Archivo de la etiqueta: Sensibilidad

Iguales, pero diferentes

Iguales pero diferentes

Iguales pero diferentesUn modelo de integración en el tiempo libre

El ocio y el tiempo libre ocupan una parte importante de nuestra vida. Nuestro comportamiento en este campo suele ser reflejo de la educación recibida, y desahogo de las presiones a que nos vemos sometidos en lo cotidiano.

En el tiempo libre, además, podemos trabajar por el respeto a lo diferente, por una sociedad más plural, más variada.

Los autores y autoras de estas páginas se proponen conseguir que lo diferente sea motivo de enriquecimiento, y tratan de suscitar respeto y valoración hacia algunas características de las personas con discapacidad; otros ritmos de aprendizaje, otras sensibilidades, otras formas de comunicación

Hay muchas maneras de colaborar en la construcción de una sociedad más justa. Disfrutar nuestro ocio junto a personas con discapacidad es una posibilidad al alcance de todos/as.

A través de mi hijo Pepe (Mongólico encantador o Síndrome de Down) he aprendido muchas cosas de los llamados personas discapacitadas. He aprendido la enorme capacidad de trabajo que tienen, a pesar de lo difícil que resulta todo para ellos, la lástima que inspiran, las miradas de la gente, lo inteligentes que son y, sobre todo y por encima de cualquier otra consideración, que tienen derecho a todo. Tienen derecho incluso a no estar asociados para sobrevivir, a no necesitar clubs, residencias o similares para llevar una vida digna, tienen derecho a no estar encerrados en casa o en guetos. En definitiva, tienen derecho a que no se les mire cuando pasan.

Todos venimos al mundo con un propósito. Para quienes tienen voluntad, siempre hay una labor y herramientas con las cuales realizarlo

(James Russell Lowell)

Nunca tendrás una vida plena, si nunca nadie soñó nada para ti

El desarrollo de toda persona supone su evolución y a través de distintas etapas y su inserción en diversos ámbitos de la vida social. De niños/as somos curiosos/as, investigamos y disfrutamos con todas las posibilidades que nos ofrece el entorno. La familia es el primer núcleo de convivencia y es donde iniciamos nuestro proceso de desarrollo personal. En el colegio nos encontramos con situaciones que nos exigen el desarrollo de capacidades intelectuales, comunicativas y de relación. La adolescencia es la etapa donde reafirmamos nuestra personalidad y desarrollamos nuestra autonomía. En la juventud, valoramos las posibilidades que nos ofrece el entorno y elegimos el tipo de vida que queremos, ya sea familiar o individual… En la madurez, desarrollamos completamente vel tipo de vida elegido anteriormente.

Pero…:

¿Qué ocurre cuando tenemos alguna discapacidad o algún problema que nos impide desarrollarnos plenamente?

¿Quién es una persona con discapacidad? – ¿Qué es eso de ser normales o no? – ¿Cuáles son los límites de la normalidad? – ¿Qué siente o piensa una persona ante una discapacidad? – ¿Cómo reacciona la familia? – ¿Y la sociedad? – ¿Cómo nos relacionamos con las personas con discapacidad? – ¿Qué es la normalización y la integración? – ¿Es posible? – ¿Es esta una sociedad integradora? – ¿En qué se ponen las barreras a las personas con discapacidad? – ¿Qué deberes y derechos tienen los padres? – ¿Cómo se está haciendo la integración en la escuela? – ¿Y en el trabajo? – ¿Y en el Ocio y el Tiempo Libre? – ¿Qué es educar en la normalización? – ¿Cómo? – ¿Qué papel tienen el/la monitor/a y el/la coordinador/a de tiempo libre?

O, mejor dicho:

¿Qué papel tienes tú?

¿Cómo te posicionas ante el tema?