Archivo de la etiqueta: Premio Planeta

La Noche

La Noche – (Andrés Bosch)

Para la despreocupada o profana muchedumbre que no asiste a espectáculos deportivos o, si los presencia alguna vez, considera a sus intérpretes como seres privilegiados a quienes la fortuna sonríe constantemente deparándoles una vida placentera y una venturosa posición económica, “La Noche“, será una aleccionada revelación. Pues la atribulada existencia de Luis Canales descubrirá al lector ajeno al deporte que en el boxeo, como en todos los esfuerzos humanos, el triunfo es sumamente difícil y, aún conseguido implica muchas veces dificultades insuperables y peligros angustiosos. No es otro el fondo de “La Noche“, cuyo autor ha acertado a fijar el ambiente de los boxeadores, tanto en su modalidad espectacular como en su aspecto privado, para así captar la atención de los lectores al desarrollo de la acción, descrita con ritmo muy apropiado al asunto elegido. La fluidez y precisión del estilo, y la perfecta trama ambiental son elementos básicos en esta novela, que, por unanimidad del tribunal seleccionador, ha obtenido el Premio Planeta 1959.

No digas que fue un sueño

No digas que fue un sueño

No digas que fue un sueño – (Terenci Moix)

La historia y la ficción se dan la mano para presentar un espléndido relato sobre la reina Cleopatra Séptima y sus amores con el romano Marco Antonio. Una novela sobre todas las fases del amor, enmarcada en un período histórico apasionante: los estertores del Egipto amenazado por el imperialismo de la todopoderosa Roma. Premio Planeta 1986.

Novela de amor, sobre fondo histórico, “No digas que fue un sueño” arranca de una situación de intenso dramatismo. Una mujer egregia llora su luto de amor en una barca que remonta el Nilo. Es la reina Cleopatra, que ha sido abandonada por su amante, el romano Marco Antonio. En el corazón de ambos, se debaten todos los conflictos del amor y la pasión, que culminarán con nuevos encuentros, encaminados a un destino fatal. Es una novela sobre todas las fases del amor, enmarcada en un período histórico apasionante: los estertores del Egipto amenazado por el imperialismo de la todopoderosa Roma. Pero es, sobre todo, un intento de reivindicar la figura de una de las mujeres más fascinantes de la historia: la reina Cleopatra Séptima. Desfigurada a menudo por el cine, Cleopatra se erige en esta novela como un personaje original y contradictorio. Ya no es la típica devoradora de hombres, sino una mujer cultivada, maternal, enamorada y, sobre todo, entregada por completo a la política. A su alrededor, los avatares de una ciudad mítica: Alejandría. Y las ruinas de un Egipto que va pereciendo.

Guía triste de París

Guia triste de Paris

Guía triste de París – (Alfredo Bryce Echenique)

El autor nos entrega catorce historias en las que suprime las barreras entre lo que fue y lo que pudo o debió ser para nutrir sus ficciones con materiales de ambos lados de esa frontera.

Impelido por la nostalgia del París de Mayo del 68, Alfredo Bryce Echenique
nos entrega una soberbia colección de cuentos que están escritos a caballo entre la realidad y la ficción

Una operación que realiza con total naturalidad, pues, como él mismo confiesa, suele dejar a la fantasía “entrar y circular libremente por donde le dé su real gana, en cualquier circunstancia o momento, incluso dormido

Guía triste de París es un feliz reencuentro de Alfredo Bryce Echenique con ése “endemoniado género llamado cuento”, según él mismo lo define. En esta obra
se pone de manifiesto, una vez más, su reconocido talento para recrear el mundo.

La Mujer de Otro

La mujer de otro

La Mujer de Otro – (Torcuato Luca de Tena)

Los tipos humanos que alientan con tremendo y,  a veces, patético verismo por la páginas de  -La Mujer de Otro-   “novela galardonada con el Premio Editorial Planeta 1061” no han existido nunca en la vida real. Pero su miseria o su grandeza, sus dilemas, sus ambiciones, sus sueños son tan semejantes a los nuestros que el lector se sentirá arrastrado por la corriente de sus aconteceres, creyéndose testigo, o protagonista incluso, de lo que no es más que una ficción.

La calidad humana de ese “todo un hombre” que es el comandante Moscoso; la luminosa simpatía de Pedro Turull;  la gracia alada de María José, la misionera portuguesa; la honrada simplicidad del sargento Petrirema, chocan y contrastan con los aguafuertes solanescos de María Terrón o del nrgro sacrílrgo Isabel Jesús Rodríguez Akato Trinidad; de Elena, pusilánime, y de Matilde, dominadora. Y Enrique y Andrés y Alicia y Ana María, vértices del cuadriláatero  -no triangulo-   en que se apoya la acción; y los niños, Alberto y Enrique  -cuya personalidad ha sido descrito con mano maestra-,   y el intendente Rolland y tantos otros personajes centrales o secundarios, no podrán ser fácilmente olvidados por quienes lean estas páginas.

Duermen bajo las aguas

Duermen bajo el agua

Duermen bajo las aguas – (Carmen Kurtz)

“Allá en el fondo, todas las palabras que dijimos y de las cuales ya no guardamos recuerdo, duermen bajo las aguas.

Duermen aquellas que no supimos decir y esperan su turno para salir a flote.

Las cartas que hemos roto, las no recibidas y las veces que hemos dicho adiós.

La pena que sentimos y que ahora, al recordarla, nos parece pequeña.

La risa o el llanto que no llegó a brotar.

La amistad que buscamos en el momento difícil y que resultó más débil que nosotros, más falta de ayuda.

La persona a quien quisimos consolar y nos sirvió de consuelo…

Todo duerme allí, en ese fondo. “

(Carmen Kurtz)

Una casa con goteras

Una casa con goteras

Una casa con goteras – (Santiago Lorén)

Santiago Lorén ha recibido el espaldarazo literario al concedérsele el Premio Editorial Planeta 1953. Médico de profesión en Catalayud, adquiere Lorén súbita celebridad como escritor con su segunda novela publicada: Una Casa con Goteras, que en reñida lid ha ganado el premio.

En una Casa con Goteras una novela optimista. En una época en que las circunstancias de la vida casi inclinan al pesimismo, en unos tiempos en que lo que se ha dado a llamar tremendismo estraga las más puras aficiones estéticas, bien venida sea una aportación que logre hacernos sonreir. La literatura recreativa debe ser sosiego para el espíritu, y en tal sentido puede considerarse esta novela un interesante hayazgo.

Sobre todo, la figura de Sebastián Viladegut, dinámica y honda bajo una apariencia frívola, resaltada plenamente dotada de humanidad. Junto a la levedad de sus maneras, la nota sentimental matiza satisfactoriamente el tono de la narración.

Escrita con soltura, agudeza y agilidad, y dotada de léxico abundante y adecuado, seguramente Una Casa con Goteras merecedora del público, juez inapelable, la misma favorable acogida con que la distinguieron los que estimaron esta novela como merecedora del Premio Planeta.

La Prueba del Laberinto

La prueba del laberinto

La Prueba del Laberinto – (Fernado Sánchez Dragó)

Ésta es una extraordinaria novela que según su propio autor podría titularse, si alguien no le hubiese ya robado el título “La más hermosa jamás contada”  -Detective español de cincuenta y tres años se ve obligado por los dioses, por la Confederación de Fuerzas del Más Allá y por las circunstancias, a partir en busca de Jesús de Galilea, predicador judío que desapareció misteriosamente en el trigésimo tercer año de nuestra era-  No podía encontrarse un tema mayor ni un personaje de interés más hondo y universal: “En su vida hay misterio, viajes, tensión, incertidumbre, emboscadas, buenos y malos, mujeres hermosas y mujeres piadosas, traidores, exotismo, ocultismo, tiranos,luchas políticas  y religiosas, entrechocar de espadas, conspiraciones, Reyes Magos, leprosos, prostitutas, adúlteras, amor, dolor, muerte y hasta una resurrección

¿Qué más se necesita?

Están todos los ingredientes de las películas de Indiana Jones. Con estos elementos apasionantes y el talento de uno de los mejores escritores españoles contemporáneos, Fernando Sánchez Dragó ha escrito esta novela ganadora del Premio Planeta 1992.

Azaña

Azaña

Azaña – (Carlos Rojas)

Azaña, novela galardonada con el Premio Planeta 1973, no es un libro más sobre nuestra guerra civil. Es, ante todo, un extraordinario retrato del que fue presidente de la República española, retrato que, enmarcado en un contexto histórico documentado con minucia y rigor, trasciende el estricto valor biográfico para erigirse en creación literaria de primera magnitud. El autor penetra con libertad e imaginación en la historia y, sin vulnerarla, desvela matices y claroscuros que la simple crónica omitiría; llega aí, por caminos de tensión poética, al nudo existencial de su personaje.

Don Manuel Azaña, ya exiliado en Francia y en los últimos meses de su vida, rememora episodios de su acción política desde el drama de Casas Viejas hasta la retirada por los Pirineos, evoca recuerdos de infancia y juventud, paisajes irremediablemente perdidos, reflexiones filosóficas, afanes literarios, amarguras del exilio; revive sus destempladas discusiones con figuras políticas como Abad de Santillán, Prieto, Companys, Bosch Gimpera, Rojo, Hidalgo de Cisneros, y sobre todo, Negrín; el tenso duelo dialéctico que libran Azaña y Negrín descubre el hondo conflicto intimo de aquel intelectual escéptico, espectador lucido y torturado a la vez que protagonista directo del desastre de la República.

Carlos rojas, escritor de singular y excepcional relieve dentro de la literatura española contemporánea, nos ha dado una novela ambiciosa, de un estilo impecable, que recrea con fidelidad asombrosa el peculiar modo de hablar y escribir de  Azaña. Una obra de indiscutible importancia que por su concepción y factura impresionará profundamente al lector.

El amante increíble

El amante increible

El amante increíble – (Leopoldo Azancot)

¿Se interponía alguien  –un fantasma–  entre aquel hombre y aquella mujer, o era sólo el cansancio de una larga vida compartida, el hastío, la indiferencia erótica lo que los iba separando?

Ricardo y Blanca, una pareja de media edad, regresan a España, tras muchos años de ausencia, y se instalan temporalmente en un pueblecito asturiano: allí, surge la crisis matrimonial, provocada por un hombre ya muerto, encontrándose abocados ambos a situaciones de pesadilla que culminarán en un final alucinante. El amante increíble constituye un análisis sin prejuicios de la problemática matrimonial  –considerada tanto desde el punto de vista del hombre como desde la perspectiva de la mujer–  un estudio del fenómeno de los celos, una indagación política acerca del cambio democrático y de las supervivencias del pasado aun en los enemigos de éste y, por encima de todo, una novela inquietante, realista y fantástica a la par, en la que el entramado psicológico permite vislumbrar a su través algunas de las zonas más misteriosas y oscuras de la condición humana.

El amante increíble fue galardonada en 1981 po Editorial Planeta con el premio a la mejor novela adaptable al cine.

En el Día de Hoy

En el dia de hoy

En el Día de Hoy – (Jesús Torbado)

Todas las penas pueden soportarse si las ponemos en una historia o contamos una historia sobre ellas”  (Isak Dinesen)

La obra arranca de una hipótesis novelesca muy sugestiva: en 1933 la República ha ganado la Guerra Civil, Azaña y Negrín se han retirado. Besteiro es presidente e Indalecio Prieto jefe del gobierno. El General Franco, con algunos de sus incondicionales como Dávila y Carrero, se refugia en la Cuba del dictador Batista, mientras sus partidarios andan dispersos por el mundo, unos luchando bajo bandera portuguesa en Angola, otros, como Queipo, a las órdenes de Hitler; Serrano Suñer en Bolonia traduciendo obras jurídicas, y las primeras figuras de la Falange en Roma.

Sobre la base de esta ficción histórica, cuidadosamente ambientada en la época en que transcurren los hechos. Jesús Torbado imagina,  mezclando personajes reales muy conocidos  –entre ellos el escritor norteamericano Ernest Hemingway–  con otros oscuros personajes de su invención, una posguerra española que a simple vista parece todo lo contrario de lo que fue este periodo en la realidad; pero el humor y la ironía que presiden el relato subrayan una serie de aspectos paradójicos, que ahondan en una visión histórica ajena a cualquier partidismo. Un estilo muy fluido y ameno, en que destacan frecuentes guiños maliciosos al lector que aluden a circunstancias de actualidad, contribuye a hacer de esta insólita novela una de las ficciones más vivas y originales a que ha dado pie el inagotable tema de la Guerra Civil española.