Archivo de la etiqueta: Primera Guerra Mundial

El Futuro de la Democracia

El futuro de la democracia

El Futuro de la Democracia – (Norberto Bobbio)

En esta obra recojo algunos escritos de los últimos años sobre las llamadas “transformaciones” de la democracia. Empleo el término “transformación” en sentido axiológicamente neutral, sin incluir en el mismo un significado positivo o negativo. Prefiero hablar de transformación más bien que de crisis, porque “crisis” hace pensar en un colapso inminente. La democracia no goza, en el mundo, de óptima salud, aunque, por lo demás jamás gozó de ella en el pasado, si bien no se halla al borde de la tumba.

Dígase lo que se diga, ninguno de los regímenes democráticos nacidos en Europa después de la Segunda Guerra Mundial ha sido abatido por una dictadura, como, por el contrario, ocurrió después de la Primera. En sentido inverso, algunas de las dictaduras que sobrevivieron a la catástrofe de la guerra, se transformaron posteriormente en democracias. Mientras que el mundo soviético se halla agitado por estremecimientos democráticos, el mundo de las democracias occidentales no está seriamente amenazado por movimientos fascistas.

Para un régimen democrático, el hallarse en transformación es su estado natural: la democracia es dinámica, mientras que el despotismo es estático y siempre igual a sí mismo. Los escritores democráticos de finales del siglo XVIII contraponían la democracia moderna (representativa) a la democracia de los antiguos (directa). Pero no habrían titubeado en considerar el despotismo de su tiempo igual a aquel del que habían dado las primeras descripciones los escritores antiguos: piénsese, si no, en Montesquieu y en Hegel y en la categoría del despotismo oriental.

Con razón o sin ella, hay también quienes han usado el concepto de despotismo oriental para explicar el estado de la Unión Soviética. Cuando hoy se habla de democracias occidentales, se hace referencia a regímenes surgidos no más de doscientos años atrás, después de las revoluciones norteamericana y francesa. Pese a ello, un autor muy leído en todo el mundo, C. B. Macpherson, ha creído poder individualizar por lo menos cuatro fases de desarrollo de la democracia moderna desde sus orígenes, en el siglo XIX, hasta nuestros días…

Agosto 1914

Agosto 1914

Agosto 1914 – (Alexander Soljenitsin)

La novela, cabeza de una trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército zarista en la Prusia Oriental durante los diez primeros días de la Primera Guerra Mundial, un período que muchos historiadores consideran como el que inició el camino hacia la revolución, la guerra civil y el terror en la Rusia de primeros de siglo.

El rápido y deslavazado avance de las tropas rusas sobre Prusia se ve seguido de un vertiginoso y desorganizado despliegue en retirada de esas tropas invasoras, copadas por el hábil general François, y presionadas por los cuerpos del ejército de von Ludendorff y von Hindenburg.

Soljenitsin nos narra el desbarajuste imperante en el Estado Mayor ruso, donde generales ineptos, cuando no cobardes llevaron al sacrificio a gran número de soldados que, dóciles en la sumisión de siglos ante ideas que pronto cambiarían, hicieron patente su valor y su capacidad victimaria.

Aunque sólo sea como contraste excepcional, se dibujan también otras figuras militares como Samsónov, Martos, Kzimov, el incansable coronel Vorotíntsev, etcétera, responsables y competentes.

Se nos relata, asimismo, el fondo del gran sueño de una Rusia dormida, desde hacía un siglo, y que precisaba, para despertar, el choque brutal contra la férrea organización prusiana. Contra ese prolongado letargo ya pugnaban los arañazos de los socialrevolucionarios, de los anarquistas místicos de Tolstoi, de la “intelligensia” y de los estudiantes.

En medio de la transición, se mueven dramáticamente ante unos trágicos sucesos, todavía no comprendidos en su exacto valor histórico, unos personajes de gran aliento humano que discurren su angustiada peripecia.

Los Malditos y los Bellos

Los malditos y los bellos

Los Malditos y los Bellos – (Scott Fitzgerald)

Ningún novelista ha profundizado con mayor estatura en los “locos años 20” que Scott Fitzgerald. Porque esa época no se expresa sólo con la típica imagen de una “flapper” con falda corta, melena a lo “garçon” y un largo collar que oscila al ritmo de un charleston. Ni tampoco con la violenta imagen del jazz, de las fiestas y de la bebida. Ni con el desencanto de los que vuelven de la Primera Guerra Mundial. Ni con el encanto de Mary Pickford, o los escandalosos negocios de los allegados al Presidente Harding. Es una época muy compleja, llena de claroscuros, que necesitaba del genio de un Fitzgerald para ser entendida.

Los Malditos y los Bellos es uno de los más extraordinarios testimonios de los años 20, en el que el frenesí de la existencia romántica aparece encarnado en la protagonista. Gloria Gilbert es una de esas encantadoras y dañinas criaturas que “flirtean“, bailan, aman y no quieren envejecer jamás.

El señor de los Anillos I

El señor de los anillos 1

El señor de los Anillos I – La Comunidad del Anillo – (J. R. R. Tolkien)

Este libro es como un relámpago en un cielo claro. Decir que la novela heroica, espléndida, elocuente y desinhibida, ha retornado de pronto en una época de un antirromanticismo casi patológico, sería inadecuado. Para quienes vivimos en una extraña época, el retorno  –y el alivio que nos trae–  es sin duda lo más importante. Pero para la historia misma de la novela  –una historia que se remonta a la Odisea y a antes de la Odisea–  no es un retorno, sino un paso adelante o una revolución: la conquista de un territorio nuevo.

La obra de Tolkien, difundida en millones ejemplares, traducida a docenas de lenguas, inspiradora de Slogans pintados en las paredes de Nueva York y Buenos Aires… una coherente mitología de una autenticidad universal creada en pleno siglo veinte. 

John Ronald Reruel Tolkien nació el 3 de enero de 1892 en Bloemfontein, Sudáfrica. Después de servir en la Primera Guerra Mundial, inició una distinguida carrera académica como profesor de anglosajón y de lengua y literatura inglesa, que se vio coronado con su nombramiento en 1945 como “Merton Professor of English” en la Universidad de Oxford, puesto que ocupó hasta su jubilación en 1959. Durante el periodo de entre guerras estableció una profunda amistad literaria con Owen Barfield, C.S. Lewis y Charles Williams, con los que formó el grupo conocido como los Inklings.

Con un sólido prestigio en su especialidad, la fama mundial de Tolkien se debe a la creación de la Tierra Media, un complejo mundo habitado por diversas razas y culturas, en las que se desarrollan sus obras más conocidas. El Hobbit, El Señor de los Anillos, y el Silmarillion, que se han transformado en piezas fundamentales de la literatura universal.

J. R. R. Tolkien murió el 2 de septiembre de 1973.

En 1999 la Trilogía de El Señor de los Anillos fue elegida como “Libro del Milenio” por los participantes en una encuesta de la librería virtual Amazón.com.

La traducción y adaptación de los nombres de personas y de sitios fue llevada a cabo de acuerdo con las instrucción del autor (Guía completa de la Tierra Media), y la colaboración del profesor C. Talbot D’Alessandro, de la Universidad de Oxford.

14

14

14 – (Jean Echenoz)

Después del tríptico biográfico protagonizado por el músico Ravel, el atleta Zátopek y el científico Tesla, en su última novela, 14Jean Echenoz se enfrenta a un nuevo reto literario que supera con maestría. ¿Cómo escribir sobre la gran Guerra, la primera, la que todos creían que iba a durar apenas dos semanas y se alargó más de cuatro años, la primera guerra “tecnológica” del siglo XX, y la puerta también, a medio siglo de barbarie sin precedentes?

La hábil y certera pluma del escritor francés avanza junto a los soldados en sus largas jornadas de marcha por los países en guerra, y acompaña también a cuatro jóvenes de la Vendée, Anthime, y sus amigos Padioleau, Bossis y Arcenel, en medio de una masa indiscernible de carne y metal, de proyectiles y muertos, donde nadie ve nada, ni es nadie, solo uno más del pelotón. El escritor también nos descubre el vacío, la ausencia, el tenso silencio que dejan detrás los hombres cuando parten al frente, la huella de los exiliados, las plazas desiertas llenas de objetos sin dueño, después de la huida o la ocupación.

Pero también nos cuenta la vida que continúa, lejos de las trincheras, a través de personajes como Blanche y su familia, los propietarios de la fábrica Borne-Sèze. Y todo ello sin renunciar a esa sutil ironía que caracteriza la escritura de Echenoz, condimento imprescindible y seductor de un relato apasionante.

El apabullante talento de Jean Echenoz, posiblemente uno de los más elegantes escritores de esta época, ha vuelto a conquistar a la crítica

Noventa y ocho páginas basta para recorrer cuatro años de conflicto. El autor incluso se permite con frecuencia el lujo de un humor irresistible, especialmente en medio del horror. En cada frase, todo tiene sentido y resonancia, y así, cada una de las existencias exploradas, aun en el espacio de unas pocas líneas, le permiten al escritor añadir un nuevo matiz a su gran fresco histórico

La guerra destruye lo que el libro une” “Qué gilipollez la guerra“, decía PrevertEchenoz no lo escribe. Pero su talento de miniaturista lo muestra con saña.

Esta novela corta –con ecos de Jules y Jim, en la historia de Anthime, Charles y Blanche— es un nuevo concentrado del arete de Echenoz. Creemos captarlo todo en una primera lectura; pero el libro esconde sus secretos en los pliegues de cada frase. Y es, además, de una sencillez, un despojamiento alucinantes

Alistarse en la gran guerra, después de que tantos lo hicieran, era un gran riesgo para Jean Echenoz. Pues bien, la ha ganado, y ha regresado íntegro

Las Cárceles del Alma

Las carceles del alma

Las Cárceles del Alma – (Lajos Zilahy)

Dos cautivos (escrita en 1926 y publicada en España con el título de “Las cárceles del alma es una de las obras que más éxito internacional le dio a Lajos Zilahy. Nutrida con ciertos elementos autobiográficos, en esta novela Zilahy nos narra el idilio en 1913 en Budapest entre el oficial Péter y la joven Miett así como su boda, y cómo todo ello quedará truncado al poco por el estallido de la Primera Guerra Mundial. Péter será capturado en el frente ruso, y Miett conocerá a otro hombre…
Zilahy es uno de los novelistas que mejor han retratado la sociedad centroeuropea de la primera mitad de siglo XX. Con una narración realista y vigorosa, (pero también poética, a lo Tolstoi), asistimos a las vicisitudes de unos individuos que se sienten «cautivos» de la Historia convulsa que les tocó vivir, habitantes de una Europa que vivió la contienda mundial como un adiós al Imperio austrohúngaro, un mundo perdido que cambió ya para siempre, indiferente a sus deseos y esperanzas.

Un año en el otro mundo

Un año en el otro mundo

Un año en el otro Mundo – (Julio Camba)

En 1916 un joven Julio Camba viajó por primera vez a Nueva York para ocupar la plaza de corresponsal del diario ABC. Durante un año pemaneció en el «otro mundo», desde donde envió crónicas de una realidad sorprendente en las que los detalles de ambiente y costumbres se mezclaban con otras noticias más relevantes, como las elecciones que dieron la presidencia a Woodrow Wilson, el hombre que decidió la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. Fruto de esa experiencia neoyorquina surgió Un año en el otro mundo, el libro que consagró a Camba como escritor. «La literatura española cuenta con un grande, con un admirable humorista», sentenció Azorín, impresionado por la lectura de esta obra que comparó con el Viaje sentimental de Sterne. Ese humor ha logrado que casi cien años después la mirada con que Camba apresó el «espíritu americano» siga vigente: la afición a los récords, el consumo de goma de mascar, el gusto por las catástrofes, el valor que se da al dinero como patrón del éxito social, el sensacionalismo de la prensa, la profusión de detectives… Un siglo después tampoco ha cambiado demasiado el concepto que desde la ciudad de los rascacielos se tiene de España.

El nacimiento del Fascismo

El nacimientp del fascismo

El nacimiento del Fascismo – (Angelo Tasca)

El Fascismo no tiene patria.
Un fantasma empieza a recorrer Europa: movimientos neonazis y neofascistas han dejado de ser una reminiscencia nostálgica del pasado para surgir, con fuerza, no sólo en la calle, sino también en los parlamentos de nuestras sociedades democráticas.
Quizá están renaciendo bajo otras apariencias, pero su ideología racista, sexista, y xenófoga es la misma que martirizó Europa en la primera parte del siglo XX.
Si queremos extirpar de raíz esa amenaza, bueno será que no olvidemos las lecciones de la historia. En este sentido se recupera una obra escrita en 1938, que segun Ignazio Silonees la mejor, la más viva, la más veridica e instructiva de las obras publicadas hasta ahora“, sobre el nacimiento del fascismo. Todo está en este libro: desde las tensiones político-sociales en Italia despues de la primera guerra mundial hasta la formación del movimiento fascista encabezado por Benito Mussolini, las resistencias que se opusieron a la atmósfera de terror que culminó con la marcha sobre Roma y la conquista del poder por el fascismo.

Angelo Tasca (1892 – 1960) fue un dirigente político italiano que escribió este libro en memoria de su padre, “un obrero metalurgico” cuyos últimos años se vieron ensombrecidos por la victoria del fascismo en Italia.

La Guerra Árabe – Israelí

La guerra arabe israeli

La Guerra Árabe – Israelí – (Edgar O’Ballance)

No es posible exagerar la importancia, no sólo para el Próximo Oriente, sino para el mundo entero, de la Guerra sostenida entre las naciones árabes y el joven Estado de Israel en 1948. Sus consecuencias han sido tremendas y muchas de ellas son aún imprevisibles.

Sin embargo, la significación Política de tal Guerra  –y el hecho de que ha suscitado entre gran parte de la humanidad, reacciones profundamente emocionales–  ha tendido a oscurecer la propia historia de la misma. Hace tiempo que se sentía la necesidad de un documento positivo e imparcial, escrito desde un punto de vista Histórico sobre la Campaña en sí. Esta necesidad es precisamente la que ha venido a satisfacer “La Guerra Árabe – Israelí de Edgar O´Ballance“.

Para mayor claridad, el Mayor O’Ballance ha dividido las hostilidades en fases separadas; La lucha clandestina que precedió al fin del Mandato; La marcha contra el recién nacido Estado judío realizada por los Ejércitos de Egipto, Siria, Transjordania e Iraq; El primer alto el fuego y la consolidación subsiguiente; La “Ofensiva de los 10 días” de los israelís; Las operaciones finales de limpieza contra los Sirios en el Norte y contra los Egipcios en el Sur. El trasfondo político de la contienda está vigorosamente subrayado para hacer comprensibles las Operaciones Militares.

Este volumen es el resultado de un intenso y cuidadoso estudio de la Campaña como un todo, y en detalle. Para prepararlo, el Mayor O’Ballance ha consultado, no sólo todo el material publicado, sino muchos de los Dirigentes vivos de ambas partes. Su narración, sus conclusiones y sus juicios han resultado definitivos.

…Quizá sirva de ayuda decir, que los Árabes iniciaron su poderío Militar de manera repentina, cuando en el Siglo VII, cierto número de tribus arábicas se unieron en inflamado celo religioso, tras las predicaciones de Mahoma, e iniciaron la tarea de convertir o conquistar a los Infieles. A partir de entonces, la condición de soldado se convirtió no sólo en la profesión más notable ante Alá, sino también en sumamente provechosa, puesto que todo combatiente tenía asegurada su parte del Botín….

Nadie conoce que una Unidad compuesta enteramente de Judíos luchó en Waterlóo, perdiendo 35 oficiales y 2000 hombres. Napoleón la había formado en Batavia en el año 1809, y le sirvió siempre fielmente. Unos años más tarde, durante la Revolución Polaca de 1830-1831, otro Regimiento de judíos, con un total de 10.800 combatientes, luchó contra los Rusos, provocando la admiración de los Polacos, por ser sobresalientes guerreros. Durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, gran numero de judíos sirvieron en las Fuerzas Armadas de los diversos Ejércitos de los distintos países, que formaron parte de la Guerra excepto , naturalmente, de la Alemania nazi. Su bravura no pasó desapercibida, y para citar un solo ejemplo, diremos que solo en la Segunda Guerra Mundial, se concedieron 25.000 condecoraciones al valor, impuestas a judíos.

La Ascensión del Fascismo

La ascension del fascismo

La Ascensión del Fascismo – (Francis L. Carsten)

La Ascensión del Fascismo es un estudio claro y objetivo de las circunstancias que, tras la Primera Guerra Mundial, hicieron posible que una ideología que a la vez abogada por una continuación nacional del sistema -frente aterrador “fantasma internacionalista“- y por una reforma revolucionaria en ciertos sectores de la economíafinanzas, servicios, alta industria– encontrara el apoyo de las clases más amenazadas por la especulación de los grandes monopolios (la pequeña burguesía) y por el creciente impulso del proletariado (la burguesía en general), así como, por otra parte, la de masas de parados resultado de la situación creciente de desempleo y de grupos de estudiantes que exigían una acción directa contra la debilidad gubernamental.

Carsten estudia así mismo cómo la ideología originaria de estos movimientos, de inspiración radical y opuesta en principio igualmente al Capitalismo y al Comunismo, pasó, ya en el poder, a verse desvirtuada por su pacto con las fuerzas capitalistas, derivando hacia una simple posición reaccionaria de fuerza o hacia disidencias internas en el seno de los mismos partidos fascistas.

Centrado más en el elemento étnico o ideológico que en el económico –que, sin embargo es también tenido muy en cuenta– el estudio de Carsten proporciona un amplio y preciso panorama de la formación y el desarrollo de los movimientos fascista en los diferentes países europeos.