Archivo de la etiqueta: La pareja revelada así mismo

Uno más uno son Tres

Uno mas uno son tres

Uno más uno son Tres – La pareja revelada así mismo – (Philippe Caillé)

En la dinámica de toda pareja interviene una dimensión  —su absoluto—  que escapa al control de las dos personas que la forman y que se plasma en el relato común que deben ir inventando desde el momento de su primer encuentro a fin de “formar pareja“, relato a cuyos contenidos deben mantenerse fieles para preservar esta creación. En consecuencia, los integrantes de una díada no pueden dejar de ratificar el contenido del argumento singular que crea su pareja y, recíprocamente, la singularidad de este argumento marca buena parte de sus comportamientos y opiniones.

Su existencia constituye un descubrimiento primordial para el terapoeuta de parejas, así como para toda persona interesada en el fenómeno mismo de la pareja. Ignorar a este tercero, creer que en el caso de la pareja “uno más uno son dos” conduce al al terapeuta a trivializar a las parejas y “repararlas” según el modelo basado en la idea de una “avería” en la pareja. El absurdo de esta empresa provoca el rechazo por su inutilidad.

Basado en los fundamentos de la “nueva teoría sistémica”  —que intenta plasmar la complejidad de las relaciones humanas en modelos globales–,  este libro propone devolver la creatividad original a la pareja accediendo a ella en su integridad a través de su absoluto.

Este libro no tratará de la pareja de la forma habitual; por el contrario, la considerará como un ser vivo que teje su propia historia. Historia que puede causar las delicias o, por el contrario, la desesperación de quienes intervienen en ella. Considerado bajo esta perspectiva, la pareja que se crea, como una criatura que despierta a la vida, no tardará en adquirir conciencia de su propia existencia. Tiene sus exigencias y no le arredra entrar en conflicto con las necesidades personales de quienes le han dado vida.

Esta pareja viva, en busca de su propio destino, exigente, a veces cruel, es un tema de permanente interés para novelistas y poetas.

Curiosamente, esta pareja dotada de vida carece de carta de naturaleza en el mundo de la psicología y de la psiquiatría, donde la pareja sólo aparece como objeto y se presenta como una franja de tejido relacional cuya textura puede resultar más o menos satisfactoria para los cónyuges. La calidad del tejido, varía, encoge, crea problemas. 

Somos fruto de una pareja. Nosotros mismos seguramente vivimos en pareja. Estamos rodeados de parejas. Resulta asombrosa, por tanto, la dificultad para hablar de la pareja en términos concretos.

En última instancia, una característica de la pareja sería que no admite una definición simple. La relación de pareja tiene la propiedad de adoptar múltiples formas sin dejar de ser identificable como tal. Por tanto, puede ser engañoso, arriesgado incluso, intentar circunscribirla al marco de una definición exhaustiva, que siempre dejaría fuera algunos aspectos significativos…