Archivo de la etiqueta: Prehistoria

El Clan del Oso Cavernario

El clan del oso cavernario

El Clan del Oso Cavernario – (Jean M. Auel)

Ayla, una niña Cro-Magnon de cinco años, queda sola en el mundo al perecer su tribu a causa de un terremoto. A punto de morir tras el ataque de un león, es rescatada por un grupo de Neandertales. Iza, la curandera, le traspasa sus conocimientos; Mog-ur, el mago, ve en la niña la marca de uno de los espíritus más poderosos; pero para el resto del clan siempre será una extraña, rubia y de ojos azules, dueña de un lenguaje desconocido y hábil para las tareas prohibidas a las mujeres, como la caza y el manejo de la honda.

Historia de la Humanidad

Historia de la humanidad

Historia de la Humanidad – (Pericot-Maluquer)

Nuestro propósito es dar una visión de la Prehistoria que abarque todo el mundo y será justo que empecemos por definir que entendemos por Prehistoria y que métodos habrá de emplear esta ciencia. La palabra ya es en sí un poco inadecuada, a pesar de lo cual está tan difundida que no nos atrevemos a prescindir de ella. En efecto, siendo la historia la reconstrucción del pasado humano, nada en que el hombre aparezca puede ser calificado de Prehistoria. Y, sin embargo todos nos entendemos al usar el vocablo incorrecto, pues acostumbramos a dar a la voz Prehistoria el sentido de ocuparse de un pasado anterior a la Historia escrita, a la Historia para cuyo conocimiento poseemos ya textos en forma de documentos o de crónicas escritas con el deseo de perpetuar el recuerdo de unos hechos.

La Prehistoria tendría pues el significado de ser la Historia elaborada con fuentes puramente arqueológicas. Cuando la Prehistoria se acerca a los tiempos históricos, eso es, con escritura, puede recibir indirectamente luz de fuentes escritas, y entonces solemos llamarla Protohistoria.

 Del hecho de que la Prehistoria sólo puede usar fuentes arqueológicas se derivan una serie de consecuencias. El pre-historiador habrá de dedicarse a rebuscar en el suelo cuantos indicios le permitan averiguar, en una labor que casi nos atrevemos a llamar detectivesca, qué ocurrió en los lugares que excava y en los que encuentra vestigios de un remoto pasado.

Puede decirse que todo lo que ha ocurrido ha dejado su huella escrita en el suelo y no falta más que saber interpretar esos vestigios tras contar con la suerte de hallarlos. Como los objetos usados como útiles, armas o adornos han ido a parar a niveles distintos del suelo que pisamos, normalmente en una posición inferior si los restos son más antiguos, el yacimiento arqueológico es a manera de un libro cuyas hojas se van pasando, pero que se destruyen conforme se leen. Así, se advierte en seguida la enorme responsabilidad que supone la lectura de esos -textos-, es decir, la excavación. Tales documentos no podrán ya ser interpretados en todo su valor por otros autores que no se hayan hallado presentes en el momento de su descubrimiento.

El Paleolítico Inferior y Medio – Los primeros hombres y las primeras industrias – El Paleolítico Superior y el Mesolítico – La primera civilización de la Historia y su expansión ecuménica – La gran época de la caza – La Primera Edad Media – La revolución Neolítica – Hacia el desarrollo de la vida urbana – Avances técnicos y espirituales – La Edad de Bronce – La formación de la verdadera Europa – La incorporación del mundo europeo a la cultura histórica.

El origen de la familia – De la propiedad privada y del Estado

El origen de la familia de la propiedad privada y del estado

El origen de la familia – De la propiedad privada y del Estado – (Federico Engels)

Engels escribió esta obra en 1884, tomando como base el material del libro de Morgan «La sociedad primitiva«, así como otros datos más modernos sobre la Prehistoria. En ella estudia minuciosamente los rasgos históricos fundamentales del régimen social de las primeras etapas de la Humanidad, los períodos llamados salvajismo y barbarie.
Señala también cómo se habían transformado las formas del matrimonio y de la familia en relación con el progreso económico de la sociedad y como consecuencia del crecimiento de la producción; a continuación analiza el proceso de desintegración del régimen gentilicio primitivo tomando como base tres pueblos bien conocidos: los griegos, los romanos y los germanos, y poniendo de manifiesto las causas económicas que provocaron la desintegración.