Archivo de la etiqueta: Revolución rusa

Agosto 1914

Agosto 1914

Agosto 1914 – (Alexander Soljenitsin)

La novela, cabeza de una trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército zarista en la Prusia Oriental durante los diez primeros días de la Primera Guerra Mundial, un período que muchos historiadores consideran como el que inició el camino hacia la revolución, la guerra civil y el terror en la Rusia de primeros de siglo.

El rápido y deslavazado avance de las tropas rusas sobre Prusia se ve seguido de un vertiginoso y desorganizado despliegue en retirada de esas tropas invasoras, copadas por el hábil general François, y presionadas por los cuerpos del ejército de von Ludendorff y von Hindenburg.

Soljenitsin nos narra el desbarajuste imperante en el Estado Mayor ruso, donde generales ineptos, cuando no cobardes llevaron al sacrificio a gran número de soldados que, dóciles en la sumisión de siglos ante ideas que pronto cambiarían, hicieron patente su valor y su capacidad victimaria.

Aunque sólo sea como contraste excepcional, se dibujan también otras figuras militares como Samsónov, Martos, Kzimov, el incansable coronel Vorotíntsev, etcétera, responsables y competentes.

Se nos relata, asimismo, el fondo del gran sueño de una Rusia dormida, desde hacía un siglo, y que precisaba, para despertar, el choque brutal contra la férrea organización prusiana. Contra ese prolongado letargo ya pugnaban los arañazos de los socialrevolucionarios, de los anarquistas místicos de Tolstoi, de la “intelligensia” y de los estudiantes.

En medio de la transición, se mueven dramáticamente ante unos trágicos sucesos, todavía no comprendidos en su exacto valor histórico, unos personajes de gran aliento humano que discurren su angustiada peripecia.

Los Endemoniados

Los endemoniados

Los endemoniados – (Fiódor Dostoyevski)

El horrible crimen perpetrado en Moscú a finales de 1869 siguiendo órdenes del nihilista Necháyev, seguidor de Bakunin, fue la fuente de inspiración que sirvió a Fiódor Dostoyevski (1821-1881) para construir la trama argumental y perfilar los caracteres de los principales personajes de “Los demonios”. Entre ellos destaca con fuerza Nikolai Stavrogin, figura atormentada que casi un siglo después habría de fascinar a Albert Camus y que introduce en la novela una dimensión teológica y metafísica que la lleva mucho más allá de la mera reconstrucción de la historia o de la diatriba política, propiciando el salto cualitativo que hace de esta obra sin duda una las más destacadas del gran autor ruso.

Estamos ante una obra impresionante. Fiodor Dostoievsky definitivamente es un genio y sus novelas representan un valioso legado para la humanidad. Esta novela es una completa maravilla. El libro no sólo cuenta una historia imaginaria, sino la historia del pueblo ruso, y de cómo este comenzará a revelarse constituyendo así una gran profecía de la que sería la revolución rusa. Es un libro muy rico, en cada personaje se puede apreciar distintas posturas del socialismo, es por ello que si se quiere disfrutar al 100% se debe leer con tiempo y sin prisas. Mas allá de la historia política que cuenta, veremos desde dentro la historia de la destrucción de un pueblo y de una familia. Los relatos del libro que compone la novela, y por la cantidad de sucesos que en él ocurren son muy interesantes; por otro lado, los personajes de Piotr Verjovenski, caracterizado por su enorme egoísmo, cinismo, manipulación y frialdad, así como también Nicolai Stavrogin, quizás el protagonista más misterioso y profundo que haya dado la literatura, torturado por sus propios demonios y enemigo de si mismo. Como nos tiene acostumbrado el autor, esta obra esta llena de pasajes apasionados y destacables por su crudeza, imágenes que difícilmente se podrán olvidar. Su final, como todos los del autor, impacta sobremanera.

En definitiva, nunca hay que dejar de repetir que Dostoievsky es uno de los mejores escritores que ha dado la historia, y cuando Nietzsche dijo y no se equivocó que “Dostoievsky, es el único psicólogo del cual se puede aprender algo”. Por último, hay una frase de esta gran obra, que me conmueve profundamente y la representa a la perfección “Proclamaremos la destrucción […] Se encrespará el mar, y se derrumbará todo el falso cotarro. Y entonces nosotros pensaremos en cómo levantar el edificio de piedra”.

Los endemoniados es una novela sobre un grupo de conspiradores revolucionarios que usan tácticas terroristas para conquistar sus metas. El protagonista, Stavrogin, es un personaje demoníaco y autodestructivo, con una ilimitada inclinación hacia la crueldad. Esta es una obra profética, profunda y amplísima, la más importante novela de ideas escrita por Dostoievski. Cuando fue publicada en el año 1871, nadie atinó a percatarse de su alcance. Crítica y público vieron entonces en ella una caricatura de la época, pero era en realidad una promesa atroz de otros tiempos que estaban todavía por venir. No se vislumbró que el dramático cuadro tendría pronto parecido con la historia y la sociedad rusas, porque la tragedia de la Revolución de octubre perfilaría a sangre y fuego sus últimos rasgos.

La Revolución Permanente

La revolución permanente

La Revolución Permanente – (Trotsky)

Para Trotsky, la Burguesía era incapaz de encabezar la revoluciónDemocrático-Burguesa“, el paso previo y necesario a la implantación del Socialismo. En realidad era el proletariado quién debía asumir desde el principio ese rol como sujeto histórico y situarse en la vanguardia de la Revolución. Además según Trotsky, para que el Socialismo triunfara, la revolución debía internacionalizarse y no quedar limitada a una sóla nación.

Trotskismos

Trotskismos

 Trotskismos – (Daniel Bensaíd)

Esta traducción del alemán sobre los pensamientos teóricos y prácticos de Trotski, de los cuales muchos ideólogos han copiado, pone de manifiesto el extremo desconocimiento de muchos sobre él y su filosofía.
La leyenda de la revolución rusa, el Soviet de Petrogrado, la toma del palacio de invierno, o la epopeya del Ejército Rojo.

Hipócritas todos aquellos que comentan sandeces sobre la trayectoria de su ideología. Pero no es un deshonor para quien ha sido un hijo de Suez, y de Budapest, solidario a la vez con las luchas de liberación nacional, y con los levantamientos de Polonia y Hungría, bajo el pretexto de no bailar al son de los imperialistas.

Este libro relata hechos más que significantes en relación al estado español, es decir a este lado de los pirineos.

Oponiéndose a Stalin desde los años 20, León Trotsky, teórico marxista y jefe del ejército rojo, intentó perpetuar el aliento de la revolución comunista internacional. Desterrado y posteriormente asesinado en 1940, ha legado una herencia que se disputan las distintas corrientes que reivindican su combate.

Así pues para reconstruir la historia de este movimiento proteiforme, es necesario hablar hoy de Trotskismos en plural. Dando cuenta de las controversias teóricas, de las grandes pruebas históricas y de la doble represión fascista y Staliniana; explicando la política singular del “entrismo” y poniendo de relieve el esfuerzo por orientarse en el laberinto de una historia más sinuosa de lo previsto, este libro intenta rastrear la aventura de los y las que han buscado con pasión, salvar el honor de comunismo revolucionario.