Archivo de la etiqueta: Poema

Poema del Cid

Poema del cid

Poema del Cid – (Odres Nuevos)

Versión métrica de Francisco López Estrada (Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid)

El Poema del Cid es la obra más importante del grupo de la poesía épica medieval vernácula en España. El único texto conocido de este Poema procede de un manuscrito, escrito con letra del siglo XIV, que hoy se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid. En el colofón de este códice se leen los siguientes datos, los primeros que ofrecen una noticia de la obra:

Quien escriuió este libro déle Dios parayso. Amen.

Per Abbat le escriuió en el mes de mayo en era de mil y CCCXLV años.

La obra, tal como aparece en el códice manuscrito, fue considerada como un libro; es decir, se trata, como comprobará el lector, de una obra de gran extensión con una clara unidad argumental y de composición. Según los datos indicados, un tal Per Abbat o (Pedro Abad, como le llamaremos), lo escribió; escribir en el lenguaje medieval quiere decir  “poner en la letra de la escritura“, y esto pudo hacerlo o componiendo él mismo la obra o copiándola de otro manuscrito que tenía delante (o bien de una manera aproximadamente fiel o bien retocando a su gusto el texto que copiaba) o fijando  en la escritura lo que un juglar le iba dictando. Según pudiese haber sido esta labor, Pedro Abad sería o autor o coautor o copista del Poema.

División y Frontera

División y Frontera

No pida yo nunca estar libre de peligros,
sino valor para afrontarlos.
No quiera yo que se apaguen mis dolores,
sino que sepa dominarlos mi corazón.
No busque yo amigos por el campo de batalla de la vida,
sino fuerza en mí.
No anhele yo, 
con afán temeroso, ser salvado, sino esperanza de conquistar, paciente, mi libertad.

(Rabindranath Tagore)


20 Historias y un solo Cielo

20 Historias y un solo Cielo

Alza tu vara y las aguas se dividirán

(Dios, le dijo a Moisés…)

También los pajarillos mueren en primavera.
Me siento culpable por la muerte de ese pajarillo.
Mi lata de cerveza está vacía.
Oigo a la gente reír.
Me gustaría haber sido John Dillinger.
Veo al pajarillo de nuevo balancearse inerte en el agua.
Como un idiota dejé el estanque.
Dejé a la hermosa criatura.
La vida gira sobre un círculo podrido.
John Dillinger, si, para liarme a tiros contra todo dios.
Aunque no sea culpa mía.
Aunque no sea culpa del pajarillo.
He envejecido mal,
porque he vivido bien.
Me voy.