Archivo de la etiqueta: Parados

Juventud sin Futuro

Juventud sin futuro

Juventud sin Futuro

El 7 de Abril una marcha de jóvenes sin futuro recorría el centro de Madrid politizando sus condiciones de vida: decían que la precariedad, la deficiente representación política, los recortes sociales o las expectativas vitales bloqueadas no tenían nada de natural, sino que eran el resultado de un sometimiento de la política democrática al poder económico.

Una innovadora iniciativa política de una generación que, enterrada como “perdida” por las élites políticas y económicas, supo pintarse de amarillo para que nadie pudiese pretender no verla.

Este movimiento, convocante, conjuntamente con Democracia Real Ya, de las marchas del 15 de Mayo, es también parte activa en el movimiento de acampadas ciudadanas autoorganizadas que han inundado de reivindicaciones y propuestas las plazas de las principales ciudades.

La Juventud toma la Palabra.

Juventud sin Futuro es una iniciativa que nace de colectivos estudiantiles, que siguiendo el ejemplo de las luchas encabezadas por la juventud en Europa y el Mundo Árabe, se plantea ayudar a romper la apatía social ante la crisis y sus reformas, podíamos estar en paro, pero no seguir parados. “Sin Futuro” nos permite plantear: 

¿Quién nos ha robado el futuro? señalando a los culpables de la crisis. Y “Sin Miedo” expresa la acción colectiva y el derecho a disentir, la propuesta de recuperar nuestro futuro porque no tenemos miedo…

La Ascensión del Fascismo

La ascension del fascismo

La Ascensión del Fascismo – (Francis L. Carsten)

La Ascensión del Fascismo es un estudio claro y objetivo de las circunstancias que, tras la Primera Guerra Mundial, hicieron posible que una ideología que a la vez abogada por una continuación nacional del sistema -frente aterrador “fantasma internacionalista“- y por una reforma revolucionaria en ciertos sectores de la economíafinanzas, servicios, alta industria– encontrara el apoyo de las clases más amenazadas por la especulación de los grandes monopolios (la pequeña burguesía) y por el creciente impulso del proletariado (la burguesía en general), así como, por otra parte, la de masas de parados resultado de la situación creciente de desempleo y de grupos de estudiantes que exigían una acción directa contra la debilidad gubernamental.

Carsten estudia así mismo cómo la ideología originaria de estos movimientos, de inspiración radical y opuesta en principio igualmente al Capitalismo y al Comunismo, pasó, ya en el poder, a verse desvirtuada por su pacto con las fuerzas capitalistas, derivando hacia una simple posición reaccionaria de fuerza o hacia disidencias internas en el seno de los mismos partidos fascistas.

Centrado más en el elemento étnico o ideológico que en el económico –que, sin embargo es también tenido muy en cuenta– el estudio de Carsten proporciona un amplio y preciso panorama de la formación y el desarrollo de los movimientos fascista en los diferentes países europeos.