Archivo de la etiqueta: Rey

El último pretendiente

El ultimo pretendiente

El último pretendiente – (Javier Lavardin)

Esta es la crónica de un hombre y de la resurección momentánea de un partido político… se trataba de un hombre –o de un mito– que retrasó durante bastantes años la instauración de la monarquía franquista en Juan Carlos de Borbón… Tras el último intento fallido, sobre la esperanza carlista se cernia definitivamente la oscuridad de lo imposible. Pronto comenzaría a cumplirse la vieja profecía (Junio de 1909) del tribuno Juan Vázquez de Mella, cuando decía que si algún día les faltaran los símbolos “las muchedumbres carlistas podrían marcharse a su casa o engrosar en el socialismo

Esta fue, en definitiva, la historia del último pretendiente a la corona de España. Un asombroso caso de creación política y un ejemplo, nada desdeñable, de cómo la “dialectica de las posibilidades“, a pesar de la audacia e inventiva de los protagonistas, se disuelve en el vacío si no cuenta con el apoyo del viento favorable de la historia…

En 1952, hacía trace años que España había salido de una guerra civil. La lucha, que duró tre años, liquyidó la segunda República española. El bando vencedor, compuesto por principalmente de militares, gente de las clases alta y media, y campesinos, contó desde el momento de la sublevación con el apoyo de dos grupos políticos organizados: falangistas y carlistas. Los primeros propugnaban la creación de un Estado totalitario, semejante en bastantes aspectos formales más a la Italia de Mussolini que la la Alemania de Hitler. Los segundos eran, ya de por sí, u fenómeno político muy curioso. Monárquicos de su propia dinastia, llevaban más de cien años en la oposición. Habían sostenido tres guerras durante el siglo XIX contra las Monarquías y la República existentes en España. Aunque el saldo había sido negativo  -habían perdido las tres guerras-  no por ello cesaron en su empeño.Por eso, en 1936, habían sido capaces de colaborar con el bando vencedor, aportando a la lucha más de cien mil hombres. Valients, católicos  -su lema: Dios, Patria, Rey-,  no acostumbrados al poder, la guerra civil había sido su revancha histórica.

Ya en plena guerra, los elementos militares sublevados habían nombrado generalisimo y jefe de un gobierno a un joven general de 43 años, Francisco Franco. En aquellos momentos, tal nombramiento debió de tener aire de interinidad para los contemporáneos. Uno de los primeros actos de gobierno del general Fanco había sido un decreto de Unificación (17 de Abril de 1937), que aglutinaba en un solo partido a falangistas y tradicionalistas, o carlistas (Falange Española Tradicionalista – FET), o (Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista – JONS). Este decreto, mal recibido por unos y otros, fue especialmete denunciado por los carlistas, que, en política, a partir de ese momento, abandonaron todo contacto con el régimen de Franco.

Pero esta separación no alcanzó a las vicisitudes de la guerra, ya que los carlistas continuaron enviando a sus hombres  –los requetés–  al frente de batalla. Las consecuencia políticas no se hicieron esperar. El régimen de Franco estaba apoyado internacionalmente por Alemania e Italia. Terminada la guerra civil, el espíritu totalitario barnizó España de arriba a abajo. Cánticos de inspiración germana, saludo brazo en alto, camisas azules, desfiles de centurias… Los falangistas, en el poder. 

Los resortes del Estado eran grandes, por lo que los carlistas poco pudieron reaccionar. Bastantes fueron encarcelados o desterrados. Se les privó de la propiedad de los periódicos, que pasaron a manos del partido unificado, después “Movimiento Nacional“. El príncipe carlista Javier de Borbón Parma, que había colaborado en el Alzamieto ya antes del 18 de Julio, fue puesto en la frontera francesa por indicación del embajador de Hitler. Esto ocurría en la primavera de 1938.

Una Monarquía Protegida por la Censura

Una monarquia protegida por la censura

Una Monarquía Protegida por la Censura – (Iñaki Anasagasti)

Iñaki Anasagasti ha escrito un libro valiente y necesario, que, si bien incomodará a algunos, sin duda abrirá los ojos a muchos.

En las encuestas, La Monarquía aparece continuamente como la Institución más valorada. Sin embargo, a la hora de analizar este hecho, cabe preguntarse cuáles son los motivos que subyacen a él. ¿Se basa en acontecimientos objetivos o, por el contrario, estamos ante una imagen fabricada a partir de la repetición de una serie de lugares comunes y del sospechoso silencio que rodea todo lo relacionado con la Familia Real?

En las páginas de este libro, se pone de manifiesto cómo se puede construir una realidad a base de reiterar unas consignas que acaban adquiriendo categoría de verdad. Y, sin embargo, la defensa a ultranza de una Institución, más allá de toda crítica, puede acabar volviéndose en contra. ¿Qué sucede cuando alguien se atreve a decir que el emperador está desnudo?

Juan Carlos – Un Rey para Republicanos

Juan carlos u tey para los republicanos

Juan Carlos – Un Rey para Republicanos – (Philippe Nourry)

Esta biografía de don Juan Carlos, que es el primer estudio completo dedicado al actual Rey de España, está destinada a dar a conocer una aventura histórica y un triunfo político que constituyen uno de los acontecimientos más sobresalientes de la historia contemporánea.

Tres personajes dominan la escena política en la que está en juego a la vez el porvenir de la monarquía y el de la democracia: Franco, don Juan, y Juan Carlos. Este ultimo, a partir de 1975, va a ser el único protagonista. Es una obra clásica con un tema central, que es el poder, y un recurso dramático, que es la condición de rehén a la cual el héroe, dividido entre la voluntad de un dictador y su deber filial, se ve condenado durante mucho tiempo. La sorpresa será extraordinaria cuando en el tercer acto, con las manos libres, el “heredero de Franco” se convertirá en el artífice tenaz de las libertades restauradas…

Historia política, pero también historia de gran intensidad humana. Pocas veces un hombre habrá hecho por su país, más que este príncipe que era todavía una incógnita para muchos en 1975. Han pasado años desde aquella fecha crucial, dominada por la muerte de Franco y la extinción biológica de una de las más largas dictaduras que haya conocido una nación moderna. Años en el curso de los cuales, gracias a una transición pacifica llevada con mano maestra, España, tan poco monárquica después de medio siglo de república, de guerra civil y de poder autocrático, llega a una reconciliación definitiva que se fragua en torno a un hombre valiente que ha sabido convertirse –y más aún después de la terrible resaca franquista de Febrero de 1981– en el Rey de todos los españoles….

Carrillo Miente

Carrillo miente

Carrillo Miente – 156 documentos contra 103 falsedades – (Ricardo de la Cierva)

156 documentos contra 103 falsedades. La otra vida de Santiago Carrillo. No es un libro para la venganza sino una serena y documentada respuesta desde la Historia a las memorias provocativas y mendaces publicadas por Santiago Carrillo hace un año.

Capítulos del índice: El discípulo de Lenin. El submarino comunista. La sombre de Estalin. El responsable de Paracuellos. Carrillo reniega de su padre por amor a Estalin. El agente de la Comintern. “Un camino jalonado de cadáveres” (Jorge Semprúm). El secretario totalitario: la hoz y la cruz. El amigo del Rey. Las dos muertes de Santiago Carrillo.

Ricardo de la Cierva, catedrático de Historia y escritor, tuvo cierta actividad política entre 1977 y 1984 que la ha sido muy útil como experiencia para sus libros de Historia. Abandonó por completo la política hace ahora 10 años.

Indice General:

Mentir – Portico – Que es y por que se escribe este libro – El discípulo de Lenin (1915-1933) – Los grandes maestros y los grandes amigos de Carrillo – La revelación de los crímenes de Lenin – No se arrepiente de nada – Carrillo no puede ser ingeniero – Nace la vocación política de Carrillo – Una historia mendaz de la República – Esta es la sexta antibiografía de Carrillo – La irresistible atracción de Lenin – El Submarino Comunista (enero 1934-octubre 1936) – El retrato de Estalin sobre su mesa de trabajo – Actas pro Frente Único – Carrillo precursor de Tejero – Carrillo pasa quince meses en la Cárcel Modelo – Primer viaje de Carrillo a Moscú: la hoz y la cruz, la unificación de las juventudes – La heroica campaña militar del teniente coronel Carrillo – La Sombra de Estalin – El máximo criminal de la Historia Moderna – La carrera de un revolucionario profesional – Estalin en la Revolución de 1917 – Lenin pretende eliminar a Estalin – La eliminación política de Trotsky – la red del terror rojo: de la Checa a la KGB – La época de las grandes purgas: Estalin y la guerra civil española – Estalin en la segunda guerra mundial – El Imperio Rojo y la terrible muerte de Estalin – El Responsable de Paracuellos – Análisis de fuentes – el doble poder represivo: las checas – Las checas de Bellas Artes y Fomento – Rafael Alberti llega a Madrid – Los contextos de la depuración – Los asesinatos en masa en la Cárcel Modelo en Agosto – Se crean las Milicias de Vigilancia – El balance trágico hasta finales de octubre – Primeros días de noviembre: la obsesión criminal de Mikhail Koltsov – El asesinato de Ramiro de Maeztu – “Hay que fusilar en Marid a cien mil fascistas” – Carrillo, acorralado, niega y se contradice – El 6 de noviembre: Carrillo ingresa en el PCE y en la Junta de Defensa de Madrid – La noche del 6 al 7 de noviembre – Las grandes sacas del 7 de Noviembre – 8 de noviembre: la saca de Torrejón – Santiago Carrillo recaba toda la responsabilidad de las sacas – La segunda oleada del Terror rojo en Madrid – La llegada de Melchor Rodríguez – La estadisticas de la matanzas – La responsabilidad de Santiago Carrillo – Carrillo reniega de su Padre por amor a Estalin – La democracia de Estalin y de Carrillo – La segunda e inédita campaña militar de Carrillo – Primera actuación totalitaria de Carrillo después de Madrid – La estrategia política del PCE en la guerra civil – Mayo de 1937: la provocación comunista y la aniquilación del “Trotskismo español” – Santiago Carrillo defiende heroícamente Barcelona – Carrillo decide no volver a la zona centro-sur – Carrillo reniega públicamente de su padre – El Agente de la Comintern – Carrillo nunca dirá nada – Santiago Carrillo en Moscú – Santiago Carrillo hace la Américas – Santiago Carrillo ordena la retirada del Valle de Arán – Un Camino Jalonado de Cadáveres (Jorge Semprúm) – La Pasionaria y su equipo en París – La eliminación de Monzón y Trilla – Carrillo, inquisidor en el proceso del PCE en Moscú – Carrillo se inclina servilmente ante Estalin en la condena de Tito – La audiencia de Estalin a la Pasionaria y Carrillo – El caso Comorera y el protocolo M – El ataque de celos de la Pasionaria en Moscú – Carrillo resucita en el V Congreso del PCE – La KGB examina el informe Abad – El cambio generacional en España – Entre el mingitorio y la paella – El Secretario Totalitario: la Hoz y la Cruz – El espiritu del Partido Comunista de España – Carrillo amenaza con la guerra civil en 1961 – El caso Grimau: los “oscuros secretos de la sangre” – La crisis de la dirección del partido en 1964 – La hoz y la cruz, por fin – Un alarde democrático del expulso Jorge Semprúm – Los disparates de Carrillo sobre la Iglesia – El PCE condena superficial y tácticamente la invasión soviética de Checoslovaquia – Por sus amigos les conoceréis: Carrillo y los dictadores comunistas – Las oscuras admiraciones del PCE por la ETA – Silencio de las memorias sobre la sucesión – Carrillo ante las vacilaciones del régimen de Franco – Carrillo insulta al Príncipe y amenaza con la violencia – El Amigo del Rey – Carrillo ante el asesinato de Carrero Blanco – Primer circo de la transición: la Junta Democrática – Segundo circo de Carrillo en 1974: “Mañana, España” – Carrillo ante la muerte de Franco: el Príncipe envía un emisario secreto a Rumanía – El regreso de Santiago Carrillo – La reforma política de 1976 – Captura y liberación de Carrillo – Suárez y Carrillo se seducen mutuamente – La legalización del Partido Comunista – Carrillo se hunde en la primeras elecciones generales – El Rey, fascinado por Carrillo – Las Dos Muertes de Santiago Carrillo – La Sombra de Estalin sobre la transición española – Carrillo evoca la guerra civil en plenas Cortes – La sombra de Estalin llama de nuevo – El segundo desastre electoral – Tamames prepara una encerrona a Carrillo – Las profecías de Carrillo en torno al 23-F – La purga de los renovadores – Tercera y decisiva catástrofe electoral de Carrillo – Epitafio.

Qué es y por qué escribo este libro:

El 7 de Noviembre de 1936, a las tres y media de la tarde, un joven y ya prestigioso abogado que aún no había cumplido cuarenta años, Ricardo de la Cierva Codorníu, mi padre, bajaba con otros cientos de compañeros de unos autobuses municipales y se encaminaba, a culatazos, hacia una enorme fosa previamente cavada cerca de la rivera del río, al pie de la escarpada cuesta donde se alza el caserío de Paracuellos del Jarama, a unos quince kilómetros de Madrid y a la izquierda la carretera de Barcelona. Iban con las manos atadas a la espalda por un bramante que les hacía sangrar, no habían sido sometidos a juicio alguno y cuando se alinearon al borde de la fosa empezaron a ser acribillados por los fusiles y armas automáticas de los milicianos que, encuadrados por el gobierno de la República y entreverados por fuerzas de orden público, les exterminaron sin piedad. Varios testigos presenciaron ésta y las demás matanzas de aquel noviembre trágico y luego lo contaron con todo detalle. Mi padre había sido capturado en Barajas por la delación de un colaborador, cuando trataba de huir a Francia para encontrarse con su mujer y sus seis hijos pequeños; la menor aún no había nacido. Un testigo recuerda la desesperación por nuestro alojamiento y nuestro incierto destino. Tuvo que llegar a la fosa de Paracuellos con la muerte en el alma.

 

Asalto a la Democracia

Asalto a la democracia

Asalto a la Democracia – (J. M. Martín Aguado)

En el informe del Ministro de Defensa quedan claras también la firmeza y la serenidad con que actuó el Rey, y muy especialmente ante el General Miláns del Bosch, el cual ya en la mañana del martes había anunciado que se iba a producir, por la tarde en Madrid, un hecho grave.

El telegrama que Don Juan Carlos envía a Miláns del Bosch a las dos de la madrugada del día 24 puede ser calificado como el documento más importante de la Historia de la Transición:

Cualquier Golpe de Estado no podrá escudarse en el Rey; es contra el Rey. Hoy más que nunca estoy dispuesto a cumplir el juramento de la Bandera, muy conscientemente y pensando únicamente en España. Te ordeno que retires todas las unidades que hayas movido. Te ordeno que digas a Tejero que deponga su actitud. Juro que no abdicaré a la Corona, ni abandonaré España. Quien se subleva está dispuesto a provocar una Guerra Civil, y será responsable de ella. No dudo del amor a España de mis Generales. Por España primero y por la Corona después, te ordeno que cumplas cuanto te he dicho….

El fallido Golpe de Estado del 23 de Febrero ha puesto de manifiesto la debilidad de nuestra convivencia democrática. Desde ahora las cosas no podrán seguir siendo igual. Solo una gran dosis de ciudadanía y de sentido de la responsabilidad, que habremos de desarrollar todos los españoles, podrá ayudar a cicatrizar la herida abierta en la convivencia nacional. Porque el Golpe, como afirmaba un historiador moderno, lo hemos dado todos; unos porque empuñaron las armas, y otros porque se rindieron en la lucha por hacer posible la Democracia

Rey, dama, valet

Rey, dama, valet

Rey, dama, valet – (Vladimir Nabokov)

Para la crítica universal Rey, Dama, Valet, es la obra maestra de Nabokov, por encima incluso de “Lolita“, aquella sorprendente novela que fue un éxito escandaloso durante algunos años y que es hoy considerada unánimentemente como una de las novelas más reveladoras  –un verdadero clásico–  de nuestro siglo.

Al igual que “Lolita” juega Nabokov en esta novela con los recursos más sutiles del humor, con una ternura casi oculta, con una leve deformación caricaturesca de los personajes, como si se complaciera en mostrarnos su perfil grotesco siempre al lado de su honda humanidad. Rey, Dama, Valet, introduce un elemento nuevo en el mundo habitual de Nabokov, junto al humor cáustico, a la ironía siempre punzante, a la visión satírica, hay en esta novela elementos de tensión. Se trata fundamentalmente, de la preparación de un asesinato. El joven Franz, Martha, y su marido, el acaudalado y molesto comerciante Dreyer, forman un triángulo que no tiene, sin embargo, nada de vodevilesco. Los amantes quieren deshacerse del marido inoportuno, y las aventuras, ridículas unas veces, crueles otras, van tejiendo una trama deliciosa en la que lo de menos es el asesinato proyectado, y lo que importa realmente es el análisis psicológico, siempre con un leve desenfoque de humor, la gracia de las situaciones, lo grotesco de las perspectivas con que sucesivamente Nabocov nos va mostrando la galería de personajes.

Novela inteligentísima, desenfadada y con un fondo de moraleja en el que juega también el humor distanciador del gran novelista, Rey, Dama, Valet ha sido vertida al cine, en una película de éxito realmente espectacular, con Gina Lollobrigida como protagonista.

Felipe III de España

Obra escultórica del frances Juan de Bolonia, y del italiano Pietro Tacca 

Felipe III de España (Madrid 14 de Abril de 1578 – 31 de Marzo de 1621)

Felipe III fue Rey entre 1598 y 1621. Fue hijo de Felipe II y de Ana de Austria. La subida al trono del nuevo monarca es acogida con gran esperanza. Apenas sube al trono, despide a los principales colaboradores de su padre (Cristobal de Moura, el marques de Velada, el conde de Chinchon), disuelve el Consejo privado y encarga todos los asuntos de gobierno a Francisco de Sandoval, al que convierte en duque de Lerma. Comienza así en España el régimen del Valimiento, (puestos de confianza, característico del s. XVII)

Contrae matrimonio con su prima Margarita de Austria, que no influye directamente en la política, pero sí en la persona de Felipe III, hasta su muerte, en 1611. En política interior se hace imperiosa una marcha atrás en Flandes, pues la penuria económica no permitía proseguir con las operaciones. El duque de Lerma encarga a Espínola que insinúe a los holandeses una posibilidad de paz. Así se acuerda la tregua de los Doce Años (1699). Por primera vez, España reconoce la existencia de las Provincias Unidas de Holanda y también su incapacidad, al menos momentánea, para someterlas a su dominio.

Fernando III sigue una política de pacificación  dentro del país. Pero solo sirve de respiro, debido a la reanudación de la guerra. Ayudado por el duque de Lerma, se muestra firme en el mantenimiento de las posesiones extrapeninsulares y en su decisión de evitar nuevas injerencias en ellas.

Fernando III muere arrepentido por no haber cumplido cabalmente con sus deberes de rey. Suya es la frase: “Si Dios me diera más vida, de otra forma gobernaría“.

Realmente Felipe III no había gobernado, sino sus consejeros, los duques de Lerma y de Uceda.