Archivo de la etiqueta: Reyes

Como casarse con un Primer Ministro

Como casarse con un primer ministro

Como casarse con un Primer Ministro – (Luisa María Linares)

Yo soy una mujer importantísima y he decidido escribir mis memorias.

Soy tan importante que en los banquetes oficiales ocupo un puesto principal, cerca de los Reyes. Los periodistas describen mis vestidos y me consideran una de las doce mujeres más elegantes de Europa. Soy consultada sobre cualquier innovación femenina, ya se trate de modas, arte o literatura. Presido cinco o seis clubes intelectuales en los que a menudo doy conferencias. Tuteo a casi todas las duquesas, y los duques aprovechan cualquier oportunidad para ser invitados a cenar en mi casa…

Teniendo en cuenta que tan sólo hace dos años tenía los zapatos rotos y un horrible complejo de inferioridad, se comprende la obligación moral de escribir mis memorias, ejemplo de generaciones venideras….

La Huella Perenne

La huella perenne

La Huella Perenne – (Francisco Herrera Luque) – Investigación Científica

PsiquiatríaPsicología

Las enfermedades mentales en mil doscientos años de patografía y sucesión.

Una obra de Investigación científica y genética. Para aclarar las peleas de unos y otros al respecto, tras diez o doce generaciones. (unos y otros son los científicos). En esta obra se analiza Psiquiátricamente las ascendencias patológicas de algunos reyes y príncipes de nuestro siglo. Desde sus más inmediatos antepasados hasta los orígenes de la realeza a comienzos del siglo VII. Mucho hijoputísmo en una continuidad indefinida.

El autor de esta obra, Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Central de Venezuela, pretende demostrar, digamos, de una forma experimental, un axioma ¿un queee?. Una hipótesis, algo evidente, de la teoría genética cuando afirmamos la continuidad sin fin del plasma germinal…

Esta obra está concebida desde un escenario única y estrictamente científico.. No hay que buscar más pies al gato, más que los que tiene. Obra científica y Psiquiátrica. También clara como algunas aguas.

El estudio abarca más de doce siglos, buen panorama, si hablamos de cuarenta generaciones, donde van apareciendo en una trágica y alucinante sucesión más de cuatrocientos personajes (de esos que se envenenaban los unos a los otros para sentarse en un trono de pedruscos de piedras preciosas, de oro y de diamantes)

Felipe III de España

Obra escultórica del frances Juan de Bolonia, y del italiano Pietro Tacca 

Felipe III de España (Madrid 14 de Abril de 1578 – 31 de Marzo de 1621)

Felipe III fue Rey entre 1598 y 1621. Fue hijo de Felipe II y de Ana de Austria. La subida al trono del nuevo monarca es acogida con gran esperanza. Apenas sube al trono, despide a los principales colaboradores de su padre (Cristobal de Moura, el marques de Velada, el conde de Chinchon), disuelve el Consejo privado y encarga todos los asuntos de gobierno a Francisco de Sandoval, al que convierte en duque de Lerma. Comienza así en España el régimen del Valimiento, (puestos de confianza, característico del s. XVII)

Contrae matrimonio con su prima Margarita de Austria, que no influye directamente en la política, pero sí en la persona de Felipe III, hasta su muerte, en 1611. En política interior se hace imperiosa una marcha atrás en Flandes, pues la penuria económica no permitía proseguir con las operaciones. El duque de Lerma encarga a Espínola que insinúe a los holandeses una posibilidad de paz. Así se acuerda la tregua de los Doce Años (1699). Por primera vez, España reconoce la existencia de las Provincias Unidas de Holanda y también su incapacidad, al menos momentánea, para someterlas a su dominio.

Fernando III sigue una política de pacificación  dentro del país. Pero solo sirve de respiro, debido a la reanudación de la guerra. Ayudado por el duque de Lerma, se muestra firme en el mantenimiento de las posesiones extrapeninsulares y en su decisión de evitar nuevas injerencias en ellas.

Fernando III muere arrepentido por no haber cumplido cabalmente con sus deberes de rey. Suya es la frase: “Si Dios me diera más vida, de otra forma gobernaría“.

Realmente Felipe III no había gobernado, sino sus consejeros, los duques de Lerma y de Uceda.

Ramiro I de Asturias

Ramiro I de Asturias  “La vara de la justicia”  (790 – Febrero de 850) hijo de Bermudo I rey de Asturias,  y de de la reina Uzenda Nunilona.

Según la crónica Albeldense y el códice Vigilano, (crónica histórica escrita en latín, por Dulcidius, y continuada por el monje Vigila) Ramiro I participó en la mítica batalla de Clavijo, desarrollada en el campo de la matanza (La Rioja). En esta batalla legendaria se apareció físicamente el apóstol Santiago.

Ramiro I se enfrentó en el campo de batalla al Rey musulmán  Abderramán II. Las tropas cristianas fueron rodeadas por los ejércitos árabes reforzados por levas reclutadas procedentes de Marruecos. El rey cristiano se refugió en el castillo de Clavijo, y por la noche tuvo un sueño. En el sueño aparecía el apóstol Santiago montado en su corcel blanco con su estandarte de igual color, venciendo al enemigo. Al día siguiente las tropas cristianas alentadas por el sueño del rey Ramiro I, vencieron a sus oponentes.

Con este suceso el Apóstol Santiago se convirtió en el símbolo del combate contra el Islam.

 

Estandarte real de Ramiro I de Asturias.

Gundemaro

Gundemaro, (se cree que murió en Toledo en Marzo del año 612). Fue el sucesor de Viterico, al que había asesinado. Consolidó el catolicismo como la religión oficial del reino de la Septimania (sur de francia, pirineos, y norte de España) más conocida como la Gothia. Combatió a los vascones a los que sometió, evitando así los saqueos y los focos de tensión de la zona. También declaro la guerra a los Bizantinos y los Francos.