la nación, provocó la desaparición, de entrada, de ese mínimo de civilidad imprescindible que los pueblos precisan para no hundirse en el cainismo más salvaje y despiadado, pero hasta esa elemental verdad fue negada durante cuarenta años (y lo sigue siendo hoy por el pensamiento vago resultante de una Transición política edificada sobre un monumental Pacto de Amnesia), por la historia oficial franquista, que, en su delirio obsesivo por justificar el injustificable crimen de Guerra provocado por la sublevación, inventó que ésta se había hecho inevitable e imprescindible para “salvar” a España de un sin fin de añagazas satánicas, judeo-masónicas, liberales y marxistas.

Hubert R. Southworth, el eminente hispanista norteamericano, fue consciente al escribir El mito de la Cruzada de Franco de que de todo cuanto desaparece, la verdad histórica es la cosa de más compleja y lenta, cuando no imposible, reaparición:

Durante cuarenta años, los españoles fueron obligados a tragarse una falsa historia de su país, y los efectos secundarios de una dieta tan asquerosa difícilmente pueden desaparecer en unos meses.

Ni veinte, treinta o cuarenta años, podríamos decir, si no media la voluntad política de restaurar la verdad histórica, secuestrada durante varias generaciones por los gestores y beneficiarios de la dictadura de Franco.

La Guerra Militar 2

La guerra militar

La Guerra Militar – La Batalla de Madrid – (Gabriel Cardona)

Cercada en las dos terceras partes de su perímetro. Madrid se aprestó a resistir el asalto del ejército sublevado. Cuando la situación parecía más crítica, llegaron en socorro de la capital las Brigadas Internacionales y voluntarios de todo el país, lo que significó tanto un refuerzo material como un gran apoyo moral.

Los asaltos de las fuerzas de Franco a lo largo de todo el invierno de 1936/37 fueron baldíos: apretaron un poco más el cerco, pero no consiguieron vencer la resistencia de Madrid, a cuyas puertas se libraron las batallas de la Ciudad Universitaria, El Jarama y Guadalajara, que estuvieron entre las más duras de la guerra. Mientras se disputaba la batalla de Madrid hubo, también, otros frentes activos, como los de Álava, Aragón o Andalucía, donde los sublevados consiguieron un éxito importante al tomar Málaga.

La elocuencia es la pintura del pensamiento.”

(Blaise Pascal)