Archivo de la etiqueta: La Batalla del Jarama

La Guerra Militar 3

La guerra militar 3

La Guerra Militar 3 – La guerra en el norte

(Manuel Tuñón de Lara Gabriel CardonaJose Luis Alcofar)

Las batallas del Jarama y Guadalajara convencieron a Franco de que empecinarse en la lucha por Madrid no sólo costaría ríos de sangre, sino que alargaría indefinidamente la guerra. El bando sublevado buscó un nuevo objetivo y el frente Norte se ofreció como el mejor escenario para asestar un duro golpe a la República.

Con la toma de Vizcaya, Santander y Asturias no sólo eliminaría un territorio que estaba entreteniendo cuantiosas fuerzas, sino que obtendría importantes recursos humanos y económicos. La República trató de paralizar aquella campaña con fuertes contraataques en Alcubierre, La Granja, Teruel, Huesca, Brunete,… pero nada pudo parar la ofensiva que terminaba en octubre con el frente Norte.

La República, tratando de impedir que Franco volviera a tomar la iniciativa, atacó Teruel en diciembre de 1937, apoderándose de la ciudad el 7 de enero de 1938.

La Guerra Militar 2

La guerra militar

La Guerra Militar – La Batalla de Madrid – (Gabriel Cardona)

Cercada en las dos terceras partes de su perímetro. Madrid se aprestó a resistir el asalto del ejército sublevado. Cuando la situación parecía más crítica, llegaron en socorro de la capital las Brigadas Internacionales y voluntarios de todo el país, lo que significó tanto un refuerzo material como un gran apoyo moral.

Los asaltos de las fuerzas de Franco a lo largo de todo el invierno de 1936/37 fueron baldíos: apretaron un poco más el cerco, pero no consiguieron vencer la resistencia de Madrid, a cuyas puertas se libraron las batallas de la Ciudad Universitaria, El Jarama y Guadalajara, que estuvieron entre las más duras de la guerra. Mientras se disputaba la batalla de Madrid hubo, también, otros frentes activos, como los de Álava, Aragón o Andalucía, donde los sublevados consiguieron un éxito importante al tomar Málaga.

La elocuencia es la pintura del pensamiento.”

(Blaise Pascal)