Archivo de la etiqueta: Rebelde

Los placeres del condenado

Los placeres del condenado

Los placeres del condenado – (Charles Bukowski) – Antología

Los placeres del condenado (The Pleasures of the Damned. Poems, 1951-1993) es la más completa antología poética de Bukowski, con nada menos que 274 poemas extraídos de veintiún títulos distintos, además de una veintena de textos inéditos; es también la más autorizada, por cuanto estuvo a cargo de su amigo y fiel editor John Martin, que seleccionó y publicó la práctica totalidad de su obra en verso. Se trata pues, de la colección esencial para obtener una visión de conjunto de la vertiente lírica del autor, que, menos conocida en Europa por el éxito de la provocadora narrativa, constituye no obstante el grueso de su legado y su principal seña de identidad literaria: de forma casi unánime, Bukowski se considera uno de los poetas estadounidenses más singulares e influyentes de la segunda mitad del siglo XX.

El carácter autobiográfico de la obra de Bukowski hace que toda semblanza personal pueda parecer superflua, como él mismo sugiere: “La mejor imagen que tendrían que hacerse de mí, la imagen auténtica, es simplemente leer lo que he escrito y no los inventos fuera de mis libros“. Mas la recomendación encierra una pequeña trampa, ya que, si el autor ofrece un testimonio realista de su experiencia, no por ello deja de elaborar un personaje, una épica del artista rebelde, del tipo duro y pendenciero, en la que cimentará su prestigio. El hombre y el personaje se confunden así como lo hacen vida y obra, fraguando un mito compacto que oculta entre líneas sus muchos matices…

Esclavo

Esclavo

 ESCLAVO – (Eric Corder)

El Sur de de los Estados Unidos, el mundo de la esclavitud y la Guerra de Secesión, ha dado origen a una mitología narrativa que ha tentado a los talentos más notables de la novelística americana, y hallado amplio reflejo a través de versiones cinematográficas basadas siempre en el contraste entre el refinamiento de la vida colonial, frente al drama escalofriante de la esclavitud. Desde Faulkner a Margaret Mitchell  –salvando todas las distancias que van del genio narrativo a la habilidad creadora de Bestsellers–  y pasando por novelistas como Erskine Caldwell, Kyle Onstott y Parkinson Keyes, este enfrentamiento ha posibilitado un impresionante despliegue narrativo, en el que juegan de manera fundamental el sadismo, la violencia, las pasiones desencadenadas, y también muchas veces, el más fácil sentimentalismo o la más descarada apología de la crueldad.

En las últimas décadas, los “Novelas del Sur“, aparecen cargadas de planteamientos polémicos y con un claro propósito reivindicador, exento del paternalismo lacrimoso de “La Cabaña del Tio Tom“. Eric Colder ha logrado plasmar en “ESCLAVO“, el cuadro más despiadado y lúcido de lo que fue la esclavitud en las áreas algodoneras de los Estados Unidos. La historia de Jud, el esclavo, el rebelde, el hombre que entrevé vagamente un mundo de dignidad humana, de libertad y justicia, constituye realmente un documento excepcional.

Entre la brutalidad más horrenda, en un mundo entregado implacablemente a los instintos, Jud irá forjando su consciencia de rebeldía. Tendrá que doblegarse a los caprichos sexuales de su ama, tendrá que soportar la prueba de la crueldad, y del altivo cinismo de sus dueños, perderá a su mujer y verá como su hijo, apenas nacido, es aplastado por los cascos del caballo brutalmente espoleado sobre la victima inocente. Pero esto será el final.

También Jud se entregará a la violencia, llegará al asesinato, intentará vislumbrar lo que es ser libre, pero esta idea es excesivamente compleja e inaprensible para un esclavo, hijo y nieto de esclavos. Y la idea de libertad irá en él unida inexorablemente, a la destrucción de cuanto el mundo blanco significa. Jud será, pues, un símbolo. Símbolo y victima. En él parecerá ensañarse el autor. Pero en el cuadro lacerante de sadismo, de crispación y de impotencia, su figura se agigantará con tintes de tragedia.

Partícula Rebelde

particula-rebelde

En el principio estaba Océano.

Un hermoso espíritu hipnotizado con forma de Nocturno; Un gran rio circular e interminable, que desembocaba en sí mismo con amor….

 

…La Naturaleza es imposible copiarla…

Muchos son los que lo han intentado, pero nadie la ha conseguido.

Yo lo que intento, es reflejarme a mí mismo en esa naturaleza de la que formo parte, con la sola y única intención, de herir mi imaginación y la del que la contempla…

Para vosotros…

con todo mi cariño y mi respeto.

y para aquellos dioses que se extinguieron…

…Los de Barro, Los de Piedra, y Los de Oro…

(J. L. Alka)