Archivo de la etiqueta: Moral

La perfecta casada

La perfecta casada – (Fray Luis de León)

En 1561, Fray Luis de León llegó a ser catedrático de Teología Escolástica de la universidad de Salamanca. Diez años más tarde fue arrestado en Valladolid, sospechoso de herejía, bajo acusación de haber desautorizado la Vulgata, de haber traducido al castellano El cantar de los cantares y de aportar interpretaciones novedosas a las Sagradas Escrituras. No obstante, más tarde le sería restituida su cátedra en Salamanca.

La perfecta casada, libro o manual que abunda en observaciones psicológicas, en confirmaciones ideológicas sobre el orden natural de la sociedad, fue escrito para una miembro de la familia como regalo de bodas. El contexto social y literario pertenece a una tradición marcada por el misoginismo.

El tema subyacente es el mismo que en los otros de Luis de León: la idea de perfección y armonía del cosmos que penetra en la conciencia de los individuos y de la sociedad. Contrario a la caricatura misógina de la mujer (como meretriz o como santa) Luis de León no apunta tanto a los aspectos negativos del género. No obstante se trasluce la visión bíblica o clásica de la mujer como más débil, aunque León busca las excepciones a estas presunciones.

Poesía completa

Poesia completa - William Blake

Poesia completa – (William Blake)

Visionario, grabador y poeta, William Blake nació en Londres en 1757 y murió en 1827 en la misma ciudad. Fue el menos contemporáneo de los hombres. En una era neoclásica urdió una mitología personal de divinidades no siempre eufónicas: Orc. Los, Enitharmon. Orc, anagrama de Cor, es encadenado por su padre en el monte Atlas; Los, anagrama del Sol, es la facultad poética; Enitharmon, de dudosa etimología, tiene como emblema a la Luna y representa la piedad. En las Visiones de las Hijas de Albión, una diosa, Oothoon, tiende redes de seda y trampas de diamantes y apresa para un hombre mortal, del que está enamorada, “muchachas de suave plata y de furioso oro“.

En una era romántica, desdeño la Naturaleza, que apodó el Universo Vegetal. No salió nunca de Inglaterra, pero recorrió, como Swedenborg, las regiones de los muertos y de los ángeles. Recorrió las llanuras de ardiente carena, los montes de fuego macizo, los árboles del mal y el país de tejidos laberintos. En el verano de 1827 murió cantando. Se detenía a ratos y explicaba ¡Esto no es mío, no es mío! para dar a entender que lo inspiraban los invisibles ángeles. Era fácilmente iracundo.

Creía que el perdón es una flaqueza. Escribió: “El gusano partido en dos, perdona al arado“. Adán fue arrojado del Edén por haber probado la fruta del Árbol de la Ciencia; Urizen fue arrojado del paraíso por haber promulgado la ley moral.

Cristo enseñó que el hombre se salva por la fe y por la ética; Swedenborg agregó la inteligencia; Blake nos impone tres caminos de salvación: el moral, el intelectual y el estético. Afirmó que el tercero había sido predicado por Cristo, ya que cada parábola es un poema. Como Buddha, cuya doctrina, de hecho, era ignorada, condenó el ascetismo. En los Proverbios del Infierno leemos: “El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría“.

En sus primeros libros el texto y el grabado tienden a ser una unidad. Ilustró admirablemente el Libro de Job, la Comedia dantesca y las poesías de Gray.

La belleza de Blake corresponde al instante en que se encuentran el lector y la obra y es una suerte de unión mística.

Swinburne, Gilchrist, Chesterton, Yeats y Denis Saurat le han consagrado sendos libros.

William Blake es uno de los hombres más extraños de la literatura

Elogio de la Locura

Elogio de la locura

Elogio de la Locura – (Erasmo de Rotterdam)

La vasta obra de Erasmo de Rotterdam (1469-1536) constituye la formulación más vigorosa y lúcida del humanismo cristiano o evangélico. Este programa de pedagogía moral y religiosa, que abogaba por el regreso al cristianismo primitivo y a la lectura de las Sagradas Escrituras, fue también una propuesta de recuperación de los valores permanentes de la cultura grecolatina, una denuncia de la guerra y un apasionado compromiso con los principios del pacifismo.

Elogio de la Locura, exposición irónica y polémica de las ideas fundamentales de Erasmo, fue una provocación y un escándalo para los hombres de su tiempo. Pero este sarcástico alegato contra los poderosos de la sociedad y las jerarquías de la Iglesia no es sólo una divertida sátira de soldados mercaderes, príncipes, monjes y prelados, sino que representa también un audaz intento de difundir las ideas del nuevo humanismo.

Esta edición incorpora como apéndice la larga carta dirigida en 1515 a Martin Dorp, en la que Erasmo explica los propósitos y el significado de su obra. Pedro Rodriguez Santidrian  —traductor de esta edición—  analiza en el prólogo la propagación del erasmismo en España y facilita la lectura de la obra mediante notas que ayudan a comprender mejor su contexto histórico, social y cultural.

Para tus quince años

Para tus quince años

Para tus quince años – (Emilio Enciso Viana)

Para ti los publico hoy, aunque no todos han sido escritos para ti.

Las muchachitas de quince años sois como las aguas del río, que todos los días son distintas, y las que ayer pasaron a mi vera, hoy están metiditas en el mar.

En el mar de la juventud, confundidas como muchas otras están mis lectoras de los años pasados. Y ya veo detrás de vosotras a las de catorce que os empujan con su prisa de llegar a ser mujeres, como vosotras empujais a las de dieciséis.

Ávidas de saber, con una sed insaciable de conocer la vida, me pedís que os escriba más, más cosas, como escribo para las mayores.

Pues ahí va esa colección de artículos.

Los escribí para Marujilla, Totina, Mincha y demás quinceañeras que entre 1948 y el 1956 han triscado y reído por las calles de España.

Pero resulta que las Marujillas, Totinas, Minchas, etc., que hoy ríen y bullen por las calles españolas sois vosotras, con los mismos apellidos, las mismas facciones, la misma psicología, las mismas ganas de reír y los mismos afanes de vivir. Luego, mis artículos son para vosotras.

Dicen que no hay quince años feos. No sé lo que dirá vuestro espejo. Lo interesante es que el Señor encuentre vuestros quince años floridos.

Cuenta la historia que un día primaveral Dios envió un ángel a saludar a una muchachita de quince años. Y la encontró tan linda, que el ángel la dijo:

Dios te salve, la llena de gracia.

y como la muchachita se aturdió, el ángel añadió:

Es Dios quien te encuentra graciosa.

No me preocupa lo que pueda decirte tu espejo; me interesa lo que pueda decirte Dios.

¿Te dirá un día que eres graciosa, que estás llena de gracia?

Ayudarte a lograrlo es el objetivo que me propongo al acceder a tu petición de publicar una colección de mis articulos.

Angel Femenino

Angel femenino

Ángel Femenino – Cartas a Pepita – (Attilio Bruschetti)

¡Vosotras en floreciente juventud! ¡Yo, casi en helada vejez! Sin embargo, estamos enlazados por la honda simpatía y perseguimos un mismo ideal.

Si vosotras no me alentarais; si leyendo a corto estas páginas, cuando yo las escribía, no hubierais suscitado interesantes conversaciones sobre tan importante tema, que con tacto y discernimiento desgranabais, no se me habrían ocurrido muchas ideas y seguramente no viera esta obrita la luz pública…

Así, a vosotras la dedico y os agradezco que hayáis sido mis amables y gentiles cooperadoras, las Ninfas Egerias que inspirasteis, no al antiguo rey de Roma, sino a este entusiasta admirador de la mujer, cuyo sueño dorado es que aceptéis este modestisimo presente, que os ofrezco en aras de toda mujer digna de colaborar en la sublime obra de la salvación del mundo.

(Attilio Bruschetti)

Educación y Equilibrio

Educacion y equilibrio

Educación y Equilibrio – (Francisco Kieffer)

¿No os parece una paradoja el que un buen señor, excelente padre de familia, eminente pedagogo a juzgar por las obras que sobre educación ha escrito, pase uno y otro día, años y más años, junto a niños que juegan jubilosos en los jardines públicos, sin detenerse a mirarlos y menos aún a darles una muestra de simpatía? Caso raro, si; pero es ésta una paradoja que se da en los anales de la Historia de la Pedagogía.

En uno de los capítulos del libro El Hombre, ese ser desconocido (pag. 29), da a entender el Dr. Carrel que el equilibrio mental de que debiera estar dotado el hombre moderno pudiera acaso verse comprometido por la educación tal como se da en las escuelas y en las Universidades. Sostiene que en unas y otras se monta un andamiaje de ingeniosísimas teorías pedagógicas, sin aplicación alguna para el hombre real, y a lo largo de todo el libro se esfuerza por demostrar que el hombre es siempre la gran incógnita y que todos los sistemas pedagógicos, políticos y sociales flaquean por la base: toman por objeto un ser irreal, un producto de la imaginación, cuando debieran partir de una realidad, es decir, del hombre científicamente conocido, o, al menos, mejor conocido.

¿Será preciso recordar a los educadores, es decir, a los formadores, la discreción y la prudencia?

A ellos se les confía el niño; de sus manos debiera salir debidamente preparado para la vida, suficientemente precavido contra los excesos de todo género a que puede verse expuesto, y parecer natural que los educadores  a quienes corresponde dirigir, ilustrar y mantener al niño en el buen camino han de ser tales en su conducta que sus dirigidos no queden mal orientados o deformados en vez de formados.

Fue Napoleón, quien afirmó que la educación del niño debía empezar, no al nacer, sino veinte años antes de que viniera al mundo. En otros términos, la educación del niño será un trasunto de la que hayan recibido o hayan adquirido sus padres.

El Principito

El principito

El Principito – (Antoine de Saint-Exupéry)

Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) hizo posible un doble y delicado equilibrio: entre la inmediatez de la experiencia vivida y el distanciamiento de la reflexión: entre la libre fantasía de una imaginación sin barreras y el preciso análisis de sensaciones y sentimientos minuciosamente registrados.

De un lado, la acción y la literatura constituyeron el anverso y el reverso de un único proyecto vital, que precisaba para su realización tanto del azar y la emoción del vuelo (piloto civil de lineas comerciales en Africa y Sudamérica, voluntario en las fuerzas aéreas de la Francia libre, Saint-Exupéry encontraría la muerte en una acción bélica) como de la meditación sobre el significado último de una existencia comprometida en la aventura.

De otro lado, los libros que transmutan los recuerdos de los viajes aéreos en profundas meditaciones líricas y este maravilloso cuento infantil que “El Principito” protagoniza superan sus evidentes particularidades genéricas gracias al pulso estilístico y al repertorio de interrogantes que las integran en un horizonte común. El sentido de la acción, el valor de la amistad, el heroísmo como meta, la felicidad como cumplimiento del deber y la responsabilidad como motor de la vida moral  —los grandes temas de una obra con insospechadas virtualidades pedagógicas—  parecen encontrar su raíz última y su meta final en el mundo de la infancia, el añorado planeta del que todos los hombres han sido exiliados y al que sólo mediante la fabulación pueden regresar.

Pamela

Pamela

Pamela – (Samuel Richardson)

Pamela” es una novela compuesta de cartas y diarios en la que Richardson se presenta como el editor de ese material. La novela es la historia de una joven bella, virtuosa y orgullosa que defiende su dignidad y su castidad de los constantes asedios de un caballero de buena posición que valiéndose de su superioridad social pretende conseguir a la joven tanto por la fuerza como proponíendole matrimonio. Su inicial y constante rechazo termina finalmente en boda con el caballero y hacen de Pamela un modelo de virtud.