Archivo de la etiqueta: Lolita

Lolita

Lolita

Lolita – (Vladimir Nabokov)

En la historia de la literatura existen unas pocas obras que, de tan vívidas y perfectas, acaban por crear tipos humanos e instalarse en la realidad como historias verdaderas. La apasionada confesión del profesor Humbert Humbert y su tormentosa relación con Lolita, una nínfula de doce años, es una de ellas.

La historia de la obsesión de Humbert Humbert, un profesor cuarentón, por la doceañera Lolita es una extraordinaria novela de amor en la que intervieIncestonen dos componentes explosivos: la atracción “perversa” por las nínfulas y el incesto. Un itinerario a través de la locura y la muerte, que desemboca en una estilizadísima violencia, narrado, a la vez con autoironía y lirismo desenfrenado, por el propio Humbert Humbert. Lolita es también un retrato ácido y visionario de los Estados Unidos, de los horrores suburbanos y de la cultura del plástico y del motel. En resumen, una exhibición deslumbrante de talento y humor a cargo de un escritor que confesó que le hubiera encantado filmar los pic-nics de Lewis Carrol.

Hijo de una aristocrática familia rusa, el novelista y crítico Vladimir Nabokov (1899-1977) escribió en ruso e inglés, y pasó la mayor parte de su vida en el exilio. Entre sus novelas figuran “Pálido fuego“, “Ada o el ardor” y “La defensa“, pero la controvertida Lolita, llevada al cine por Stanley Kubrick y Adrian Lyne, es su obra más representativa.

Rey, dama, valet

Rey, dama, valet

Rey, dama, valet – (Vladimir Nabokov)

Para la crítica universal Rey, Dama, Valet, es la obra maestra de Nabokov, por encima incluso de “Lolita“, aquella sorprendente novela que fue un éxito escandaloso durante algunos años y que es hoy considerada unánimentemente como una de las novelas más reveladoras  –un verdadero clásico–  de nuestro siglo.

Al igual que “Lolita” juega Nabokov en esta novela con los recursos más sutiles del humor, con una ternura casi oculta, con una leve deformación caricaturesca de los personajes, como si se complaciera en mostrarnos su perfil grotesco siempre al lado de su honda humanidad. Rey, Dama, Valet, introduce un elemento nuevo en el mundo habitual de Nabokov, junto al humor cáustico, a la ironía siempre punzante, a la visión satírica, hay en esta novela elementos de tensión. Se trata fundamentalmente, de la preparación de un asesinato. El joven Franz, Martha, y su marido, el acaudalado y molesto comerciante Dreyer, forman un triángulo que no tiene, sin embargo, nada de vodevilesco. Los amantes quieren deshacerse del marido inoportuno, y las aventuras, ridículas unas veces, crueles otras, van tejiendo una trama deliciosa en la que lo de menos es el asesinato proyectado, y lo que importa realmente es el análisis psicológico, siempre con un leve desenfoque de humor, la gracia de las situaciones, lo grotesco de las perspectivas con que sucesivamente Nabocov nos va mostrando la galería de personajes.

Novela inteligentísima, desenfadada y con un fondo de moraleja en el que juega también el humor distanciador del gran novelista, Rey, Dama, Valet ha sido vertida al cine, en una película de éxito realmente espectacular, con Gina Lollobrigida como protagonista.