Archivo de la etiqueta: Walt Whitman

En el Camino

En el camino

En el Camino – (Jack Kerouac)

Con el paso del tiempo, “En el camino“, un libro que fue la biblia y el manifiesto de la generación beat, se ha convertido en una “novela de culto” y en un clásico de la literatura norteamericana. Con un inconfundible estilo bop, que consiguió para Kerouac el título de “heredero de Charlie Parker” en esta novela se narran los viajes enloquecidos, a bordo de Cadillacs prestados y Dodges desvencijados, de Dean Moriarty, el mítico hipster, el héroe de todos los beatniks, “un demente, un ángel, un pordiosero” y el narrador Sal Paradise, recorriendo el continente, de Nueva York a Nueva Orleans, Ciudad de México, San Francisco, Chicago y regreso a Nueva York. Alcohol, orgías, marihuana, éxtasis, angustia y desolación, el retrato de una América subterránea, auténtica y desinhibida, ajena a todo establishment. Una crónica cuyos protagonistas, en la vida real y en el libro, fueron Jack Kerouac (Sal Paradise), Neal Cassady (Dean Moriarty), Allen Ginsberg, William Burroughs.

En el camino 2

Sal y Dean recorren de punta a punta los Estados Unidos, incursionan por México, se pierden de vista y vuelven a encontrarse y finalmente se despiden, entre la nostalgia y las ominosas promesas de un futuro incierto. Entre tanto, conversan a gritos hasta la afonía total, seducen o son seducidos por cuanta mujer pasa cerca, beben y se emborrachan, interrumpen sus correrías para extasiarse ante la belleza de un paisaje o ante su propia poesía.

Es éste un libro que tiene el ímpetu de algunos poemas de Walt Whitman, que abarca panoramas tan vastos como los de Thomas Wolfe en sus narraciones continentales, que se entrega a una retórica cósmica cercana a los mejores pasajes de los “Trópicos” de Henrry Miller. Lo que une a sus personajes es la negativa a aceptar la “forma de vida norteamericana“.

Son rebeldes con causa. Por la vía del delirio, de un desarreglo de los sentidos como el que querían Rimbaud y algunos surrealistas, buscan una salida que les permitan salir del materialismo.

En el camino 3

Nació en Lowell, Massachusset, en 1922, Jack Kerouac se consagró a mediados de la década d los 50 como novelista portavoz de esa generación beat cuya forma de vida se propagó de la costa del Pacifico a todos los sectores de la juventud norteamericana. Como sus otras obras, “Los vagabundos del Dharma“, “El viajero solitario”, “Satori en París“, esta ficción autobiográfica de “El Camino”, recoge las experiencias vitales con una fruición vital y un ritmo interno sólo comparable a los de la música beat. En la comunión con la naturaleza y el hombre, sus criaturas anuncian ya esa suerte de éxtasis místico que las obras más recientes del autor han intentado captar y compartir con el lector.

Hojas de Hierba

Hojas de hierba

Hojas de Hierba – (Walt Whitman)

En esta edición argentina de “Leaves of Grass“, figuran sucesivamente “Venido de Paumanok“, “Canto a mi mismo“, “Salut au Monde“, “Hijos de Adán”, “Cálamo“, y otros muchos poemas que constituyen la parte capital de la inmortal obra de Walt Whitman. En esta versión castellana (para la que se ha tenido presente la edición de Mark Van Doren), he procurado proceder con respetuosa fidelidad, sin hacer concesiones a una mojigateria agraviante que en otras adultera y desvirtúa la que debe ser intangible intención del poeta. Se representa, además, la Arquitectura que él mismo dio a sus poemas.

Con humildad, deliberadamente, he procurado proporcionar al lector la versión literal  –única posible–  de tanta belleza y profundidad de inspiración. Otra cosa hubiera significado incurrir en irreverente petulancia y desproporcionada pretensión de parte mía; porqué, ¿Quién, por más poeta y excelente que sea, podrá colocarse a la altura de Walt Whitman, asegurando su capacidad para traducir con la misma música inimitable y con la idéntica belleza poética la que es obra única de un poeta también único?

Hojas de Hierba - Walt Whitman

Desconocido, si al pasar, quieres hablarme, ¿por qué no has de hacerlo? Y, ¿por qué no te hablaría yo?

(Whitman)

Canto a mí mismo

Canto a mi mismo

Canto a mí mismo – (Walt Whitman)

Walt Whitman es la figura capital de la lírica norteamericana; es, por antonomasia, el poeta de América. Poeta de una sola obra  –como Baudelaire, por ejemplo, con Las Flores del Mal–,  Walt Whitman fue aumentando, enriqueciendo y reelaborando sus Hojas de Hierba; la edición aparecida en 1855 tenía noventa y cinco páginas, mientras que la octava, de 1882, rebasaba ya las quinientas. De este vasto y admirable conjunto, que tanta influencia ha ejercido en la evolución de la poesía universal, una de las partes más expresivas es el Canto a mí mismo. A otro gran poeta de lengua castellana, a aquel que ha asimilado más íntimamente la lección de Whitman, a León Felipe, le estaba reservado el privilegio de traducir por vez primera el Canto a mí mismo, donde están contenidos la doctrina y el mensaje de su obra total. León Felipe ha hecho cosa muy distinta de las habituales traslaciones literales, donde suele escaparse la poesía; ha trasvasado de espíritu a espíritu, ha creado esta obra con vibración y acento genuinamente Whitmanianos. Así lo advierte en su prólogo, del mismo modo de Guillermo de Torre en el epílogo traza el itinerario de las huellas Whitmanianas en la poesía de varios países.

Aquel que camina una sola legua sin amor, camina amortajado hacia su propio funeral

(Walt Whitman)