Archivo de la etiqueta: Stéphane Hessel

¡Indignaos!

Indignaos

¡Indignaos! – (Stéphane Hessel)

Cuando alguien como Stéphane Hessel llama a la “insurrección pacífica“, a desperezarse, a rebelarse, hay que escucharlo. Porque Hessel, a sus 93 años, sabe de lo que habla: miembro de la Resistencia francesa, superviviente de Buchenwald, militante a favor de la independencia argelina y defensor de la causa Palestina, este eterno luchador es, además, el único redactor aún vivo de La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.

Por eso, cuando reclama “un motivo de indignación” para todos hay que hacerle caso. Porque “las razones para indignarse pueden parecer hoy menos nítidas o el mundo demasiado complejo“, pero siguen ahí, en la dictadura de los mercados, en el trato a los inmigrantes, a las minorías étnicas. “Buscad y encontrareis“, nos dice, “coged el relevo, ¡indignaos!, porque la peor actitud es la indiferencia. Si os comportais así, perdéis uno de los componentes esenciales que forman al hombre: “la facultad de indignación y el compromiso que la sigue“. Un mensaje que ya ha contagiado a más de un millón y medio de lectores en Francia.

¡Indignaos!” Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracan destructor del consumismo voraz y la distracción mediática mientras nos aplican los recortes.
¡Indignaos! Sin violencia. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Actuad. Para empezar, ¡Indignaos! (José Luis Sanpedro)

¡Comprometeos!

Comprometeos

¡Comprometeos! – (Stéphane Hessel) – Ya no basta con indignarse.

Stéphane Hessel, cuyo alegato contra la indiferencia ha contribuido a desperezar las conciencias de miles y miles de indignados, proclama ahora la necesidad de comprometerse, desde la exigencia ética individual y con rechazo explícito a toda violencia.

A través de una vibrante conversación con Gilles Vanderpooten, desde los casi 70 años que los separan, Hessel propone medios a los jóvenes para la acción contra las injusticias, los abusos de poder del dinero y el atropello de los derechos humanos, y apela, por encima de todo, a evitar la tentación del derrotismo.

Resistir” -afirma Hessel– no supone simplemente reflexionar o describir. “Es necesario emprender una acción“. No cabe otra alternativa que comprometerse y actuar, siguiendo el ejemplo vivo, apasionante y tenaz de Stéphane Hessel, una de las figuras que mejor ha conectado con las inquietudes de esta segunda década del siglo XXI.

Os corresponde a vosotros amigos de Españapaís en el que la diversidad de las culturas es mundialmente reconocida-, ciudadanos del mundo, a cada uno de vosotros individualmente, y a todos colectivamente, encontrar las pistas a través de las cuales la “Internacional ciudadana” podrá donar de vida este siglo. No para lograr el mejor de los mundos, sino un mundo viable

REACCIONA

Reacciona

REACCIONA – Prologo de Stéphane Hessel

José Luis SanpedroFederico Mayor ZaragozaBaltasar GarzónJuan Torres LópezÁngeles Martínez i CastellsRosa María ArtalIgnacio EscolarCarlos MártinezJavier López FacalJavier Pérez de AlbénizLourdes Lucía

Frente a los peligros que afrontan nuestras sociedades independientes, es tiempo de acción, de participación, de no resignarse. Es tiempo de movilizarse, de dejar de ser espectadores impasibles. Corresponde a la comunidad intelectual, artística, científica y académica, pero más a los ciudadanos , asumir este nuevo compromiso…

(Stéphane Hessel)

Reacciona trata de clarificar y encauzar la pesadumbre de un sector creciente de la Sociedad española con la crisis económica, política y social que estamos viviendo, con la crisis del sistema. Y varios factores están en juego: nuestra estabilidad, el equilibrio global, una generación de jóvenes sin futuro, y el futuro mismo.

Una mezcla singular de especialistas, un comité de sabios, entre los que destacan José Luis Sanpedro, Federico Mayor Zaragoza, o Baltasar Garzón, que nos brindan diez respuestas con una idea común: la necesidad de tomar postura y actuar, de concienciarnos y despertar pues todavía hay esperanza. hay soluciones.

Una ciudadanía informada y responsable puede impedir los atropellos. Todos con un mismo rumbo, con un objetivo claro, defender la dignidad, la democracia y el bien común.

Ha llegado el momento. El primer paso es reaccionar.