Archivo de la etiqueta: Premio Pulitzer

Crímenes contra el planeta

Crímenes contra el planeta – (Ross Gelbspan)

Hemos gestionado este planeta sin el menor respeto hacia la vida y nos hallamos en el umbral de una catástrofe de dimensiones bíblicas. El cambio climático ha dejado de ser una amenaza para convertirse en un hecho irreversible y, en gran medida, inevitable. “Ni aunque se detuvieran ahora mismo todas las emisiones de gases contaminantes, cesarían de subir las temperaturas durante cerca de un siglo o dejarían de irrumpir en nuestra vida cotidiana esos fenómenos extremos, que cada vez más a menudo nos conmocionan“, asegura la comunidad científica. No pasa ya, de hecho, un solo día sin que los periódicos identifiquen nuevos signos que delatan el deterioro del entorno…

El autor de esta brillante obra pasa revista a todos ellos con una claridad diáfana al tiempo que revela ciertos hechos, por macabros, sorprendentes: “Algunos gobiernos y emporios económicos vienen organizando desde los noventa una campaña de engaño y desinformación diseñada para convencer a los políticos, la prensa y el gran público, de que el problema del cambio climático está rodeado de incertidumbre científica

El libro ha sido definido por la crítica norteamericana como “esencial“. Y esencial es, en verdad, además de sorprendente, para cuantos quieran comprender los entresijos político-económicos que rodean al fenómeno. Lo que Gelbspan denuncia es un intento de “privatización de la verdad” en el nombre del beneficio económico. “Esta variante de corrupción no es muy diferente a otros casos de falta de honestidad política. La diferencia radica en que esta vez salpica al futuro de toda nuestra civilización“, afirma. Y atentar contra la vida, sostiene este prestigioso reportero galardonado con un Pulitzer, es tomar parte en los más graves crímenes contra el planeta.

Las uvas de la ira

Las uvas de la ira

Las uvas de la ira – (John Steinbeck)

Distinguida con el Premio Pulitzer en 1940, Las uvas de la ira describe el drama de la emigración de los componentes de la familia Joad, que, obligados por el polvo y la sequía, se ven obligados a abandonar sus tierras, junto con otros miles de personas de Oklahoma y Texas, rumbo a la “tierra prometida” de California. Allí, sin embargo, las expectativas de este ejército de desposeídos no se verán cumplidas. Entre las versiones cinematográficas que ha conocido esta novela destaca la memorable protagonizada por Henry Fonda y dirigida por John Ford.

Corren los años treinta y Estados Unidos atraviesa la crisis económica más grande de su historia. Esta novela épica y conmovedora narra la odisea de la familia Joad: su éxodo de Oklahoma a California en busca de mejores condiciones de vida, y su batalla contra la violencia y la injusticia.

El escritor estadounidense John Steinbeck (1902-1968) recibió en 1962 el Premio Nobel de Literatura. El alto contenido social, el lirismo y la fuerza simbólica son los rasgos distintivos de sus novelas, muchas de las cuales fueron llevadas al cine.

En Posesión del Secreto de la Alegría

En posesion del secreto de la alegria

En Posesión del Secreto de la Alegría – (Alice Walker)

Ganadora del Premio Pulitzer con El Color Púrpura, Alice Walker ha logrado alcanzar la cumbre de su carrera literaria con En Posesión del Secreto de la Alegría, una historia tan bella como dramática, tan magníficamente escrita como capaz de estremecer a sus lectores.

En su nueva novela Alice Walker cuenta la historia de Tashi Johnson, una muchacha imaginativa y rebelde cuya vida se verá truncada en plena juventud al decidir someterse al ritual de la circuncisión femenina, o clitoridectomía, una bárbara costumbre que todavía se practica en muchas zonas de África. Aunque Tashi se casa con el joven al que ama y logra emigrar con él a los Estados Unidos, su existencia ya se ha convertido en un infierno.

Más allá de la denuncia de una práctica inhumana, Alice Walker ha logrado, sobre todo, contar una historia que prende al lector por la magia de su estilo, por la fuerza de las voces diversas que van construyendo la narración como un mosaico, por la viveza con la que logra “una pasmosa hazaña: escribir una impresionante novela sobre la misoginia más brutal y conseguir que sea a un tiempo horrible y amenísima, iracunda y tierna, política y humana

Hay quien cree que los negros están en posesión del secreto de la alegría, y que eso les permite soportar cualquier tipo de desgracia física, moral o espiritual.

Maus

Maus

Maus – (Art Spiegelman)

“La verdad es que Maus es un libro que uno no puede dejar, ni siquiera para dormir. Cuando dos de los ratones hablan de amor, te conmueve, cuando sufren, lloras. Poco a poco, a través de este relato compuesto de sufrimiento, humor y los desafíos cotidianos de la vida, uno queda atrapado por el lenguaje de una antigua familia del Este de Europa y es encantado por su ritmo suave e hipnótico. Y cuando uno acaba Maus, se siente triste por haber abandonado ese mundo mágico “

Maus es la historia de un superviviente de Auschwitz, Vladek Spiegelman, narrada a su hijo Art, el autor del libro. Pero además, en Maus el autor también realiza un retrato de su padre en la actualidad (en el momento en que se entrevista con él para que le relate sus recuerdos de la guerra) así como de su difícil y tensa relación con él. En Maus, Spiegelman va más allá del Holocausto para instalarse en la psicología del superviviente en un intento de deshacer la maraña de su relación paterno-filial, de la sombra de una madre suicida y del fantasma de un hermano santificado al que nunca conoció. Hay que mencionar que en Maus los personajes se nos muestran con rasgos faciales de animales, característica que se usa con fines narrativos; así, por ejemplo, los judíos son presentados ratones, mientras que los nazis como gatos”

De los muchos elementos que ayudan a realzar el horror del holocausto nazi, uno de los más destacables es lo que tenía de sistemático, de burocrático, de científico. No sólo se mataba gente, lo que ya hubiese sido suficiente, sino que se hacía de forma precisa, tranquila, civilizada. No es extraña la imagen del nazi citando a su poeta favorito mientras enviaba a la muerte a cientos de personas, desmintiendo el mito de que la cultura y la educación hacen que las personas sean mejores. El holocausto fue ante todo un acto ejecutado con tal racionalidad que no podía sino volverse una locura. Casi da la impresión de que podría haberse evitado apelando a la misma razón que tan bien sirvió para ejecutarlo.

Y muy posiblemente sólo las víctimas y Kafka podrían explicar su horror.

Tener y no tener

Tener y no tener

Tener y no tener – (Ernest Hemingway)

Tener y no tener (1937) es una de las novelas de Hemingway que más ha contribuido a extender universalmente su fama de novelista al alcance del más vasto de los públicos. El interés está aquí conseguido mediante el vigoroso trazado de personajes, que, si no fuera por la forma airada en que asumen su “fatum“, nos recordaría a William Faulkner.

Un mundo en que los ricos son extrañamente insolidarios los unos de los otros, los intelectuales cultivan con premura su mala conciencia y los pobres se sienten unidos entre sí por razones sentimentales.

Ernest Hemingway nació en Oak Park (Illinois) en 1898. Corresponsal de guerra en España, cimentó su fama con “Farewell to Arms” (1929) y “For whom the bell tolls“, (1940). Al final de la Segunda Guerra Mundial se estableció en Cuba. Obtubo el Premio Pullitzer en 1953 con “The old man and the sea” y el Nobel en 1954.

Una nueva vida

Una nueva vida

Una nueva vida – (Bernard Malamud)

Usy Levin es un profesor, alcohólico y perdedor, que decide abandonar Nueva York en busca de una nueva vida en el mítico Oeste, donde espera poder rehacer su existencia. Pronto, sin embargo, se dará cuenta de que la sensación de renacimiento no es más que un espejismo. Los fracasos y los fantasmas de la ciudad vuelven a aparecer. Esta tercera novela de Malamud muestra lo mejor de su asombroso talento, esa extraña capacidad para describir la imposibilidad de trascendencia de sus personajes. Malamud es junto a Saul Bellow, Philip Roth y Cynthia Ozick el gran exponente de la literatura judía.

La Perla

La perla

La Perla – (John Steinbeck)

El estadounidense John Steinbeck, dueño de una prosa concisa, fluida y, a menudo, descarnada, presenta en La Perla una de sus más demoledoras críticas sociales, cuando la búsqueda y el hallazgo  de una perla cambia por completo el destino de una humilde familia. Este relato de desventuras, amor y muerte está inspirado en una leyenda mexicana que se sirve de la más cruel de las violencias y la poética más sublime para retratar la condición humana.

 John Steinbeck se inició en el mundo de las letras como periodista  de sucesos en Nueva York y, quizás por eso, su obra siempre quedó marcada por un alto contenido de denuncia social. En 1962, justo a sus sesenta años obtuvo el Nobel de Literatura “por sus escritos realistas e imaginativos” que “combinan el humor y una aguda percepción social

La conjura de los necios

La conjura de los necios

La conjura de los necios – (John Kennedy Toole)

El destino había dictado sentencia. Ignatius J. Reilly, un gigantesco glotón verborreíco, quisquilloso y arrogante, quien a sus treinta y pocos años aún vivía a expensas de su madre, debía enfrentarse, finalmente a la maldición del trabajo.

Para Ignatius, un espíritu distinto y delicado, fiel a sus propias convicciones, comenzaba una terrible y humillante  odisea. Pero para sus conciudadanos fue como si un castigo implacable en forma de gordo chiflado cayera sobre sus sufridas existencias, ya fuera trabajando de administrativo en una fábrica de pantalones, o como modesto vendedor de perritos calientes.

Oh, Fortuna, oh, deidad ciega y desatenta, atado estoy a tu rueda. No me aplastes bajo tus radios. Elévame e impúlsame hacia arriba, oh diosa

En pleno éxtasis cuasi religioso, encajado en su camisón de franela rojo y con su enorme vientre hundiéndose en el colchón, Ignatius J. Reilly no podía evitar el amenazante bloqueo de su válvula pilórica, ni la inquietud que rondaba en su rolliza cabeza. Es más, como el gran medievalista que se consideraba, estaba seguro que la trifulca que le había montado el patrullero Mancuso en el centro comercial, no era sino el primer trágico indicio del brusco cambio en su rota Fortunae.

Y lo peor era que presentía que lo sucedido no era más que el comienzo. El más vil de los castigos se cernía sobre su peculiar concepción de la delicadeza y el refinamiento: la maldición del trabajo. Y todo por la vulgar deuda de un accidente de coche, con su madre al volante y unas cervezas de más (y él,  en el asiento posterior, básicamente destrozándole los nervios). Cumplidos los treinta años, en los que Ignatius bien podía considerar quizás el clímax espiritual y creativo de su reposada vida, había llegado, tristemente, la hora de procurarse un sustento.

Con su gorra verde de cazador ajustada en la cabeza, una apretadísima camisa blanca y una ancha corbata de flores, el hipersensible, hipercrítico, hipocondriaco e hipopotamesco Ignatius tendría que salir a un mundo para el que no estaba preparado… Aun cuando, el mismo mundo, tampoco lo estaba para él… 

El viejo y el mar

El viejo y el mar

El viejo y el mar – (Ernest Hemingway)

El viejo y el mar narra, con epifánia sencillez, la lucha de un pescador con su presa: una batalla contra las adversidades que esconde un desafío moral y revela la ambigüedad de conceptos tales como la “derrota” o la “victoria“.

William Faulkner escribió que en esta novela de Hemingway había “descubierto a Dios“.

La historia que cuenta Hemingway en “El viejo y el mar” es, en definitiva, un reto tardío del anciano pescador consigo mismo. A sabiendas de que es su última oportunidad, le echa un pulso a la vida y de este combate, en el que sus únicas armas son el ímpetu, el esfuerzo y la valentía, sale fortalecido. Hay algo épico en el triunfo de un hombre contra el mundo, hay algo que se antoja grande y casi divino. Debe ser cuestión de carácter, de personalidad, porque como dice Hemingway: “El hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado“.

Heredarás la Tierra

Heredaras la tierra

Heredarás la Tierra – (Jane Smiley)

Todo parecía apacible en las fértiles tierras de Zebulon County, Iowa, cuando, en una noche del año 1979 -la misma en que todos celebraban el retorno del inquietante Jess Clark- Larry Cook decidió repartir entre sus tres hijas los mil acres que han pertenecido durante cuatro generaciones a la familia. Todo habría seguido la misma rutina de no ser porque, de repente, el viejo Larry Cook, en una especie de demencia senil, empieza a vagar en camioneta por el paisaje, a emborracharse y a mostrarse más violento que de costumbre. En su inquietud las hermanas ya no consiguen frenar la visión detestable de un padre temible e incestuoso. Los sentimientos de venganza, celos, odio y amor, largamente sofocados, afloran a la par que el veneno que asola aquel verano las tierras, y la tensión que exaspera a sus habitantes irá también atrapando al lector en la densa trama de una tragedia shakespeareana. Heredarás la tierra ha sido llevada a la pantalla por la directora J. Moorhouse y protagonizada por Jessica Lange, Michelle Pfeiffer y Jennifer Jason Leigh.

Y la tragedia se centra en el hecho de que el auto-conocimiento lanza a los adultos por una pronunciada pendiente hacia el desafecto y el desasosiego más violentos, pues una mirada retrospectiva sobre la propia educación y sobre las relaciones familiares es la vía más rápida de sustituir la gratitud por el rencor. Como El rey Lear, Heredarás la tierra es una obra pesimista pero sólo en apariencia; en ella se incluye el mensaje consolador de la inmensa capacidad del hombre para sobrevivir en la adversidad y en el valor de ésta para abrir sus ojos a los aspectos más oscuros de su naturaleza. Perdida la riqueza y maltrecho el corazón, surge una Ginny totalmente libre porque, al fin, sabe quién es.

        Mucho se podría decir de esta novela clásica y singular; es obligado destacar la gradación tan medida del flujo de intensidad dramática, la naturalidad y belleza de la descripción de paisajes y personas, y la permanente y fructífera duda en la que se mueve la protagonista, lo que nos llega a través de una traducción trabajada y sensible. Todo esto contribuye a la sensación de plenitud que alcanza el lector al terminar la última página.