Archivo de la etiqueta: Napoleón Bonaparte

Fisiología del Matrimonio

Fisiologia del matrimonio

Fisiología del Matrimonio – (Balzac)

Fijaos en estas palabras que hallaréis en la obra (pág. 47). El hombre superior a quien he dedicado este libro.., ¿no quiere esto decir que os lo dedico?

La mujer que al ver el título de esta obra sienta tentaciones de abrirla, puede evitarse esta molestia, pues la ha leído ya sin advertirlo. Ningún hombre, por malicioso que sea, dirá nunca de las mujeres tanto bien y tanto mal como piensan ellas de sí mismas. Si, a pesar de esta advertencia, alguna mujer persiste en leer la obra, su delicadeza le impone el deber de no hablar mal del autor, ya que éste, al privarse de las aprobaciones que más lisonjean a los artistas, ha grabado en el frontispicio de su libro la prudente inscripción que se pone a la puerta de algunos establecimientos:

No se permite la entrada a las señoras

Las obras de Honorato de Balzac, brillante y fecundo autor francés, se caracterizan por su matiz pintoresco, por su minuciosa observación, y por el gran sentimiento de la realidad. En cada uno de sus libros, su exaltada imaginación se desborda mostrando el cuadro exacto de un mundo proyectado a través de su profunda observación, y dando una visión totalmente objetiva de las pasiones humanas.

Fisiología del Matrimonio fue la obra de la juventud de Balzac, publicada en el año 1829, y recogida luego en la Comedia Humana, constituyendo dicho libro el principio de su carrera como escritor.

Esta obra pertenece a un género discursivo, género que en dicha época gozaba del gran favor del público, ya que las alusiones, la sátira hiriente e intencionada, flagelando a cualquier sector de la sociedad, constituía un motivo, una reacción de escándalo o murmuración. En ese tiempo eran pocos los escritores que se rasgaban las vestiduras abordando unos hechos reales, verídicos, y que a toda costa se querían ocultar o disimular.

En esa época se componían muchas fisiologías versando sobre diferentes temas, algunas de ellas agudas e instructivas, queriendo censurar o ensalzar distintos aspectos de la vida social e intelectual del momento. Fisiología del Matrimonio, de Balzac, constituyó un éxito de escándalo, sin precedentes en las publicaciones de aquella época.

Muchos biógrafos del gran escritor, y también muchos críticos censuraron al autor de Fisiología del Matrimonio, diciendo que su obra constituía un alarde de cinismo al reducir la vida matrimonial casi por entero a la alcoba.

El matrimonio se deriva de la naturaleza.  –La familia oriental difiere completamente de la occidental–  El hombre es ministro de la naturaleza, y la sociedad la modifica.  –Las leyes se han hecho para las costumbres, y las costumbres cambian.

El matrimonio puede, por consiguiente, recibir el perfeccionamiento gradual a que todas las cosas humanas parecen sometidas.

Esta palabras, dichas por Napoleón en el Consejo de Estado, cuando la discusión del Código Civil, impresionaron vivamente al autor de este libro; y acaso ellas, sin advertirlo él mismo, le inspiraron la obra que hoy ofrece al público.

Capitán de Navío

Capitan de navio

Capitán de Navío – Aventuras de la Armada Inglesa –  (Patrick O’Brian)

O’Brian conoce como nadie la época histórica sobre la que escribe y en la que sus personajes están tan firmemente anclados en el tiempo que nos parecen de carne y hueso y rebosan humanidad” (Mary Renault)

Segunda de la más apasionante serie de novelas históricas de tema naval jamás publicada, Capitan de Navío nos trae nuevas aventuras del Capitán Jack Aubrey y su amigo el doctor Stephen Maturin. El almirantazgo ha decretado que el navío español que capturó Aubrey debe ser devuelto a su propietario. A la espera de que le sea asignado un nuevo barco, Jack pasa una temporada en la campiña inglesa mientra se consolida el tempestuoso con la que será la mujer de su vida… hasta que debe huir del país para evitar ser encarcelado por deudas. En Francia, él y Maturin se encontrarán en medio de la guerra que acaba de declarar Napoleón, y deberán ingeniárselas para salir con vida. Atravesando España lograrán llegar a Gibraltar y Aubrey conseguirá el mando de un nuevo tipo de navío que debería asegurar a Inglaterra su superioridad naval. Los dos amigos se verán envueltos en muchas emocionantes aventuras y Maturin se revelará como un extraordinario espía capaz de desbaratar los planes de Bonaparte.

La Egipcia

La Egipcia

La Egipcia – (Gilbert Sinoué)

La Egipcia” es una novela histórica que tiene como protagonista a un singular personaje femenino, Scherazada, nacida en el seno de una familia acomodada de egipcios cristianos. En su vida habrá tres hombres, Michel, Karim y Mandrino, y en torno a esa triple historia de amor, de tonalidades muy dramáticas, el autor nos cuenta la vida y costumbres de Egipto desde el último decenio del siglo XVIII hasta 1827, ya que la novela terminará con la batalla de Navarino. Un general francés llamado Bonaparte, deslumbrado por su “sueño oriental“, desembarca en Alejandría al frente de cuarenta mil hombres, y a partir de entonces Scherazada y los suyos se ven envueltos en un trágico torbellino, mientras la expedición francesa agoniza en un mar de sangre que tiñe de rojo la arena del desierto y el agua del Nilo.

Este es un prodigioso fresco narrativo que cuenta las esperanzas, las pasiones, los dramas de una mujer y de una familia, y a través de ellos el destino de uno de los pueblos más viejos del mundo…

La Guerra Árabe – Israelí

La guerra arabe israeli

La Guerra Árabe – Israelí – (Edgar O’Ballance)

No es posible exagerar la importancia, no sólo para el Próximo Oriente, sino para el mundo entero, de la Guerra sostenida entre las naciones árabes y el joven Estado de Israel en 1948. Sus consecuencias han sido tremendas y muchas de ellas son aún imprevisibles.

Sin embargo, la significación Política de tal Guerra  –y el hecho de que ha suscitado entre gran parte de la humanidad, reacciones profundamente emocionales–  ha tendido a oscurecer la propia historia de la misma. Hace tiempo que se sentía la necesidad de un documento positivo e imparcial, escrito desde un punto de vista Histórico sobre la Campaña en sí. Esta necesidad es precisamente la que ha venido a satisfacer “La Guerra Árabe – Israelí de Edgar O´Ballance“.

Para mayor claridad, el Mayor O’Ballance ha dividido las hostilidades en fases separadas; La lucha clandestina que precedió al fin del Mandato; La marcha contra el recién nacido Estado judío realizada por los Ejércitos de Egipto, Siria, Transjordania e Iraq; El primer alto el fuego y la consolidación subsiguiente; La “Ofensiva de los 10 días” de los israelís; Las operaciones finales de limpieza contra los Sirios en el Norte y contra los Egipcios en el Sur. El trasfondo político de la contienda está vigorosamente subrayado para hacer comprensibles las Operaciones Militares.

Este volumen es el resultado de un intenso y cuidadoso estudio de la Campaña como un todo, y en detalle. Para prepararlo, el Mayor O’Ballance ha consultado, no sólo todo el material publicado, sino muchos de los Dirigentes vivos de ambas partes. Su narración, sus conclusiones y sus juicios han resultado definitivos.

…Quizá sirva de ayuda decir, que los Árabes iniciaron su poderío Militar de manera repentina, cuando en el Siglo VII, cierto número de tribus arábicas se unieron en inflamado celo religioso, tras las predicaciones de Mahoma, e iniciaron la tarea de convertir o conquistar a los Infieles. A partir de entonces, la condición de soldado se convirtió no sólo en la profesión más notable ante Alá, sino también en sumamente provechosa, puesto que todo combatiente tenía asegurada su parte del Botín….

Nadie conoce que una Unidad compuesta enteramente de Judíos luchó en Waterlóo, perdiendo 35 oficiales y 2000 hombres. Napoleón la había formado en Batavia en el año 1809, y le sirvió siempre fielmente. Unos años más tarde, durante la Revolución Polaca de 1830-1831, otro Regimiento de judíos, con un total de 10.800 combatientes, luchó contra los Rusos, provocando la admiración de los Polacos, por ser sobresalientes guerreros. Durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, gran numero de judíos sirvieron en las Fuerzas Armadas de los diversos Ejércitos de los distintos países, que formaron parte de la Guerra excepto , naturalmente, de la Alemania nazi. Su bravura no pasó desapercibida, y para citar un solo ejemplo, diremos que solo en la Segunda Guerra Mundial, se concedieron 25.000 condecoraciones al valor, impuestas a judíos.

La Revolución Francesa

La revolucion francesa

La Revolución Francesa – (Jean-Pierre Bois)

Considerada desde mediados del siglo XIX como la época de corte entre dos períodos de la historia larga, la historia moderna y la historia contemporánea, la Revolución francesa se impone incontestablemente como el acontecimiento más importante de la historia europea del siglo XIX. Su duración, que se extiende entre los diez últimos años del siglo, entre 1789 y 1799, y la amplitud de sus desarrollos  —en 1794 toda Europa está en guerra—  cuentan menos en esta posición que las transformaciones irreversibles de los Estados y las sociedades que implicó. El corte fue tan profundo que aún actualmente hagiógrafos y fiscales oponen sobre este período juicios aparentemente irreconciliables.

Todo contribuye a hacer también de esta época una de las más asombrosas de la historia de Francia: la violencia y el carácter dramático de las jornadas parisienses cuya sucesión acelerada desde la toma de la Bastilla hasta la muerte de Robespierre hacen imprevisible y siempre amenazante el porvenir, el contenido extremista, pero generoso y universal, de la elocuencia revolucionaria, cuyos discursos engendran una confusión implacable entre el terror y la virtud, la guillotina convertida en algo familiar…

Y pese a una crisis interior y una guerra civil sin precedentes, pese al odio armado en todas las fronteras de la República, pese a su inexperiencia política, los revolucionarios trabajaron y construyeron cada día una Francia nueva. Bonaparte se hace con ella en brumario del año VIII (noviembre de 1779), con la misión de crear una concordia imposible entre los detentadores de ocho siglos de historia monárquica y los de algunos años de un régimen que borró sin remisión el absolutismo de derecho divino y los privilegios de cuna. Pero, durante casi un siglo, Francia vacila entre la experiencia imperial, una monarquía constitucional, un parlamentarismo republicano o una dictadura jacobina.

Sería más exacto hablar de varias revoluciones.