Archivo de la etiqueta: Pilar Sanjuán Suárez

Psicología de la Personalidad I

Psicologia de la personalidad 1

Psicología de la Personalidad I – Teoría e Investigación

(José Bermúdez Moreno – Ana María Pérez García – Pilar Sanjuán Suárez)

El objetivo central al que dedicamos especial atención, ya al planificar los contenidos del texto, ha sido, precisamente, delimitar qué aspectos tratar y cómo presentarlos, intentando armonizar, por una parte, la amplitud y riqueza de los contenidos que definen la teorización e investigación actual en Psicología de la Personalidad, el tipo de conocimientos que desde esta disciplina nos gustaría ofrecer para la formación integral de nuestro alumnado, por otra, junto a, por último, pero no menos importante, el momento en el programa formativo en el que el alumno se enfrenta a esta asignatura.

Por lo que respecta al primer aspecto, amplitud y riqueza de la teoría e investigación en Psicología de la Personalidad. A este respecto, nuestra propuesta es la siguiente: la Personalidad engloba todas aquellas características, atributos y procesos psicosociobiológicos, cuya interrelación e integración, posibilita identificar a cada persona como individuo único y diferente de los demás.

Desde esta perspectiva, lo que se espera encuentre el lector de un texto de Psicología de la Personalidad es, en primer lugar, la identificación de esas características y procesos psicosociobiológicos; cómo, en segundo lugar, estos elementos descriptivos de la Personalidad se relacionan entre sí; en tercer lugar, qué tipo peculiar de integración presentan en cada persona y, finalmente, cómo ésta organización peculiar e idiosincrásica de tales elementos permite entender, explicar y predecir la conducta que el individuo lleva a cabo en las diversas circunstancias que caracterizan su vida cotidiana…

Psicología de la Personalidad II

Psicologia de la personalidad 2

Psicología de la Personalidad II – Teoría e Investigación

(José Bermúdez Moreno – Ana María Pérez García – Pilar Sanjuán Suárez)

Desde sus comienzos, la psicología se ha ocupado mucho más de los aspectos negativos del ser humano que de los positivos. Sólo por poner algunos ejemplos, la disciplina se ha centrado más en la enfermedad que en la salud, más en las emociones negativas que en las positivas, más en el tratamiento que en la prevención. Si hacemos una búsqueda de los trabajos publicados, encontramos que las emociones negativas, como depresión, ansiedad u hostilidad, se estudian más que las positivas en una proporción de 14 a 1. De la misma manera, aunque con menor acentuación la investigación en tratamiento excede a la prevención en una proporción de 7 a 1 (Myers).

Hasta hace relativamente poco a poco, la disciplina ha tenido como foco exclusivo la patología y los aspectos negativos en general, lo que ha conducido a un modelo de ser humano que parecía no poseer características positivas (Seligman y Csikszentmihalyi). Sin embargo, en los últimos tiempos se está desarrollando la denominada “psicología positiva” que se ocupa de todos estos aspectos positivos que han estado tan olvidados dentro de la corriente predominante de la psicología. 

Sin llegar a lograrse los altos niveles de estudio que se alcanzan en los aspectos negativos, como ya hemos visto, los investigadores centrados en las características positivas se van abriendo paso en la comunidad científica. Algunos de los temas que están empezando a recibir atención por parte de los teóricos de esta nueva corriente son el optimismo, la felicidad, el afecto positivo, el bienestar psicológico, el estilo explicativo positivo, o las ilusiones positivas