Archivo de la etiqueta: Sindicatos

Derecho Sindical

Derecho sindical

Derecho Sindical – (Tomás Sala Franco – Ignacio Albiol Montesinos)

El Derecho Sindical: Contenido y caracteres

1º: Las dos grandes partes del Derecho del Trabajo.- El Derecho del Trabajo comprende dos grandes centros de imputación normativa: las relaciones laborales individuales existentes entre los empresarios y trabajadores individualmente considerados y las relaciones laborales colectivas existentes entre los empresarios, organizados profesionalmente o no,  y las organizaciones profesionales de trabajadores, de entre las que destacan los sindicatos, si bien existen otras formas de organización profesional de los trabajadores, distintas a los sindicatos (delegados de personal, comités de empresa, coaliciones, asambleas, etc…)

El Derecho individual del Trabajo estudia la normativa reguladora de las relaciones laborales individuales. Y el Derecho Colectivo del Trabajo  —también llamado Derecho Sindical—  estudia la normativa reguladora de las relaciones laborales colectivas.

2º: El contenido del Derecho Sindical.- El estudio de las relaciones colectivas comprende, así, dos tipos de problemas. De una parte, los problemas de organización obrera y patronal. En este sentido, la libertad sindical y sus manifestaciones, la representación de los trabajadores en la empresa, el derecho de reunión o de asamblea de estos últimos y el asociacionismo empresarial. De otra parte, los problemas de acción colectiva obrera y patronal. En este sentido, la participación institucional en la empresa y fuera de ella, la negociación colectiva, la huelga, el cierre patronal y los procedimientos judiciales y extrajudiciales de solución de los conflictos laborales, tales como, la conciliación, la mediación y el arbitraje, etc…

La Formación Jurídico-Laboral a través de los casos prácticos

La Formación Jurídico-Laboral a través de los casos prácticos

La Formación Jurídico-Laboral a través de los casos prácticos

Instituto de Estudios Sindicales, Sociales y Cooperativos

Escuela de Dirigentes Sindicales

Adolfo Muñoz Alonso

Adolfo muñoz Alonso

Extraordinario en homenaje a: Adolfo Muñoz Alonso – Instituto de Estudios Sindicales Mayo 1975 

El Dictador aún no había muerto, y los Sindicatos tal como hoy los conocemos ni estaban creados algunos, y los que estaban creados no estaban legalizados.

El Sindicalismo y su filosofía vista y entendido desde el prisma de la Falange.

Interesante…, veamos por ejemplo como concebía la Falange el Capitalismo.

Capitalismo:

El Capitalismo engendra el descontento social, sobre todo en países como el nuestro. Dejemos a un lado si en otros países la estructura capitalista puede resolver problemas humanos, sociales y económicos. Nosotros personalmente pensamos que el Capitalismo es nocivo, a la larga o a la corta, en todos los países. Pero como no es asunto de nuestra incumbencia en este libro, lo pasamos momentáneamente por alto. Pero en España el Capitalismo es sencillamente nefasto y provocativo. Es fuente de descontento social justificado y motivo de posibles alteraciones graves. Ahora bien, se advierte en algunos escritos y se percibe en ciertas voces una administración del descontento que, lejos de servir para aliviar o disminuir el mal que le produce, lo que consigue es traspasar el Capitalismo a manos más duras e inflexibles. Sin rodeos, algunos administran el descontento favoreciendo el Capitalismo de Estado. Que esto es en definitiva, y con todas sus consecuencias, el Comunismo. “El Capitalismo es una forma reprobable de Organización Económica y Social: El Comunismo es el Capitalismo Económico, Social, Político y Religioso como sistema Totalitario“.

Veamos ahora como ve La Falange las empresas:.. ojo al dato…

Empresa:

En la Empresa Nacional-sindicalista el sujeto, el fin que determina y condiciona su creación son los bienes económicos de la sociedad. NO los de la Empresa en cuanto a ella, sino los de la sociedad humana, de la que la empresa es un sector. Lo que sucede es que para que esta tesis no sea un bello sueño utópico, la empresa ha de restringir su acción creadora o transformadora de bienes a los que sus medios, útiles, instrumentos, capital y personas que la integran puedan proporcionar.

En la empresa Nacional-sindicalista el sujeto de propiedad no puede ser el aparato económico del Capitalismo, sino el sindicato, siempre –claro está– que el sindicato se estructure de forma que pueda ostentar títulos análogos a los que poseen la propiedad individual, la propiedad familiar o la propiedad comunal, es decir, las unidades naturales de convivencia. En la empresa Nacional-sindicalista la creación de bienes económicos desemboca en el desarrollo del hombre y la construcción de la sociedad y no, en la creación de nuevas sociedades de consumo producidas por la exacerbada acumulación de bienes, en la que sea la empresa la reguladora por razones de explotación, expansión y salida. En la empresa Nacional-sindicalista el Capitalista no ejerce, de suyo, y por serlo, ni la titularidad del poder, ni su ejercicio, y mucho menos reside en él el órgano personal de decisión y de gestión. No se trata de que estos títulos pasen al trabajador, únicamente se advierte que el Capital no da derecho ni otorga exclusividad de poder o de decisiones. La empresa Nacional-sindicalista es una forma expresiva, nacional y humana que supera al socialismo, no es su enemiga, no es su contradictoria. A lo que si se opone es a la estructura de la empresa comunista y a la empresa capitalista… En la empresa Nacional-sindicalista, los beneficios no recaen en la empresa capitalista, los beneficios recaen en el trabajador humano. No es que se desplace el Capital, lo que se desplaza es al capitalista, y por eso se llama vertical..