Archivo de la etiqueta: Salman Rushdie

Los restos del día

Los restos del dia

Los restos del día – (Kazuo Ishiguro)

Inglaterra, julio de 1956. Stevens, el narrador, durante treinta años ha sido mayordomo de Darlington Hall. Lord Darlington murió hace tres años, y la propiedad pertenece ahora a un norteamericano. El mayordomo, por primera vez en su vida, hará un viaje. Su nuevo patrón regresará por unas semanas a su país, y le ha ofrecido al mayordomo su coche  —que fuera de Lord Darlington—  para que disfrute de unas vacaciones.

Y Stevens, en el antiguo, lento y señorial auto de sus patrones, cruzará durante días Inglaterra rumbo a Weymouth, donde vive la señora Benn, antigua ama de llaves de Darlington Hall. Y jornada a jornada, Ishiguro desplegará ante el lector una novela perfecta de luces y claroscuros, de máscaras que apenas se deslizan para desvelar una realidad mucho más amarga que los amables paisajes que el mayordomo deja atrás. Porque Stevens averigua que Lord Darlington fue un miembro de la clase dirigente inglesa que se dejó seducir por el fascismo y conspiró activamente para conseguir una alianza entre Inglaterra y Alemania. Y descubre, y también el lector, que hay algo peor incluso que haber servido a un hombre indigno…

Un brillante subversión de los modelos narrativos de los que, en un principio, parece derivar… Una historia hermosa y cruel al mismo tiempo

(Salman Rushdie)

Mi corazón de traidor

Mi corazon de traidor

Mi corazón de traidor – (Rian Malan)

Rian Malan es la joven oveja negra de una de las familias más blancas entre los blancos sudafricanos. Uno de sus antepasados, Daniel F. Malan, que accedió al poder en 1948, fue el arquitecto del Apartheid; en el presente, el General Magnus Malan es ministro de Defensa. Y retrocediendo en el tiempo al siglo XVIII, la vida de otro Malan, Dawid, es una metáfora de la Sudáfrica de nuestros días: tras enamorarse de una mujer negra, lo abandonó todo para irse a vivir con ella al territorio de los Xhosa; regresó muchos años más tarde, solo y dispuesto a “morir antes que a otorgar a los negros la igualdad ante la ley“. Rian Malan, amigo de negros, activista anti-apartheid, se consideraba así mismo un “blanco justo“, al margen de los pecados de sus ante-pasados, hasta que comenzó a trabajar como reportero de sucesos para un periodico de Johannesburgo, y descubrió que en otro país su tarea hubiera sido informar sobre delitos comunes, pero en Sudáfrica cubria el frente de una Guerra Civil no declarada. Y tras enfrentarse día tras día con atrocidades que nunca había imaginado, dejó su trabajo y abandonó el país para pasar ocho años de difícil y errabundo exilio. Y cuando ya no soportaba vivir lejos de Sudáfrica y surgió la idea del regreso, decidió escribir este libro.

Inicialmente, debía ser la grande y odiada familia Malan, contada por un renegado. Pero poco a poco, la verdad que infunde a cada página una desgarradora lucidez se le hizo aparente; él también era un Malan, y sólo podría escribir sobre el horror de Sudáfrica aceptando el horror escondido en su propio corazón, en su corazón de traidor.

Un libro de una fuerza inmensa“. Y quizá su crudeza, la sensación de que es un “cri de coeur” demasiado doloroso para ser controlado por completo, es lo que infunde a la escritura de Malan su notable vigor (S. Rushdie)

Este es un libro magnifico“, un estallido de verdades en una época en la que se nos ofrecen tantas informaciones a medias y simplificaciones optimistas (J. D. F. Jones, London Review of Books).

Un testimonio fundamental“, que no pueden ignorar los lectores interesados en Sudáfrica después del gran paso dado por el gobierno de De Klerk
Un gran documento de un complejo país visto desde el interior, y que nos permite entender la dolorosa apelación de aquellos que saben que jamás podrán ser perdonados (Nicole Zand, Le Monde).

Inusual, intenso, crudo y revelador“, esas fueron las palabras que se me ocurrieron cuando terminé el notable libro de Rian Malan. Indispensable para quienes quieran comprender una realidad política y cultural tan compleja (Donald Woods, The Sunday Times).

La implacable disección” que de su propia conciencia atormentada hace Malan, nos revela una Sudáfrica de la que creíamos que ya lo sabíamos todo, y en verdad sabemos muy poco o nada. (John Le Carré)

La Sentencia del Ayatola

La sentencia del Ayatolá

La Sentencia del Ayatola – (Carlo Coccioli)

Informo al noble pueblo musulmán del mundo, que el autor del libro “Los versos Satánicos“, el cual está contra el Islam, el profeta y el Corán, y todos los implicados en su publicación, que estaban conscientes de su contenido son sentenciados a muerte“.

Pido a todos los los musulmanes que los ejecuten dondequiera que los encuentren.

Esta fue la sentencia dictada por el ayatola Jomeini, el martes 14 de febrero de 1989 contra el escritor Salman Rushdie. ¿Cuál es la blasfemia cometida en la novela?. ¿Merece realmente una sentencia de tal magnitud?. ¿Que espiritu impulsa al mundo del Islam a sentir tanto odio por un blasfemo?

El mensaje que radio Teherán leyó esa mañana de Febrero, y que habia sido dictado por el ayatola Jomeini en la sagrada ciudad de Qum, era una “Fatwá“, la decisión, sentencia, decreto, respuesta a una consulta teólogica. ¿Tenia el imán iraní –la más alta autoridad del islamismo Chiita– el derecho de emitir una “fatwá” de tan largo alcance?. Los sabios del islamismo sunnita, empezando por los de la universidad egipcia de Al-Azhar, la más venerable y famosa, se hicieron la pregunta. Pero el pueblo de Occidente cayó en un profundo asombro al que siguió, casi unánime una indignación colérica.

Carlo Coccioli, especialista en Islamismo, defiende y nos introduce mediante este libro, en la gran belleza que contiene el Corán.