Archivo de la etiqueta: William Shakespeare

Romeo y Julieta

Romeo y Julieta

Romeo y Julieta – (William Shakespeare)

William Shakespeare (1564-1616) es quizá el nombre más clásico de la literatura universal. El prestigioso crítico norteamericano Harold Bloom ha dicho que –Shakespeare es al mundo de la literatura lo que Hamlet es al dominio imaginario del personaje literario: un espíritu que lo permea todo, que no puede ser confinado-

Treinta y siete obras de teatro y algunas obras líricas lo ubican en el centro del canon occidental. La tragedia de Romeo y Julieta (1596) es indudablemente su texto más popular. Con un argumento legendario, cuyos orígenes remotos pueden buscarse incluso en Grecia, Shakespeare construye no sólo una exquisita historia de amor signada por la desgracia, sino deliciosas escenas donde abundan los juegos de palabras y se mide el genio del poeta.

Quién financió a Hitler

Quien financio a hitler

Quién financió a Hitler – (James Pool y Suzanne Pool)

Qué pregunta más dabuti, como diría Amadeo de Saboya en una borrachera, aquel Rey italiano que reino en España en 1870… pues quién va a ser, los de siempre, ¿no los veis en nuestros días, en nuestra época)…los Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Italia y todos los países europeos y algunos no europeos. La Burguesía, etc, y los Anti-Comunistas como siempre, entre otros muchos…Que pregunta más dabuti…como decía Amadeo de Saboya en una de sus borracheras…

La investigación de James Pool es en sí misma una novela. Entrevistó a personas que intervinieron en la recaudación de fondos para los nazis, como Ernst Hanfstaengl y Frau Wagner. Entrevistó a personas que financiaron directamente a Hitler, desde encumbrados príncipes, hasta miembros corrientes del Partido Nazi, los voluminosos registros financieros de algunas de las más importantes empresas industriales de Alemania y los archivos de la “FORD”.

Suzanne Pool se interesó mucho por las mujeres que financiaron a Hitler. Resumiendo: la obra nos permite saber que la gran Duquesa Victoria de Rusia apoyó el Anti-Comunismo mediante entregas de dinero a Hitler; que otras mujeres, seducidas por la timidez y los buenos modales de Hitler, le entregaron sus joyas y que facciones rivales de las Fuerzas Armadas, e incluso un rico industrial judío, prestaron servicios y dieron importantes sumas a los Nazis….

Con dinero por delante se abren todos los caminos” decía Shakespeare

El dinero es un elemento de investigación muy importante en el estudio del poder político, y las corrientes de influencia se manifiestan en sus transacciones —Quién Financió a Hitler— es un importantísimo relato sobre las personas –hombres y mujeres, aristócratas y campesinos, alemanes y extranjeros– cuyas contribuciones económicas determinaron la subida de Hitler al poder.

Revela sus motivaciones y sus métodos, y, a la luz de estos recuerdos, surge Hitler de nuevo, una personalidad nueva que no se manifestaba entre el griterío de las masas, una personalidad que Hitler reservaba para la tranquila persuasión en los salones distinguidos…

Hitler fue lanzado a su carrera política por una sociedad poderosa y secreta, en una época desesperada en que la inflación subía con rapidez meteórica. Dos mil prensas oficiales funcionaban día y noche para imprimir más billetes, casi desprovistos de valor. En su nadir, el marco alemán tenía, en relación con el dolar, un valor de un billón a uno. Los pocos afortunados que gozaban de crédito o de divisas extranjeras, aprovecharon despiadadamente la situación e incluso aceleraron la inflación cuanto pudieron. El paro y las huelgas iban en aumento, y los comunistas amenazaban con apoderarse de las principales ciudades y provincias. Los aristócratas y los terratenientes ricos pensaron en que la revolución era inminente. Así lo había profetizado un hombre solitario, fundador de un Partido nuevo, creador de una nueva esperanza.

Las filas del pequeño y mísero Partido de Hitler crecieron en medio del torbellino. Impulsado por un apoyo a bajo nivel, Hitler buscó dinero más allá del caos. Poco a poco se le abrieron los salones. Para sorpresa suya, sus anfitriones lo encontraron irresistiblemente seductor. Henry Ford quería difundir su propia filosófica Anti-Semita. Su libro —El judío Internacional— publicado en 1920, se convirtió en un “best-seller” en Alemania y tuvo un extraño parecido con el “Mein Kampf” de Hitler publicado cinco años más tarde….

Macbeth

Macbeth

Macbeth – (William Shakespeare)

Esta tragedia en cinco actos, en verso y prosa, de William Shakespeare fue escrita probablemente entre 1605 y 1606, estrenada en 1606 e impresa en la edición infolio de 1623. El texto es poco satisfactorio por los indicios de retoques que parece presentar; probablemente hay cortes e interpolaciones. La fuente de la obra es laCrónica de Holinshed, que para los sucesos de Escocia se basa en la versión inglesa que hizo John Bellenden de las Scotorum Historiae (1527) de Héctor Bocce.

Macbeth y Banco (Banquo) son generales de Duncan, rey de Escocia. Volviendo de una victoriosa campaña contra los rebeldes, encuentran en una llanura a tres brujas que profetizan que Macbeth será “thane” (título nobiliario escocés semejante a “barón”, con que se indica a los compañeros del rey) de Cawdor y luego rey, y que Banco engendrará reyes, aunque él no esté destinado a serlo. Inmediatamente después llega la noticia de que Macbeth ha sido nombrado barón de Cawdor.

Tentado por el cumplimiento parcial de la profecía y por lady Macbeth, que excita en él la ambición, secando “la leche de la humana benevolencia”, Macbeth asesina a Duncan, hospedado en su castillo, mientras duerme, pero en seguida es presa del remordimiento. Los hijos de Duncan, Malcolm y Donalbain, huyen, y Macbeth se apodera de la corona. Pero todavía queda un obstáculo en el camino de Macbeth: las brujas habían profetizado que el reino iría a parar a la dinastía de Banco, por lo cual Macbeth decide hacer desaparecer a éste y a su hijo Fleance, pero éste logra huir.

Perseguido por el espectro de Banco, que se le aparece durante un banquete, Macbeth consulta a las brujas, que le dicen que se guarde de Macduff, barón de Fife; que nadie nacido de mujer podrá hacer daño a Macbeth; y que sólo será vencido cuando el bosque de Brinam vaya hasta Dusinane.

Sabiendo que Macduff se ha unido a Malcolm, quien está reclutando un ejército en Inglaterra, Macbeth hace asesinar a lady Macduff y a sus hijos. Lady Macbeth, a quien le había caído de la mano el puñal al intentar, antes que su marido, asesinar a Duncan, y ver en él por un momento a su propio padre, pierde la razón e intenta en vano hacer desaparecer de sus manos la visión de la sangre; finalmente muere.

El ejército de Macduff y de Malcolm ataca el castillo de Macbeth: pasando por el bosque de Birnam cada soldado corta una rama y detrás de esta cortina de follaje avanzan contra Dusinane. Macduff, sacado del vientre materno antes de tiempo, da muerte a Macbeth. La profecía se ha cumplido y Malcolm sube al trono.

El drama es en parte un acto de homenaje a Jacobo I (enumeración de los futuros reyes escoceses en el acto IV, escena 1, y otros detalles). De las tragedias de Shakespeare, Macbeth es, sin duda, la más vigorosa. Como dijo muy bien A. W. Schlegel, después de la Orestíada de Esquilo, “la poesía trágica no había producido nada más grandioso ni más terrible”.

Una atmósfera iracunda gobierna el drama desde los primeros versos hasta el cumplimiento de la profecía: el sortilegio infernal que revela al guerrero victorioso y ambicioso a través de la profecía de las brujas, y sus no confesadas aspiraciones, cierran sobre él una red inevitable. El guerrero sucumbe a la tentación, pero aun así se debate y conserva las huellas de su primitiva nobleza en medio de todos los excesos a que se ve arrastrado.

Pesa sobre los personajes de este drama el mismo clima de fatalidad que pesaba sobre la casa de los Atridas; la acción se desenvuelve quizás en varios años, pero toda consideración de tiempo desaparece ante el espectáculo, cuyo ritmo está medido sobre el horror y la congoja. Un sentido de misterio e incluso de irracionalidad (¿era realmente necesario el delito de Macbeth?; ¿no es un salto en el vacío precipitado por una fatal sugestión?) emana de este drama; domina en él la noche, con las frecuentes invocaciones a las tinieblas, y la evocación de las torpes criaturas furtivas y rapaces de la oscuridad; atmósfera sofocante de pavor y de duda; por esto la palabra “pavor” (“fear”) aparece a menudo al lado de imágenes de violencia y sangre. La vida misma se ve como “un cuento contado por un idiota, llena de ruido y furia, que no significa nada”, en unos versos célebres y frecuentemente citados…

La Doma de la Furia – El Mercader de Venecia

La doma de la Furia y el Mercader de Venecia

La Doma de la Furia El Mercader de Venecia – (William Shakespeare)

…Las afinidades por las que vamos emparejando las obras de Shakespeare, con “La Doma de la Furia” y “El Mercader de Venecia” se enriquecen con un elemento de contraste muy visible para la mentalidad actual, tan sensibilizada por el movimiento feminista: el contraste entre el machismo de “La Doma”, y el triunfo de la mujer, Porcia, en “El Mercader”, como inteligente organizadora del feliz desenlace..

Romeo y Julieta – Julio César

Romeo y Julieta - Julio Cesar

Romeo y JulietaJulio César – (William Shakespeare)

Son tragedias no en el original sentido griego del aplastamiento de un gran hombre por el Hado que lo rige todo, aun por encima de Zeus, sino tragedias humanas, en que algo noble y bueno queda destruido por el engranaje –también humano– de los intereses y pasiones de los demás. “Romeo y Julieta” es la tragedia del amor aniquilado por las rivalidades del poder político; “Julio Cesar” es la tragedia del ideal moral del hombre libre aniquilado por las ambiciones también del poder político…