Archivo de la etiqueta: Resurrección

Resurrección

Resureccion

Resurrección – (León Tolstoi)

Entre las novelas estelares de Tolstoi, junto a Guerra y paz y Ana Karenina, figura Resurrección, publicada en 1899. Esta novela se centra aparentemente, en una historia de seducción pero el pretexto argumental no se explicaría sin la consecuencia de unas reacciones morales: el seductor sigue a la muchacha a Siberia, donde se la confinó después de haber sido, injustamente condenada… El arrepentimiento y la redención son dos valores éticos que confieren un giro inesperado a la novela y dan la medida enorme de la personalidad de Tolstoi.

Cuando el príncipe Nejliúdov acude al tribunal para ejercer su deber ciudadano como jurado, no se imagina que una de las acusadas es Katia Máslova, la antigua criada de sus tías, la joven a la que sedujo años atrás. Ahora, convencido de su inocencia, se siente culpable de la difícil situación en la que se encuentra Katia y de la posibilidad de que sea condenada a trabajos forzados en Siberia.

Con Resurrección, la última de sus tres grandes novelas, León Tolstoi aborda el complejo proceso de cambios a los que tuvo que enfrentarse la sociedad rusa en los convulsos años finales del siglo XIX. A partir de los esfuerzos del príncipe Nejliúdov por redimir a Katia del estigma que le provocó en su juventud, Tolstoi refleja su propia indignación ante las injusticias sociales de un país en decadencia y de una aristocracia anacrónica y autocomplaciente. Un relato íntimo de culpa, rabia y arrepentimiento dominado por la redención y la condena de la violencia.

Imagen de la India e Israel: Una Resurrección

Julian Marias imagen de la india e israel una resureccion

Imagen de la India e Israel: Una Resurrección – (Julián Marías)

Se reúnen en este volumen dos de los ensayos más felices de Julián Marías. El hecho de su reunión no implica, sin embargo, más semejanza entre ellos que la de esa calidad que los sitúa en primera línea dentro de la valiosa obra de nuestro autor.
La aguda visión de fino sociólogo del filósofo –“no se ve más que entendiendo”, vendrá a decirnos– al enfrentarse con dos realidades sociales, humanas, tan absolutamente tan dispares como la India e Israel, da lugar a dos ensayos totalmente diferentes; hasta la cadencia de la frase es en ellos distinta.

“Ese mundo enorme, vario, conmovedor, atroz y tierno que se llama India…”, hasta tal punto así que se ha calificado de “sub-continente”, donde la tierra labrada y habitada, vieja de milenios, aparece casi como intemporal, eternizada; esa forma de vida india que Marías define como aceptación de la realidad, hacen brotar de la pluma del escritor –en ritmo lento, profundo, empapado de vida, de colores, de sonidos, de olores– algunas de sus páginas de mayor belleza lírica.
El ensayo sobre Israel, de frase sobria, breve y casi cortante, vibra a compás de la tensión del país judío creado, cuya vida diaria se dispara, en ritmo casi vertiginoso, hacia la construcción de un futuro vehemente deseado. Pues la historia del pueblo judío, nos dice Marías, es “la historia del desconsuelo”.

Tras un fino análisis de lo que ha sido el judío definido esencialmente por rasgos histórico-sociológicos y no étnicos, como se venía haciendo, se esfuerza el analista en establecer la problemática de Israel. Este último ensayo será, pues, y según sus propias palabras, “sobre todo, un cuestionario”.