Archivo de la etiqueta: Viajes

Tras las huellas de los Dioses del Sol

Tras las huellas de los dioses del sol

Tras las huellas de los Dioses del Sol – (Marcel Homet)

Este libro es el resultado de una fantástica aventura que ha exigido quince años de investigación a través de las regiones más inhóspitas y peligrosas del Perú, Brasil y Bolivia, aparte de varias incursiones por el África central y oriental.

Su autor, Marcel Homet, viajero infatigable, etnólogo, arqueólogo, profesor de paleontología humana y escritor conocidísimo por sus atrevidas teorías, no se limita aquí a contarnos la apasionante peripecia de su estancia entre los feroces caiapós de Río Xingu (donde fue asesinado el coronel Fawcett), ni siquiera entre las tribus antropófagas de Mato Grosso o con la secta caníbal de los “Hombres Pantera“: tampoco  —con ser apasionante—  constriñe su relato a la lucha contra el hambre, los ataques de los indios, el peligro de las serpientes, las cataratas o las crueles mordeduras de los “piums“, que han dejado más de cuatro mil muertos sobre el terreno de entre las siete expediciones que le precedieron.

Marcel Homet va mucho más lejos: comparando sus datos con los obtenidos por otros científicos, llega a la conclusión de que hace doce mil años existió un continente entre las Azores y el mar del Norte. Y aporta pruebas de que dicho continente, posiblemente la Atlántida, fue el centro de una civilización y de una religión  —el culto al dios solar—  de la cual se encuentran huellas en casi todos los rincones del mundo.

Tartarín de Tarascón

Tartarin de tarascon

Tartarín de Tarascón – (Alphonse Daudet)

Tartarín de Tarascón, el mitómano y fantasioso Tartarín, usando y aun abusando de los efectos que el espejismo produce en los calenturientos cerebros de los tarasconeses, se ha ganado fama de intrépido aventurero y hasta de audaz vapuleador de bandoleros chinos en Shangai. Pero un día el espejismo deja de funcionar y Tartarín se ve obligado a marchar a tierras argelinas a la caza de leones inexistentes. Las aventuras africanas de Tartarín, con su dosis de humor, ironía e incluso sátira del régimen colonial, mantienen el interés del lector en todo momento, que se encariña con este héroe en zapatillas, una estupenda aleación provenzal de Don Quijote y Sancho.

Los Días Inmortales

Los dias inmortales

Los Días Inmortales – (Baltasar Porcel)

La obra novelística de Baltasar Porcel, de tan acusada e independiente personalidad, inicia con Las manzanas de Oro (1980) una nueva etapa, que con Los Días Inmortales adquiere todo su esplendor, abriéndose imaginativo, sensorial, a los  paisajes lejanos y a la aventura.

Los Días Inmortales es, sobre todo, un gran canto a la felicidad, al placer de vivir y de amar, al envite de la audacia y de la sinceridad. El protagonista de la novela rechaza su mundo de origen  –nuestra sociedad–  y todo un pasado que le ahogan, para emprender un fantástico viaje poblado de alucinantes asesinos medievales, de sed de absoluto y de fabulosas playas tropicales para para llegar al fin a la sabana africana, con su soledad y sus animales, sus espejismos.

Será allí donde conquistará la libertad y la gloria del instante, pero también donde establecerá frente a la muerte un compromiso de la más honda visceralidad, con que cierra sorpresivamente el libro. Novela esta sin “zonas intermedias“, construida por episodios culminantes, determinantes, de un estilo a la par exuberante y directo, Los Días Inmortales encantará y sugestionará.

Piazza D’Italia

Piazza D'Italia

Piazza D’Italia – (Antonio Tabucchi)

Un pueblo toscano rodeado por los pantanos, cerca del mar; tres generaciones de rebeldes, por tradición familiar y por instinto, que atravesando la historia de Italia desde la unidad hasta la liberación, dan a la camisa roja garibaldina los reflejos negros de la anarquía para sacar después una bandera comunista; personajes con nombres tan sintomáticos como Garibaldo, Quarto, Volturno, que desde su pequeño pueblo se lanzan, o son empujados, a viajes de fortuna y guerras en Europa, en África, en las dos Américas, del mismo modo que su vida frugal se abre a fuertes actos y empresas, hasta su muerte en la lucha contra los patronos (representados sucesivamente por los guardias reales, por los guardias forestales, por los fascistas de diversa índole, por la policía de la República); mujeres que afrontan no sólo la realidad, sino también las fantasías y los horóscopos, con llantos tragicómicos; un cura populista y librepensador, que acaba como un topo, meditando bajo tierra sobre los errores de la Iglesia.

Son algunos de los materiales con que Tabucchi ha construido esta “fábula popular“, cuya popularidad es sobre todo de contenidos (apunto también el llamativo cromatismo, interiores y exteriores dignos de los más desenfrenados carteles de época), mientras que lo fabuloso es producto del tratamiento narrativo; pasajes lacónicos, aproximaciones abruptas, espectaculares cambios de registro… de manera que la grandeza que se revela dentro de la cotidianidad conserve, es más, acentúe, los perfiles cómicos y grotescos insertos en su sublime inconsciencia. Equilibrios delicadísimos que Tabucchi sostiene recortando con inventiva desusada los breves capítulos, pequeños cuadros enmarcados con pequeños títulos, montando esos cuadros con juegos de anticipación y de encabalgamiento que potencian su tensión, adaptando a la sintaxis fluctuante un léxico de rústica eficacia, inusual entre los escritores toscanos de hoy. Piazza D’Italia es una fábula popular tan refinada que hace pensar desapercibidas sus destrezas.

Así presentaba el prestigioso crítico Cesare Segne, en 1975, la primera edición de esta obra, que ganó el Premio  “L’inèdito“. Una novela bellisima, extravagante, repleta de humor y melancolía. Una historia telegráfica de Italia, o mejor una antihistoria de Italia a través de una familia de anarquistas, de perdedores. Un primer Tabucchi que anuncia ya el Tabucchi futuro, que se ha consagrado como uno de los mejores escritores de nuestros días.

“Aquel día aciago, después que le pegaron un balazo en la frente (un agujerito protuberante, pero mucho menos que un furúnculo), mientras se desplomaba sobre la pila de la plaza, justo delante del Splendor, Garibaldo quiso decir la frase definitiva. Pero, en vez de ello, su lengua dejó escapar un murmullo diluido que sólo oyeron los que estaban más cerca:
¡Abajo el rey!
La piedra le resbaló de la mano y rodó hasta el regato de la fuente de la plaza. En la cara le quedó helada una sonrisa irónica, de ¡maldita sea mi estampa!, porque había tenido tiempo de darse cuenta, en el breve trayecto desde el monumento hasta el polvo, de que la niebla de la muerte le había hecho confundirse precisamente en la frase que quería que fuera definitiva”.

Un caso acabado

Un caso acabado

Un caso acabado – (Graham Greene)

Un caso acabado es una de las principales obras de Graham Greene. Narra la vicisitud de Querry, un famoso arquitecto, que, minado por una súbita y desazonadora indiferencia ante el arte y ante la vida, renuncia a su carrera para trasladarse anónimamente a una leprosería congoleña.

El diagnóstico que ahí se formula respecto a Querry es el equivalente mental de un “caso acabado“: una lepra que ha atravesado una fase de mutilación. Lentamente, la nueva vida de Querry empieza a restablecer su equilibrio interior, cuando la sórdida irrupción de la envidia y el instinto cainita le conducirá a la inmolación de un medio cerrado y opresivo. Un caso acabado es un clásico mayor de la novela de nuestro tiempo.

Un hombre blanco se refugia en un hospital de leprosos del Congo central. Es Querry, casi sesenta años, barba entrecana y un arrugado traje tropical. Poco a poco, la selva y los personajes de su entorno –el doctor Colin, el padre Paul, el leproso Deo Gratias, el atormentado Ritcher– nos irán desvelando el misterio de ese hombre callado, arquitecto católico y famoso, que busca la redención en tierra de misiones. Hasta la llegada del reportero Montagu Parkinson… He aquí una de las grandes novelas de Graham Greene.

Intriga y reflexión, combinados en uno de sus más extraordinarios personajes: ese hombre despojado de toda ambición que también se considera, como los leprosos desahuciados, “Un caso acabado“, pero que, para muchos, es más que un ejemplo: un santo. Cuestión de fe. Porque en todo hombre coexiste, junto al bien, el mal. La recreación de Querry, a quien muchos críticos han encontrado paralelismos con el propio autor, obsesionó, como ningún otro personaje, a Graham Greene. Lo sabemos por su propia confesión en “En busca de un personaje“, el diario en el que cuenta como “persiguió” el rastro de X, el futuro Querry, por el Congo belga, y que editamos como un epílogo fascinante que revela el proceso creativo de un escritor que observa la realidad con precisión y detalle –sus anotaciones sobre los misioneros y los leprosos son asombrosas-, a la vez que posee el deslumbramiento de un portentoso libros de viaje. Por primera vez, novela y diario, se publican juntos.

París Rebelde

Paris rebelde

París Rebelde – (Ignacio RamonetRamón Chao)

Al grito de “¡La imaginación al Poder!”, la revuelta estudiantil de Mayo del 68 no hacía sino recoger una larga tradición: desde la Revolución de 1779, París es la ciudad del mundo en que se han producido más revueltas populares, insurrecciones y levantamientos de repercusión universal. Un carácter revolucionario que se refleja también en lo literario y artístico, pues en esa ciudad nacieron muchos movimientos estéticos contra el orden establecido: realismo, simbolismo, impresionismo, dadaísmo, cubismo, surrealismo y demás vanguardias.

Esta guía es una manera diferente de leer la ciudad, paseando por los lugares, pero también por los textos de Bolívar, Marx, Bakunin, Lenin o Che Guevara, entre tantos otros insurrectos que acudieron a París buscando la inspiración política en sus tertulias, sus librerías y sus jardines. En ella, el turista inquieto podrá seguir el rastro de los protagonistas de esta historia de la revolución: sus domicilios, los cafés de reunión y conspiración, las plazas y las barricadas en las que muchos ganaron la historia y perdieron la vida. Rincones que conservan la memoria de varios siglos de lucha y que conviene recordar cuando se cumplen cuarenta años de la gran revuelta del 68.

Suecia Infierno y Paraíso

Suecia infierno y paraiso

Suecia Infierno y Paraíso – (Enrico Altavilla)

El “milagro” sueco – Los impuestos – El futuro del país del futuro – La asistencia social – La casa y los muebles –  – La señora criada – Las Cooperativas – Los estudiantes Universitarios – Los muchachos difíciles – El Psicoanalista – La botella – El divorcio – Las costumbres sexuales – Las mujeres – La educación sexual – Las neosufragistas – Italianos y escandinavos – Los desnudistas – La etiqueta – La televisión – Navidad – La monarquía – Los lapones – Vacaciones en la nieve – María Pavlova – Hojas de diario.

Las mecas del pecado

Las mecas del pecado

Las mecas del pecado – (Enrico Altavilla) – C1

Con esta obra, y de la mano de Enrico Altavilla, emprendemos un sugestivo viaje, siguiendo las rutas de “Las Mecas del Pecado“: París, Amsterdam, Hamburgo, Escandinavia, Sylt, Rodas, Ibiza, y Mikonos, el paraíso de los homosexuales, donde de cada diez turistas, dos son hombres que creen ser mujeres, que se perfuman y se maquillan como mujeres. Una vez más, Altavilla, Antropólogo criminal, se nos muestra como un fotógrafo, y un fotógrafo no elige los acontecimientos o hechos que le gustan, sino que transmite a la Historia lo que pasa ante sus ojos.

Viajeros por Alava

Viajeros por alava

Viajeros por Alava – (Julio-Cesar Santoyo) – Siglos XV a XVIII

¿Qué han opinado de Alava los viajeros que han cruzado sus caminos a lo largo de los siglos?

La mayor parte de las veces no podremos obtener contestación a esta pregunta, porque pasaron sin dejar ningún testimonio escrito, y el viento pronto borró sus huellas: son los viandantes anónimos y silenciosos que se agazapan sin voz entre las páginas de este libro, presentes en espíritu en cada una de las lineas que los demás escribieron, mudos críticos de sus afirmaciones y comentarios. El tiempo ha disipado el recuerdo de tantos mercaderes y peregrinos, nobles y embajadores, cómicos, trovadores y gentes pobres como han cruzado con nieve y sol, decenio tras decenio, los senderos de la llanada…

Sólo una pequeña parte de esta humanidad trashumante dedicó los breves minutos de un día cualquiera a describir este pequeño rincón de España. Sus anotaciones espaciadas de tiempo en tiempo, son como pequeñas instantáneas de nuestro paisaje, tomadas en un tiempo en que aún no existía la cámara obscura. Consideradas aisladamente, sólo tienen el valor de un documento de época; pero si se las dispone en sucesión cronológica, muestran al ojo avisado la lenta evolución de los pueblos y las tierras alavesas…

Diarios de las Estrellas – Viajes

Diarios de las estrellas 1

Diarios de las Estrellas – Viajes – (Stanislaw Lem)

La obra del polaco Stanislaw Lem nos ha revelado a un escritor de prolifera imaginación y a uno de los más importantes narradores de la literatura fantástica de hoy.

Diarios de las Estrellas – Viajes, recoge los textos de los dietarios de Ijon Tichy, un Gulliver de nuestro tiempo, cuyo peregrinaje sirve de lucimiento a un narrador que, sustituyendo hábilmente toda lógica racional por hilarantes sucedáneos, nos brinda un muestrario de cuentos filosóficos. Estos relatos se sirven de las ciencias como punto de partida de originales especulaciones donde nuestro tiempo queda atrapado en las redes de una crítica social.

Lem sabe contarnos, con particular despliegue imaginativo, la desesperanza humana frente a la anulación del individuo y sus valores en un mundo donde la opresión del poder convierte la realidad en un alarmante absurdo. Su eficaz sentido del humor- que coloca el yelmo de Mambrino junto al paraguas y la máquina de coser-  tal vez sea la forma piadosa de mostrarlo. “Pienso que Lem no tendría tantos lectores como tiene  -ha dicho Kurt Vonnegut–  si no se esforzara en decir, de hecho, lo que los comediantes amargados de los Clubs nocturnos suelen repetir: “Era sólo una broma, muchachos”.