Archivo de la etiqueta: Maquis

El tiempo del desprecio

El tiempo del desprecio – (André Malraux)

André Malraux pudo no haber escrito más que este libro, más que este título, que es un libro por sí sólo, para ganar de esa manera un lugar en la historia literaria contemporánea.

Malraux es un escritor, un hombre, una conciencia lúcida, un poeta ardiente, un hombre de acción y de lucha, que sabe que la palabra puede más que las balas, pero que en ciertas oportunidades las balas se encargan de rubricar aquello que las palabras gritan. Es escritor y combatiente, poeta y político. Está siempre en los puestos de lucha: en Teruel y en África del Norte, en una imprenta y en un ministerio, en el maquis y en los cielos cruzados de aviones enemigos.

Este libro suyo fué la profecía de Daniel, el grito desesperado de Catón, la angustia de una conciencia llena de amor ante un mundo que asistía con un egoísmo horroroso y suicida a su propia desintegración. Este libro gritó, cuando fué necesario, lo que era el mundo canalla del nazismo. Aun sigue gritando lo que podría llegar a ser el mundo incierto, confuso, triste y enfermo de hoy, si se permite brotar la raíz más pequeña del nazi más insignificante en la zona más alejada y desconocida del mundo.

Este es un libro que sigue acusando a los muertos, pero que no quisiera ya acusar a ningún otro ser humano por los tiempos de los tiempos.

¡Indignaos!

Indignaos

¡Indignaos! – (Stéphane Hessel)

Cuando alguien como Stéphane Hessel llama a la “insurrección pacífica“, a desperezarse, a rebelarse, hay que escucharlo. Porque Hessel, a sus 93 años, sabe de lo que habla: miembro de la Resistencia francesa, superviviente de Buchenwald, militante a favor de la independencia argelina y defensor de la causa Palestina, este eterno luchador es, además, el único redactor aún vivo de La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.

Por eso, cuando reclama “un motivo de indignación” para todos hay que hacerle caso. Porque “las razones para indignarse pueden parecer hoy menos nítidas o el mundo demasiado complejo“, pero siguen ahí, en la dictadura de los mercados, en el trato a los inmigrantes, a las minorías étnicas. “Buscad y encontrareis“, nos dice, “coged el relevo, ¡indignaos!, porque la peor actitud es la indiferencia. Si os comportais así, perdéis uno de los componentes esenciales que forman al hombre: “la facultad de indignación y el compromiso que la sigue“. Un mensaje que ya ha contagiado a más de un millón y medio de lectores en Francia.

¡Indignaos!” Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracan destructor del consumismo voraz y la distracción mediática mientras nos aplican los recortes.
¡Indignaos! Sin violencia. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Actuad. Para empezar, ¡Indignaos! (José Luis Sanpedro)

Los Hombres lloran solos

Los hombres lloran solos

 Los Hombres lloran solos – (José María Gironella)

José María Gironella publicó en 1953 su novela Los Cipreses creen en Dios, con la que alcanzó un éxito mundial. En 1961, Un millón de muertos, que muchos críticos consideran como el más vibrante relato de lo acaecido en España durante la Guerra Civil (en los dos bandos). En 1966 culminó su trilogía con Ha estallado la Paz, que abarca un corto período de la inmediata posguerra.

Para el público este cuarto volumen, continuación de los tomos precedentes, decidido a convertir dicha trilogía en unos Episodios Nacionales a los que añadirá un quinto y un sexto volumen –cuyos borradores aguardan ya en su mesa de trabajo-, y que cronológicamente abarcarán hasta la muerte del General Franco, es decir, hasta Noviembre de 1975. La razón de la tardanza en pergeñar el cuarto tomo se debe a dos circunstancias: Al deseo de poderlo escribir sin el temor a la censura, y a su pasión por los viajes, que se convirtieron en manantial de inspiración para escribir obras tan singulares como El escándalo de Tierra Santa, El Escándalo del Islam, En Asia se muere bajo las estrellas, etc.

Con este volumen, Los Hombres lloran solos, José María Gironella retorna a la entrañable aventura de la familia Alvear en la Gerona de la posguerra, a las peripecias de los exiliados y del maquis, sin olvidar el cruento desarrollo de la Segunda Guerra Mundial. Los Hombres lloran solos, marcará sin duda un hito en la historia de la novela española contemporánea. 

Donde nadie te encuentre

Donde nadie te encuentre

Donde nadie te encuentre – (Alicia Giménez Bartlett)

Un psiquiatra de la Sorbona especializado en mentes criminales viaja a la Barcelona de 1956. Quiere realizar un estudio sobre el caso de Teresa Pla Meseguer, llamada la pastora, una mujer acusada de veintinueve muertes. Se trata del maquis más buscado por la Guardia Civil, y se ha convertido en una leyenda popular porque sigue libre. Solo un periodista barcelonés parece tener claves importantes en torno al personaje, pero lo que el viajero francés le propone es algo fuera de lo normal; no desea datos sobre Teresa, sino un encuentro cara a cara.

Donde nadie me encuentre 2

El idealista Lucien Nourissier y el cínico Carlos Infante emprenderán ese viaje a las tierras del Maestrazgo, donde se esconde su casi imposible objetivo. A lo largo de su investigación deberán sortear la vigilancia de la guardia civil, distinguir las pistas verdaderas de las falsas y esquivar los mil obstáculos que les salen al paso. La novela se convierte entonces en una búsqueda, en una huida, en una aventura que nos descubre las miserias y la humanidad de una España terrible.

Y en el centro de este relato crudo y fascinante que se lee sin tregua, más allá del mito del guerrillero, emerge el personaje insospechado de la Pastora, histórico y real, que fue tanto mujer como hombre, y siempre estuvo en fuga del mundo y de sí mismo. Donde nadie te encuentre es una novela de redescubrimiento de nuestro pasado y sobre la infinita soledad del ser humano.